menorragiaLa  es el término médico para los períodos menstruales en la que la hemorragia es anormalmente intensa o prolongada. La definición médica más exacta de los periodos abundantes es la pérdida de más de 80 ml de sangre en cada periodo. No obstante, es poco realista o práctico medir de tal modo la pérdida de sangre y el médico deberá basarse en la descripción que ofrezca la mujer sobre su periodo.

Los periodos se consideran abundantes cuando:

  • Una mujer sangra durante más de ocho a diez días, o necesita más de ocho compresas al día, sobre todo si esto se repite mes tras mes.
  • Una mujer sangra tanto que le es difícil llevar su vida normal.
  • Las se suceden cada mes, provocando una anemia.
  • En las reglas aparecen pequeños o grandes coágulos.

.

Posibles Causas.

Estas son algunas de las posibles causas:

  • En las mujeres jóvenes los periodos abundantes casi siempre se deben a desequilibrios hormonales temporales (falta de ovulación) que finalmente se corrigen por sí mismos.
  • En los años próximos a la menopausia, (a partir de 45 años) los periodos abundantes generalmente son un signo de desequilibrio hormonal. Sin embargo, la posibilidad de periodos abundantes ocasionados por una enfermedad subyacente aumenta con la edad.
  • Trastornos endocrinológicos.
  • Infección.
  • Trastornos en la coagulación.
  • Carencias de .
  • Púrpura trombopénica idiopática.
  • Tromboastenia.
  • Enfermedades renales y hepáticas pueden manifestarse con ausencia de la menstruación o amenorrea y otras veces en forma de menorragia.
  • Enfermedades hepáticas crónicas secundarias al alcoholismo y a otras causas pueden alterar la producción de factores de coagulación y la capacidad de metabolizar como los estrógenos dando lugar a menorragia.
  • La menorragia puede aparecer como consecuencia de determinados tratamientos, entre los que cabe mencionar los citostáticos, anticoagulantes, hormonas esteroides, y el dispositivo intrauterino.
  • Alteraciones anatómicas uterinas como los miomas, , hiperplasia de endometrio y el embarazo pueden provocar menorragia.
  • Alteraciones endocrinológicas de las glándulas tiroides y suprarrenales se asocian frecuentemente a trastornos menstruales. Tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden cursar con menorragia. En 45 % de los casos de mixedema y 20 % de los hipotiroidismos subclínicos tienen menorragia. La corrección médica de los trastornos endocrinológicos se acompaña de normalización de las menstruaciones. En algunos casos de prolactinomas se puede detectar menorragia, cuya explicación es la pérdida de la pulsatilidad de la secreción de gonadotropinas hasta que se transforma en amenorrea.
  • La obesidad se puede considerar como una causa orgánica y endocrinológica de menorragia. Cuando la obesidad induce hiperinsulinemia se activan los receptores de IGF-1 e IGF-2 que provocan un aumento en la síntesis de andrógenos en el estroma ovárico.
  • El aumento de altera el microambiente del ovocito y determina anovulación. La causa más frecuente de menorragia es el ciclo anovulatorio.

.

Condiciones para unas mayores posibilidades de padecerlo.

  • Fibromas (miomas uterinos).
  • Endometriosis.
  • Embarazo y sus complicaciones (aborto, embarazo extrauterino o ectópico).
  • Trastornos de la coagulación.
  • Lesiones en el cuello de la matriz.
  • Alteraciones endocrinológicas.
  • Tumores ováricos.
  • Hiperplasia (crecimiento exagerado) endometrial.
  • Cáncer de endometrio (revestimiento de la matriz).
  • Enfermedad inflamatoria de la pelvis.
  • Pólipos endometriales.
  • La causa más corriente es el estado llamado Sangrado Uterino Disfunciones (SUD). Se refiere a la hemorragia abundante sin explicación aparente.

Artículos relacionados

¡Comparte salud y conocimiento!