Absceso de Psoas.
Estos pequeños consejos prácticos nos ayudarán a combatir la inflamación y el dolor causado por estos trastornos.

Advertisements

1. – Preparar una pasta mezclando Mantequilla, unas cuantas hojas de Perejil fresco y 1 diente de Ajo machacado. Colocar una cataplasma caliente sobre la zona dolorida.

2. – Prepara una compresa poniendo 100 g de queso fresco recién sacado de la nevera entre dos paños fino o gasas. Colocarlas sobre la zona afectada y cambiarlas al notar que se calientan.

3. – Friccionar las zonas afectadas diariamente con Harpagofito o alcohol de Romero.

4. – Es muy recomendable beber un vaso de agua con 2 cucharaditas de Vinagre de Manzana.

5. – Para calmar los dolores intensos y crispantes, preparar una decocción bastante concentrada de hojas de Vid roja en la que se maceran hojas de col (sin sus nervaduras). Cubre las partes doloridas con tres capas de hojas, que se mantendrán en su lugar por medio de un vendaje no demasiado apretado. Para mayor comodidad, cabe utilizar una media vieja, de lana o de algodón, a la que se le habrá cortado talón y punta.

PEREJIL: Es una planta diurética. La infusión de sus hojas favorece la eliminación de toxinas al tiempo que combate la inflamación de las articulaciones.
CEBOLLA: Las cataplasmas de cebolla cocida aplicadas muy calientes sobre la zona afectada suelen dar buenos resultados para bajar la inflamación y aliviar el dolor.
AJO: Son muy recomendables las fricciones de ajo sobre las zonas afectadas. Estas serán un buen antiinflamatorio.
ALCOHOL DE ROMERO: El alcohol de romero ejerce una poderosa acción antiinflamatoria aliviando el dolor.
HARPAGOFITO: Las fricciones con Harpagofito son antiinflamatorias, por lo tanto son muy recomendables.
HAMAMELIS: Las fricciones con hamamelis nos proporcionarán una mejor circulación en la zona, lo cual se hace muy recomendable en estos casos.
Hervir una cucharada de PIMIENTA DE CAYENA en ½ litro de Vinagre de MANZANA, y humedecer la compresa con el linimento resultante.
FRIO: Alterne 10 minutos de hielo, seguidos de 10 minutos de reposo. Volvemos a aplicar otros 10 minutos de hielo seguidos de otros de 10 minutos de reposo y así sucesivamente.

 

CAMBIOS DE TEMPERATURA: Aplicamos 10 minutos de hielo seguidos de 10 minutos de calor; de nuevo 10 minutos de hielo, seguidos de 10 minutos de calor y así sucesivamente. ¡Atención!, en tanto el lugar esté caliente con sensación de fiebre no se debe aplicar calor.

ACEITE DE RICINO: Es recomendable aplicar una compresa de aceite de ricino sobre la articulación afectada. Acto seguido aplicaremos un paño de franela o lana y pondremos calor sobre él. Lo mantendremos unos 30 minutos.

Artículos relacionados

¡Comparte salud y conocimiento!