Escleroniquia

Escleroniquia

La escleroniquia es una uña gruesa, muy dura, de color amarillento grisáceo, muy difícil de cortar.

Escleroniquia

Se da en un crecimiento retardado de las uñas y en algunas oportunidades seguidas de una detención del crecimiento del mismo. Puede aparecer como manifestación de enfermedades respiratorias y en los ancianos.

¡Comparte salud y conocimiento!
Eritema nudoso

Eritema nudoso

eritemaEl eritema nudoso es un tipo de lesión en la piel que consiste en la presencia de nódulos dolorosos con signos inflamatorios, y afectan primordialmente a las extremidades inferiores, a la zona pretibial (delante de la tibia), aunque pueden también aparecer en otras zonas. Las lesiones suelen desaparecer entre 1 y 6 semanas.

Esta enfermedad tiene una prevalencia mayor entre las mujeres que entre los hombres.

Las lesiones comienzan como tumoraciones planas, duras, dolorosas, enrojecidas y calientes de aproximadamente una pulgada de diámetro. En unos pocos días pueden volverse púrpura, luego durante varias semanas se desvanecen, hasta convertirse en un parche pardo plano.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Aunque su origen es desconocido, existen un gran número de enfermedades que pueden presentar este cuadro:

Enfermedades infecciosas.

Efectos secundarios a algunos medicamentos (penicilina, sulfamidas, ampicilina y codeína).

Enfermedades autoinmunes.

Tuberculosis.

Faringitis estreptococica.

Cáncer.

Embarazo.

Leucemia.

Linfoma.

Sarcoidosis.

Fiebre reumática.

Enfermedad de Bechet.

Colitis ulcerativa.

Hepatitis B.

Mononucleosis infecciosa.

.

Síntomas más frecuentes.

Nódulos dolorosos al tacto.

Enrojecimiento e inflamación de las zonas afectadas.

Dolores articulares.

Malestar general.

Fiebre.

Cansancio.

Dolor de cabeza.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Schwartz RA, Nervi SJ. Erythema nodosum: a sign of systemic disease. Am Fam Physician. 2007;75(5):695-700.
¡Comparte salud y conocimiento!
Erisipela

Erisipela

erisipelaLa erisipela es una enfermedad infecciosa y contagiosa producida por 3 clases de estreptococos, fundamentalmente:

Streptococcus pyogenes.
Streptococcus agalectiae.  
Streptococcus dysagalactiae.

Los estreptococos tienen muchos factores protectores y de virulencia, lo que puede explicar los síntomas clínicos de la enfermedad. La proteína M y la cápsula retardan la fagocitosis y facilitan la invasión tisular. La proteína M y los ácidos teicoicos aumentan la adhesividad celular. La difusión de enzimas y exotoxinas contribuye a la inflamación local. Las exotoxinas SpeB y SpeC son las más frecuentemente halladas en la erisipela, en tanto que la SpeA (responsable del síndrome de shock tóxico) solo se observa muy rara vez. Estos superantígenos estreptocócicos también contribuyen a la inflamación y muerte celular.

Esta infección afecta a la dermis y la hipodermis. Generalmente se localiza en las piernas, aunque puede afectar a otras zonas tales como la cara, los brazos y los muslos. En algunas ocasiones precisa hospitalización, dependiendo de la gravedad de los síntomas, sobre todo cuando está asociada a la diabetes o la obesidad.

En la fase aguda, se observa un denso infiltrado inflamatorio dérmico compuesto por neutrófilos, menos intenso en la hipodermis. Puede asociarse con pústulas, abscesos o necrosis focal. El edema dérmico, rico en fibrina, es importante y puede contribuir al desarrollo de bullas (ampollas) subepidérmicas. Los vasos linfáticos dilatados contienen neutrófilos y macrófagos. También se observan neutrófilos en las paredes venulares y puede ocurrir trombosis.

La recurrencia es relativamente elevada, se produce en un 10% de los pacientes durante los 6 meses después del primer episodio y en un 30% a los 3 años.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Infección por Streptococcus.

Son más propensas las personas que padecen:

  • Pie de atleta.
  • Úlceras.
  • Dermatitis por éstasis venosa.

.

Síntomas más frecuentes.

La placa está bien delimitada y se extiende entre 5 y 25 cm por días.

Enrojecimiento de la piel.

Calor intenso en la piel.

Fiebre.

Confusión mental.

Edema.

Dolor.

Tumefacción de los ganglios linfáticos (finfadenopatía).

Inflamación de los canales linfáticos (linfangitis).

Aumento de la frecuencia respiratoria (taquipnea).

Taquicardia.

Disminución en la producción de orina (oliguria).

Hipotensión.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Bisno AL, Stevens DL. Streptococcus pyogenes. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolin R, eds. Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, Pa: Elsevier Churchill Livingstone; 2009:chap 198.
  • Millet CR, Halpern AV, Reboli A, et al. Bacterial Diseases. In: Bolognia JL, Jorizzo JL, Schaffer JV, et al, eds.Dermatology. 3rd ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2012:chap 74.
¡Comparte salud y conocimiento!
Esofagitis

Esofagitis

esofagitisEsofagitis es un término general para designar cualquier inflamación, irritación o hinchazón del esófago.

Las personas con sistemas inmunitarios debilitados debido al VIH y ciertos medicamentos (como los corticosteroides) pueden presentar infecciones que llevan a esofagitis.

La infección esofágica puede deberse a hongos, hongos levaduriformes (especialmente candidiasis) o virus, como el herpes o el citomegalovirus.

.

.

.

.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

La infección micótica en pacientes inmunosuprimidos, o durante el tratamiento con antimicrobianos, la candidiasis es la infección por hongos más común.

Reflujo gástrico. Sus consecuencias si éste es intenso, pueden acarrear hemorragias, esófago de Barret y ulceraciones.

Ingestión de irritantes, tales como picantes, chocolate, alcohol.

Ingestión de bebidas excesivamente calientes.

Tabaquismo.

Uremia en presencia de insuficiencia renal.

Consumo excesivo de alcohol.

Vómitos frecuentes y/o continuados.

Cirugía o tratamientos con radioterapia en el pecho.

Tomar ciertos medicamentos sin mucha agua, especialmente alendronato, tetraciclina, doxiciclina, ibandronato, risedronato y vitamina C.

.

Síntomas más frecuentes.

Sensación de ardor.

Dolor torácico.

Dolor de cabeza.

Dolor de garganta.

Náuseas.

Tos.

Alteraciones en el ritmo cardíaco.

Deglución dolorosa.

Dificultad para tragar.

Ronquera.

.

.

.

Referencias y Bibliografía.

  • Falk GW, Katzka DA. Diseases of the esophagus. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 140.
  • Richter JE, Friedenberg FK. Gastroesophageal reflux disease. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds.Sleisenger & Fordtran\’s Gastrointestinal and Liver Disease. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 43.
¡Comparte salud y conocimiento!
Epilepsia

Epilepsia

epilepsiaLa epilepsia es una enfermedad crónica caracterizada por uno o varios trastornos neurológicos que deja una predisposición en el cerebro para generar convulsiones recurrentes, que suele dar lugar a consecuencias:

Neurobiológicas, ya que se producen alteraciones dentro de circuitos funcionales que procesan la información y median en el comportamiento.

Cognitivas, ya que para el sujeto que la padece, durante las crisis epilépticas no procesar información a partir de la percepción, el conocimiento adquirido (experiencia) y características subjetivas que permiten valorar la información.

Psicológicas, ya que el sujeto sufre alteraciones emocionales al saberse enfermo.

Una crisis epiléptica o convulsión ocurre cuando una actividad anormal eléctrica en el cerebro causa un cambio involuntario de movimiento o función del cuerpo, de sensación, de la capacidad de estar alerta o de comportamiento. Generalmente estos sujetos presentan crisis convulsivas más o menos frecuentes y violentas, con diferentes tiempos de duración, desde unos segundos hasta varios minutos, e incluso en algunas crisis parciales pueden llegar a ser continuas, durando días, semanas o meses. Esta enfermedad también afecta a los animales, especialmente a los domésticos, sean gatos o perros, con los síntomas son los mismos descritos para el ser humano.

La epilepsia puede tener muchas causas. Puede tener origen en lesiones cerebrales de cualquier tipo (traumatismos craneales, secuelas de meningitis, tumores, etc.) pero en muchos casos no hay ninguna lesión, sino únicamente una predisposición de origen genético a padecer las crisis. Cuando no hay una causa genética o traumática identificada se llama Epilepsia idiopática y los genes juegan un papel de modulación del riesgo de que ocurra un episodio y también en la respuesta al tratamiento.

.

Clases.

Existen más de 40 tipos diferentes de epilepsias. Las crisis epilépticas se clasifican en función de la sintomatología que presentan, y cada tipo/subtipo se cree que representa un único mecanismo fisiopatológico y sustrato anatómico. Se diferencian en las epilepsias entre formas generalizadas y focales, dependiendo de si están acompañadas de convulsiones generalizadas o focales. Cada tipo de epilepsia tiene diferentes manifestaciones que se determinan a través del tipo de crisis epiléptica, así como a través de la etiología, del curso de la enfermedad, de su pronóstico (desenlace probable de la enfermedad) y por último a través de un diágnóstico EEG (curva de corriente en el cerebro).

De esta forma se clasifican las crisis epilépticas atendiendo a:

1.- Crisis generalizada. Simétricas en ambos lados del cuerpo sin inicio local:

Tónicas, clónicas o tónico-clónicas (gran mal).

De ausencia (pequeño mal):

  • Solo con pérdida de conciencia.
  • Complejas: con movimientos clónicos, tónicos o automáticos breves.

Síndrome de Lennox-Gastaut.

Epilepsia mioclónica juvenil.

Espasmos infantiles (síndrome de West).

Atónicas (astáticas, acinéticas) (a veces con sacudidas mioclónicas).

2.- Crisis parciales o focales (las crisis se inician en forma focal).

Simples (sin pérdida del estado de alerta o alteración en la función psíquica):

  • Motoras originadas en el lóbulo frontal (tónicas, clónicas, tónico-clónicas: jacksonianas; epilepsia benigna de la infancia; epilepsia parcial continua).
  • Somatosensoriales o sensoriales especiales (visuales, auditivas, olfatorias, gustativas, vertiginosas).
  • Vegetativas.
  • Psíquicas puras.

Complejas (con trastornos de la conciencia).

  • Inician como crisis parciales simples y progresan hasta afectar el estado de conciencia.
  • Con trastorno de la conciencia desde el principio.

3.- Síndromes epilépticos especiales:

  • Mioclono y crisis mioclonicas.
  • Epilepsia refleja.
  • Afasia adquirida con trastorno convulsivo.
  • Crisis febriles y otras clases en la lactancia y la infancia.
  • Crisis histéricas.

.

Síndromes epilépticos.

Síndrome epiléptico es el nombre de un conjunto de signos y síntomas específicos, que incluyen uno o más tipos de crisis epiléptica junto con sintomatología no necesariamente convulsiva, como por ejemplo, retardo mental o psicomotor, y que pese a constituir una entidad diferenciable clínicamente, puede tener diversas causas:

Encefalopatía epiléptica, en la cual se cree que las propias crisis convulsivas contribuyen al establecimiento de un trastorno progresivo de la función cerebral.

Síndrome epiléptico benigno, se considera benigno aquel síndrome epiléptico que es fácilmente tratable o no necesita tratamiento por ser autolimitado en el tiempo y remitir sin secuelas.

Síndrome epiléptico/epilepsia refleja, son aquellos síndromes epilépticos en los que todas las crisis comiciales se desencadenan por un estímulo sensorial.

Síndrome epiléptico/epilepsia reactiva, son aquellas epilepsias relacionadas con una situación previa, como las crisis convulsivas por deprivación alcohólica.

Epilepsia de ausencia infantil, es una epilepsia idiopática generalizada que afecta a niños entre las edades de cuatro y doce años. Las crisis de ausencia se manifiestan con disminución o pérdida del estado de conciencia, a veces con características motoras de menor importancia, tales como parpadeos o movimientos de la mandíbula.

Síndrome de Epilepsia en niñas sin/con retraso mental : Es una epilepsia genética que se da en niñas dentro de los tres primeros años de vida, las crisis pueden ser de distinto tipo las más frecuentes son las crisis tonico-clónicas generalizadas o unilaterales, normalmente comienzan con convulsiones en serie o encadenadas, suele confundirse con otros síndromes como el Dravet, las niñas entre los 14 meses y 36 hay un 1/3 de niñas con coeficiente intelectual normal, pero hay 2/3 que presentan retraso de algún tipo. Las crisis pueden comenzar con fiebre, sin fiebre y/o con las vacunas (Importante señalar que las vacunas no son la causa, son el detonante) como ocurre con el Síndrome de Dravet. En 2008 se encontró la mutación causante de la enfermedad, el PCDH19. Esta epilepsia también es llamada síndrome de Juberg – Hellman.

Epilepsia catamenial, es aquella que varía la frecuencia de las crisis dependiendo de la fase del ciclo menstrual en el que se encuentre una mujer. La mayoría presentan crisis epilépticas inmediatamente antes o durante la menstruación, o un incremento de éstas.

Epilepsia nocturna del lóbulo frontal autosómica dominante (ADNFLE), trastorno hereditario que causa convulsiones durante el sueño que duran entre 5 segundos y 5 minutos. Estos ataques surgen de los lóbulos frontales y consisten en movimientos motores complejos. Es causada por una mutación en uno de los varios genes que codifican para los receptores nicotínicos.

Epilepsia occipital benigna de la infancia, la mayoría de las autoridades incluyen dos subtipos, un subtipo de inicio temprano con entre tres y cinco años, y uno de inicio tardío, entre los siete y los diez años. Los pacientes más jóvenes suelen experimentar síntomas similares a la migraña con náuseas y dolor de cabeza, mientras que los pacientes mayores suelen quejarse de alteraciones visuales como escorotomas o amaurosis.

Epilepsia primaria de la lectura, en los individuos susceptibles, la lectura provoca crisis parciales típicas, afectando a los músculos de la masticación y a la vista. El desarrollo se suele dar durante la postpubertad. Las crisis las provoca independientemente cualquier texto y las induce con una mayor frecuencia la lectura en voz alta.

Epilepsia rolándica, también conocida como epilepsia benigna de la infancia con puntas centrotemporales, es el síndrome epiléptico más común en niños, desapareciendo en la adolescencia. Normalmente consiste en crisis parciales junto a salivación y disartria durante el sueño. En la mayoría de los casos no es necesario tratamiento alguno.

Encefalitis de Rasmussen, enfermedad rara, de etiología desconocida, que aparece con una mayor frecuencia en niños de edades comprendidas entre los tres y los doce años. Aparte de la encefalitis, el deterioro neurológico y los anticuerpos autoinmunes, se caracteriza por crisis epilépticas, normalmente parciales continuas.

Esclerosis tuberosa (TSC), es un trastorno genético que causa tumores que se forman en multitud de órganos diferentes, como en cerebro, ojoscorazónriñónpiel y pulmones. Las lesiones cerebrales que puede causar suelen desencadenar trastornos epilépticos.

Síndrome de Dravet, las crisis epilépticas comienzan como crisis clónicas generalizadas o unilaterales, durante el primer año de vida del paciente. Suelen ser prolongadas (hasta 20 minutos).

Síndrome de Ohtahara, es una forma rara de síndrome epiléptico combinado con parálisis cerebral. Se caracteriza con crisis frecuentes, que suelen comenzar en los pocos primeros días de vida.

Síndrome de West, crisis breves durante el primer año de vida del enfermo, bilaterales y simétricas. Se acompaña de retraso psicomotor.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

La mayor parte de las epilepsias, según su etiología, son epilepsias residuales, esto es epilepsias como secuela, como residuo, de un trastorno cerebral anterior ya concluido. Estas epilepsias residuales o de defecto pueden ser consecuencia de una enfermedad infecciosa durante el embarazo (por ej. la rubeola), por falta de oxígeno durante el nacimiento, por una encefalitis o meningitis padecida durante la niñez o por una contusión cerebral sufrida a causa de un accidente. Éstas son las denominadas epilepsias sintomáticas.

Por un proceso de epilepsia se entiende por el contrario una enfermedad-epilepsia, consecuencia de una enfermedad neurológica progresiva (proceso en continuación, no concluido).

Las epilepsias en las que se presume un origen orgánico, pero que aún no puede ser probado, se denominan epilepsias criptógenas (criptógena = origen oculto), mientras que las epilepsias idiopáticas son aquellas que tienen un origen hereditario y su cuadro clínico y hallazgos electroencefalográficos siguen un patrón rígido. Éstas últimas pueden aparecer en varios miembros de una familia, debido a que, como en muchas otras enfermedades (por ej. diabetesreumatismo) no la enfermedad misma, sino la predisposición a ésta se transmite a la descendencia.

Las crisis epilépticas pueden aparecer por múltiples causas, pero según la edad de inicio de las crisis es más frecuente que sea por unas que por otras, tal y como se refleja en el siguiente listado de mayor a menor frecuencia en cada grupo de edad:

De origen genético:

  • Epilepsia Oligogénica, hay factores genéticos que están involucrados en la patología pero su recurrencia varía del 5% al 10% en familiares directos. Su pronóstico al tratamiento es bueno y sin provocar deterioro intelectual.
  • Epilepsia Monogénica, es rara. Se trata de varias generaciones de la misma familia que repiten el mismo tipo de epilepsia y sus características. Los genes que la provocan están identificados. La Enfermedad de Huntington es un ejemplo de este tipo.

En neonatos menores de 1 mes:

  • Hipoxia perinatal.
  • Hemorragia intracraneal.
  • Infecciones del SNC: meningitis, encefalitis, abcesos cerebrales
  • Alteraciones genéticas, metabólicas o del desarrollo.
  • Trastornos metabólicos: hipoglucemia, hipocalcemia, hipomagnesemia, déficit de piridoxina.
  • Síndrome de abstinencia.
  • Traumatismos craneoencefálicos (TCE).

En niños de 1 mes a 12 años:

  • Crisis febriles.
  • Alteraciones genéticas y enfermedades degenerativas cerebrales.
  • Infecciones del SNC.
  • Traumatismos craneoencefálicos (TCE).
  • Tóxicos y defectos metabólicos.
  • Idiopáticas.

En adolescentes de 12 a 18 años:

  • Traumatismos.
  • Idiopáticas.
  • Genéticas y enfermedades degenerativas cerebrales.
  • Tumores.
  • Consumo de tóxicos, incluyendo alcohol.
  • Infecciones.

En adultos de 18 a 35 años:

  • Traumatismos.
  • Abstinencia del alcohol.
  • Consumo de tóxicos.
  • Tumores.
  • Idiopáticas.

En mayores de 35 años:

  • Enfermedad cerebrovascular (Ictus previo), primera causa en mayores de 50 años.
  • Tumores, primera causa entre los 35 y 50 años.
  • Abstinencia alcohólica.
  • Uremia, hepatopatía, hipoglucemia, alteraciones electrolíticas.
  • Accidente vascular cerebral.

En mayores de 50 años: accidente cerebrovascular (como secuela).

.

Síntomas más frecuentes.

Los síntomas que experimenta una persona durante una crisis epiléptica dependen del lugar en el cerebro en el cual ocurre la alteración de la actividad eléctrica. Por lo tanto, el cuadro clínico varía dependiendo del tipo de síndrome epiléptico causante de las crisis. De esta forma podemos dividir los síntomas de las crisis en:

Tónico-clónicas, también llamadas gran mal: El sujeto pierde el sentido y se desploma, se pone rígido y tiene espasmos musculares.

Crisis parciales complejas: El sujeto puede parecer confundido o aturdido y no podrá responder a preguntas ni a instrucciones.

Leves, también llamadas el pequeño mal: En éstas las crisis, apenas pueden ser percibidas por las personas de alrededor, siendo la única manifestación de la crisis epiléptica un parpadeo rápido o algunos segundos de mirada perdida con desconexión del medio; a este tipo de crisis epilépticas se les denomina ausencias y son relativamente frecuentes durante la infancia.

.

Protocolo de actuación ante crisis epiléptica.

En caso de presenciar un ataque epiléptico, es importante tener las siguientes consideraciones:

  • No mover al paciente del sitio.
  • No meter nada en la boca.
  • Evitar si es posible que se golpee la cabeza.

Solo en casos puntuales es necesario ir a urgencias:

  1. Si es una mujer embarazada;
  2. Si existe un traumatismo importante;
  3. Si tiene varias crisis y entre una y otra no recupera la conciencia o si una crisis dura más de 5 minutos; ambos casos sería un estatus epiléptico, siendo muy peligroso.

En la fase tónica de una crisis no se respira debido a una contracción de todos los músculos del cuerpo. El oxígeno que hay en el cuerpo va a los órganos vitales, por ese motivo los labios y orejas pueden presentar cianosis. Esto no es peligroso, siempre que no sea el mencionado status epilepticus.

.

Posibles complicaciones.

La enfermedad puede ocasionar:

  • Problemas de aprendizaje.
  • Lesión cerebral permanente (accidente cerebrovascular u otro daño).
  • Efectos secundarios de medicamentos.

Durante una crisis epiléptica puede suceder:

  • Inhalación de alimento o saliva hacia los pulmones durante una convulsión, lo cual puede provocar neumonía por aspiración.
  • Lesiones a raíz de caídas, golpes, mordidas autoinfligidas, conducir u operar maquinaria durante una convulsión.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Sociedad Española de Neurología.
  • International League Against Epilepsy.
  • Harrison Principios de Medicina Interna 16a edición (2006).
  • Ropper, Allan H; Brown, Robert H. «Epilepsia y otros trastornos convulsivos». En Marco Antonio Tovar Sosa (en Español). Principios de Neurología de Adams y Victor. México: McGraw-Hill Interamericana. p. 999. ISBN 970-10-5707-4.
  • Nariño González D, Grillo Ardila M (2005). «Epilepsia catamenial». Acta Neurológica Colombiana.
  • Ruggieri, VL. «Epilepsias de comienzo en la lactancia y la infancia temprana». Neurology 39 (3). ISSN 251 251-262 251
  • Villarejo Ortega, Francisco (1998). Tratamiento de la epilepsia. Ediciones Díaz de Santos. pp. 113. ISBN8479783257.
  • Carlos Eduardo Navarro Restrepo, Hermann Scholtz González (2006). «Epilepsia» (en español). Neurocirugía para médicos generales (1ª edición). Universidad de Antioquia.
  • Hughes JR (2005). «The idiosyncratic aspects of the epilepsy of Fyodor Dostoevsky». Epilepsy & Behavior 7 (3):  pp. 531–8.doi:10.1016/j.yebeh.2005.07.021. PMID 16194626
¡Comparte salud y conocimiento!
Sistema endocrino

Sistema endocrino

El sistema endocrino está constituido por una serie de glándulas que segregan sustancias llamadas hormonas y las liberan al torrente sanguíneo para regular determinadas funciones del cuerpo, como metabolismo, función de los tejidos etc.

¿Qué es el sistema endocrino?

Funciona como una gran red de comunicación celular. Las glándulas endocrinas en general, comparten características comunes como la carencia de conductos, alta irrigación sanguínea y la presencia de vacuolas intracelulares que almacenan las hormonas.

Antes de continuar con la exposición del sistema endocrino, es necesario conocer las hormonas. Éstas son sustancias químicas producidas por células especializadas localizadas en las glándulas endocrinas.

Sistema endocrino y conexión entre células

Básicamente funcionan como mensajeros químicos que transportan información de una célula a otra. Por lo general son liberados directamente dentro del torrente sanguíneo, solas (biodisponibles) o asociadas a ciertas proteínas (que extienden su vida media) y hacen su efecto en determinados órganos o tejidos a distancia de donde se sintetizaron, de ahí que las glándulas que las producen sean llamadas endocrinas (endo: dentro).

Las hormonas pueden actuar sobre la misma célula que la sintetiza (acción autocrina) o sobre células contiguas (acción paracrina) interviniendo en el desarrollo celular.

 

Características de las hormonas del sistema endocrino

  • Intervienen en el metabolismo
  • Se liberan al espacio extracelular.
  • Se difunden a los vasos sanguíneos y viajan a través de la sangre.
  • Afectan tejidos que pueden encontrarse lejos del punto de origen de la hormona.
  • Su efecto es directamente proporcional a su concentración.
  • Independientemente de su concentración, requieren de adecuada funcionalidad del receptor, para ejercer su efecto.
  • Regulan el funcionamiento del cuerpo.

 

Efectos sobre el organismo de las hormonas del sistema endocrino

  • Estimulante: Cuando promueve actividad en un tejido.
  • Inhibitorio: Cuando disminuye actividad en un tejido.
  • Antagonista: Cuando un par de hormonas tienen efectos opuestos entre sí.
  • Sinergista: Cuando dos hormonas en conjunto tienen un efecto más potente que cuando se encuentran separadas.
  • Trópico: Esta es una hormona que altera el metabolismo de otro tejido endocrino.

 

¡Comparte salud y conocimiento!
Epiglotis

Epiglotis

La epiglotis es una especie de válvula en una estructura cartilaginosa que cubre la entrada de la laringe y que se mueve hacia arriba y hacia abajo, impidiendo que los alimentos entren en ella y en la tráquea al tragar. También marca el límite entre la orofaringe y la laringofaringe.

 

Epiglotis

Durante la respiración el velo del paladar desciende, facilitando el libre paso del aire por la faringe, hacia la laringe y la tráquea; la epiglotis permanece levantada.

¡Comparte salud y conocimiento!
Estrés

Estrés

Estrés. El estrés o síndrome general de adaptación es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante. El término estrés proviene de la física y hace referencia a la presión que ejerce un cuerpo sobre otro, siendo aquel que más presión recibe en que puede resultar dañado. Para adaptarlo a los seres humanos, fue adoptado por la psicología, pasando a denominar a un conjunto de síntomas psicofisiológicos.

Cuando el organismo está sometido a una fuerte tensión, se produce una respuesta natural defensiva y en alerta que en ocasiones puede repercutir en el organismo desencadenando graves problemas de salud.

 

Respuestas del organismo

El efecto que tiene la respuesta estrés en el organismo es profundo:

Todos estos mecanismos los desarrolla el cuerpo para aumentar las probabilidades de supervivencia frente a una amenaza a corto plazo, no para que se los mantenga indefinidamente, tal como sucede en algunos casos.

A medio plazo, este estado de alerta sostenido desgasta las reservas del organismo y puede producir diversas patologías, tales como inmudeficiencias, trombosis, diabetes, etc.

El estrés provoca inmunodepresión. La liberación de hormonas de estrés inhiben la maduración de los linfocitos, encargados de la inmunidad específica.

 

Consecuencias del estrés

Las consecuencias, por ende, terminan siendo fisiológicas, psicológicas y conductuales. Estas generan daños en el cuerpo que afectan la calidad de vida de las personas. A continuación se presenta una lista de los estragos más comunes causados por el estrés:

 

El estrés incluye distrés, con consecuencias negativas para el sujeto sometido a estrés, y eustrés, con consecuencias positivas para el sujeto estresado. Es decir, hablamos de eustrés cuando la respuesta del sujeto al estrés favorece la adaptación al factor estresante. Por el contrario, si la respuesta del sujeto al estrés no favorece o dificulta la adaptación al factor estresante, hablamos de distrés.

Causas y factores a tener en cuenta en el estrés

  • Exceso de responsabilidades.
  • Horarios de trabajo extensivos y poco flexibles.
  • Insuficientes horas de descanso físico y psíquico.
  • Frustraciones ante situaciones familiares o laborales.
  • Aislamiento y confinamiento.
  • Percepción de amenazas.
  • Alteraciones en las funciones fisiológicas: enfermedades, adicciones, etc.
  • Post-traumático.

Síntomas más frecuentes

  • Estados de angustia y ansiedad.
  • Agotamiento y fatiga.
  • Cambios de humor.
  • Trastornos del sueño.
  • Inapetencia.
  • Palpitaciones y taquicardias.
  • Trastornos respiratorios.
  • Tensión muscular.
  • Trastornos digestivos.
  • Sudoración excesiva.
  • Trastornos de la tensión arterial.

Cómo eliminar el estrés

Una de las afecciones más corrientes que está causando verdaderos estragos entre las personas de nuestro tiempo, es el estrés.
La forma de vida a la que nos vemos sometidos, tanto hombres como mujeres está siendo verdaderamente agobiante, sobre todo lo está siendo en estas fechas. Desde que el día comienza, comenzamos a correr, a ir contra reloj. Para todo existe las prisas, para comer, para pasear, para pensar, hasta para dormir. Todos tenemos el tiempo justo, todo está medido por el reloj.

Y ahora llegamos a la pregunta clave: ¿Qué podemos hacer para combatirlo? Está claro que un cambio de vida es en muchos casos impensable. Nuestras obligaciones no lo permitirán, pero entonces cómo proteger nuestro organismo de los efectos negativos que el estrés está causando. Indudablemente existen una serie de cosas que podemos hacer y que nos ayudarán.

Para empezar una alimentación sana, rica en frutas y verduras frescas, que han de estar presentes cada día en la alimentación. Evitar los hábitos nocivos como el café, el alcohol o el tabaco, que además de ser tóxicos para nuestro cuerpo, restando con ello fortaleza a nuestro sistema de defensas, son altamente irritantes y su consumo ocasionará mayor cansancio e irritabilidad nerviosa.

Dentro de los alimentos hemos seleccionado unos pocos que poseen vitaminas y minerales muy apropiados para organismo castigados por estas situaciones: El brecol, las espinacas, el plátano, la almendra, las pasas, aguacate, lechuga, guisantes, anacardo, polen, avena, nuez, semillas de girasol, el germen de trigo, piñón y fruta de la pasión.

En cuanto a nuestras costumbres diarias, deberíamos plantearnos seriamente la práctica del yoga, relajación, o el taichi. Por otra parte dedicar unos minutos al día para escuchar música, leer o pasear.

Sabemos que esto no va a hacer desaparecer totalmente nuestros problemas y obligaciones diarias, pero al menos sí nos ayudará a sobrellevarlos mejor.

Los invitamos a conocer nuestra tienda de productos naturales.

¿Cuándo ha sido la última vez que hemos dispuesto de tiempo para nosotros mismos?

Esta situación que por desgracia cada vez es más frecuente, nos agota física y mentalmente, y aunque sea de forma silenciosa, nos está enfermando y restando calidad de vida. El estrés es un fenómeno tan antiguo como la propia humanidad. De hecho, los griegos ya hablaban de él. La palabra proviene del griego stringere que significa provocar tensión. En el siglo XIV, el Dr. Hans Seyle lo definió como el factor que acelera el ritmo de envejecimiento a través del desgaste de la vida diaria. Él demostró los efectos que provoca en las personas en su vida diaria.

 

Estrés y sus reacciones

Cuando esta situación se da, en el organismo se produce toda una reacción en cadena que comienza cuando el Sistema Nervioso Simpático (este es una parte del Sistema Nervioso Autónomo), se activa por acción del hipotálamo, que es la parte del cerebro que controla las emociones y los procesos inconscientes, como la temperatura corporal, la frecuencia cardiaca, el equilibrio de los líquidos, la presión arterial o la respiración. Su efecto es ponernos en alerta. Esto ocurre tanto si existe un peligro real como si no, ya que si nuestra mente cree que es real, nuestro organismo así lo siente.

El problema reside en que para algunas personas ese estado de alerta se ha convertido en algo normal y cotidiano y esto al final termina por causar verdaderos problemas orgánicos. De hecho después de atravesar una situación de estrés, el organismo necesita cierto tiempo para recuperarse y reponer el suministro de hormonas y neurotransmisores o de lo contrario se puede llegar al agotamiento trayéndonos consecuencias realmente graves.

Nuestra vida laboral que nos obliga a mantener una constante atención y alerta, nuestra vida familiar, donde las relaciones humanas no siempre son fáciles, los problemas económicos que hacen que nuestra vida sea complicada. Hoy en día, el ritmo de vida que llevamos hace que no tengamos tiempo para nosotros mismos.

Nos falta el entretenimiento, los momentos para pensar. Esto es por desgracia demasiado frecuente. Moralmente nos vamos agotando. Nos sentimos vacíos y cansados, comienza a faltarnos la ilusión y nos vemos atrapados.

Referencias y bibliografía

  • Larzelere MM, Jones GN. Stress and health. Prim Care. 2008;35:839-856.
  • Ahmed SM, Lemkau JP. Psychosocial influences on health. In: Rakel RE, ed. Textbook of Family Medicine. 7th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 4.

¡Comparte salud y conocimiento!