La boca, conocida también como cavidad bucal o cavidad oral constituye en su mayor parte el aparato estomatognático, que es el conjunto de órganos y tejidos que permiten comer, hablar, pronunciar, masticar, deglutir, sonreír, respirar, besar y succionar. Está ubicada en la región craneo-facial, en una zona limitada aproximadamente por un plano frontal que pasa por las apófisis mastoides y dos líneas horizontales que pasan, la superior por los rebordes supraorbitarios y la inferior por el hueso hioides.

Se abre a un espacio previo a la faringe llamado cavidad oral, o cavidad bucal.

En la boca se pueden distinguir tres tipos de mucosa:

  • Simple de revestimiento: Presenta submucosa.
  • Masticatoria: Con probable ausencia de submucosa, queratinizada o paraqueratinizada y en contacto directo con el tejido óseo.
  • Especializada: Se presenta en ciertas regiones de la lengua. Se refiere a la mucosa relacionada a los receptores de gusto.

Así mismo, pueden distinguirse 5 paredes:

  • Pared anterior: Está formada por los labios.
  • Paredes laterales: Están formadas por las mejillas.
  • Pared inferior: Formada en su mayor parte por la lengua y por debajo de ésta una región llamada suelo de la boca.
  • Pared superior: Formada por la bóveda palatina o paladar.
  • Pared posterior: Es realmente un orificio irregular llamado itsmo de las fauces que comunica la boca con la faringe.

Los anexos de la boca son los dientes, las encías y las amígdalas.

En la boca se distinguen dos tipos de fenómenos fundamentales para la digestión:

  • Fenómenos mecánicos: Se da gracias a la masticación.
  • Fenómenos químicos: Se da gracias a la salivación.

El sistema estomatognático está compuesto por:

Labios. Es un repliegue musculocutáneo membranoso. Presentan una porción muscular central, de músculo esquelético, recubierta por fuera por piel y por dentro por una mucosa. Desde las alas de la nariz a las comisuras de los labios se encuentran unos surcos llamados surcos nasolabiales. El ser humano tiene dos labios:

  • Labio superior: En la zona central se eleva un nódulo redondeado llamado tubérculo. Por encima del nódulo se encuentra una depresión llamada filtro.
  • Labio inferior: Tiene por debajo un surco horizontal llamado surco labiomentoniano.

Lengua. Anatómicamente está constituida por:

Cara superior:

  • Dividida, en una parte anterior o bucal y una posterior o faríngea, por un surco en forma de V abierto hacia delante, cuyo vértice se denomina agujero ciego.
  • La parte bucal mira hacia arriba, tiene una mucosa densa y un surco medio que va del agujero ciego a la punta de la lengua. Tiene una superficie irregular con papilas que pueden ser filiformes, fungiformes o caliciformes
  • La parte faríngea es casi vertical y mira hacia atrás, superficie irregular con protuberancia y surcos que forman las amígdalas linguales. El extremo inferior se une a la epiglotis por los repliegues glosoepiglóticos.

Cara inferior:

  • Cubierta por mucosa lisa y laxa.
  • Eminencia media seguida por el repliegue mucoso medial o frenillo de la lengua.
  • Dos rodetes longitudinales formados por los músculos geniglosos.
  • Bordes: Gruesos hacia atrás, adelgazados hacia delante.
  • Vértice.

Constitución de la lengua:

Esqueleto: armazón osteofibroso.

  • Hueso hioides.
  • Membrana hioglosa: se fija abajo en el borde superior del hioides, entre las dos astas menores, asciende y se pierde en el espesor del órgano. Su longitud es de 1 cm.
  • Septum lingual o medio: lámina fibrosa vertical. Se inserta en la cara anterior de la membrana hioglosa y borde superior del hioides. Se extiende hacia el vértice de la lengua.
  • Músculos.
  • Mucosa.

Músculos: (todos pares menos el último).

Genigloso: Tiene forma de abanico, se encuentra por encima del genigioideo; se inserta en las apófisis geni; va por fibras anteriores hasta el vértice, por fibras medias hasta la mucosa de la cara dorsal y membrana hioglosa y por fibras inferiores al borde superior del cuerpo del hioides. Se encuentra separado del opuesto por el septum lingual, por debajo de él se entrecruzan.

En su acción las fibras anteriores retraen la punta hacia abajo y atrás; las fibras medias llevan la lengua hacia delante; las fibras inferiores llevan la lengua y el hioides hacia delante; en conjunto retraen la lengua hacia el piso de la boca.

Lingual inferior: (inmediatamente por fuera del genigloso): Se trata de un musculo delgado y aplanado transversalmente; se encuentra por fuera del genigloso; va de las astas menores del hioides a la punta de la lengua y su acción consiste en que abate y retrae la lengua.

Hiogloso: Es aplanado y cuadrilátero, se encuentra situado en la parte lateral y se inserta en el cuerpo del hioides cerca del asta menor y en la cara superior del asta mayor. Va hacia arriba y adelante, al llegar al borde de la lengua giran hacia adentro y terminan en el septum lingual. Su  acción es de depresor y retractor de la lengua.

Estilogloso: Se inserta en la apófisis estiloides, ligamento estilomaxilar y una pequeña porción en el ángulo mandibular, pasa por fuera de la región amigdalina de la pared farígea lateral y llega al extremo posterior del borde lingual, atraviesan las fibras del hiogloso y del lingual inferior y terminan en el septum.

Palatogloso o glosofaríngeo: Es fino, aplanado y delgado; nace en la cara inferior de la aponeurosis palatina, desciende formando el pilar anterior y termina en la lengua con fibras que se confunden con el estilogloso. Su acción consiste en que eleva la lengua, la dirige hacia atrás y estrecha el itsmo de las fauces.

Amigdalogloso: Es delgado e inconstante, nace de la cara externa de la capsula amigdalina, desciende por dentro del constrictor superior y penetra en el espesor de la lengua y su acción consiste en que levanta la base de la lengua.

Faringogloso: Se encuentra en la porción superior del constrictor superior de la faringe; se inserta en los bordes de la lengua. Lo inerva el nervio hipogloso mayor. Su acción es dirigir la lengua hacia abajo y hacia atrás.

Transverso: Lo componen fibras transversales que van del septum lingual a la mucosa del borde de la lengua. Su acción alarga y estrecha la lengua.

Lingual superior: Se trata de un músculo impar y medio. Se trata de una lámina delgada, subyacente de la mucosa lingual de la cara dorsal, donde se originan de tres haces, 2 laterales que nacen de las astas menores del hioides y uno medio que nace de la epiglotis y repliegue glosoepiglotico medio. Las fibras van hacia delante y forman una capa muscular continua que recubre la masa muscular lingual y se pierden en la cara profunda de la mucosa. Su acción consiste en que deprime y acorta la lengua.

FISIOLOGÍA.

Se trata de un órgano móvil, quizás el más débil de los sentidos; situado en el interior de la boca, fuertemente inervado e irrigado, que desempeña papeles cruciales en el organismo, como son:

La masticación: Siempre en combinación con los dientes o las encías, permite mover el alimento por la boca en varias direcciones, para que el bolo alimenticio sea triturado y esté en condiciones idóneas para que el estómago lo reciba.

La deglución: Facilitando que el bolo alimenticio llegue hasta el estómago.

El lenguaje lingüístico, pues dependiendo del movimiento de ella articulamos los seres humanos las palabras.

El sentido del gusto que permite, que mediante sus múltiples papilas gustativas, podamos percibir determinadas sustancias solubles en la saliva (fijas) y, por medio de algunas de las cualidades químicas de ellas, nuestro sistema sensorial determine la sensación de sabor.

Está unida al olfato, que complementa su función (gusto) a las papilas olfativas. Esto se debe a que el olor proveniente de los alimentos asciende por la bifurcación aerogestiva hacia la mucosa olfativa; por ello algunos alimentos pueden apetecernos más o menos y, cuando la nariz se encuentra taponada y nuestro sentido del olfato ha disminuido, la comida resulta insípida, no tiene sabor y generalmente desaparecen la necesidad de ingerirla. De ello podemos sacar la conclusión de que sin olfato no hay gusto por la comida.

Se considera que las vías de transmisión gustativa parten desde las regiones musculares posteriores a la lengua, a través de sus filetes nerviosos, que conducen las excitaciones a los centros ubicados en el lóbulo temporoccipital (lóbulo temporal-lóbulo occipital) del cerebro. Cada filete nervioso tiene una sensibilidad específica, relacionada directamente con las zonas gustativas ubicadas en la lengua.

Sabemos que existen para los seres humanos 5 gustos primarios:

  • Salado.
  • Dulce.
  • Sabroso.
  • Amargo.
  • Ácido.

Toda la superficie de la lengua está  recubierta de una mucosa bucal, donde se pueden distinguir unas zonas muy bien delimitadas, que reaccionan prioritariamente ante cada uno de los cuatro gustos básicos, debido a la distribución concreta de las cuatro familias de papilas linguales o gustativas.

En general, las papilas sensibles al gusto dulce se concentran en la punta de la lengua, las sensibles al salado se localizan en los lados de la lengua y hacia la punta, las sensibles al ácido ocupan los bordes y hacia atrás de la lengua y, las sensibles al amargo están en la parte posterior.

La parte central de la lengua está prácticamente desprovista de papilas gustativas, aunque posee papilas con una gran sensibilidad táctil y térmica, que junto con el sentido del olfato y debido a la vía retronasal, constituyen el sabor de los alimentos.

Cada una de estas papilas linguales está compuesta de un número variable de botoncitos o yemas gustativas, las cuales contienen varias decenas de células gustativas, encargadas de detectar mediante una reacción química los sabores de las diferentes moléculas, transmitiéndolos al nervio glosofaringeo y lingual, encargados a su vez de enviar los impulsos nerviosos hasta el cerebro donde se interpreta la información. La   frecuencia con que se repiten los impulsos indicará la intensidad del gusto.

Inervación de la lengua.

Motora:

  • Hipogloso mayor (XII).
  • Glosofaríngeo (IX) para el estilogloso.

Sensitiva:

  • Lingual, rama del maxilar inferior (V) por delante de la V lingual.
  • Glosofaríngeo por detrás de la V lingual.
  • Nervio laríngeo superior (X) para la mucosa del repliegue glosoepiglótico.

Sensorial:

  • Sentido del gusto

Sentido del gusto:

La lengua es el órgano principal, aunque los receptores se distribuyen además por la faringe, epiglotis y supraglotis

  • Nervio lingual: Lleva fibras del nervio intermediario de Wrisberg (VII bis) a través de la cuerda del timpano. Su cometido es la detección de sensaciones dulces o saladas.
  • Glosofaríngeo: Sensaciones discriminativas (reconoce sabores).
  • Neumogástrico: Se superpone con el territorio del anterior.

Glándulas anexas:

  • Glándulas salivales menores: Distribución homogénea en toda la mucosa de vestíbulo, cavidad oral, faringe y laringe.
  • Glándulas salivalres ppd o mayores: Parótida, submaxilar y sublingual.
  • Parótida: Se trata de la glándula salival más voluminosa. Se encuentra ubicada detrás de la rama ascendente del maxilar inferior, por debajo del conducto auditivo externo; tiene una  superficie lobulada, amarillo grisácea y un peso aprox. 25 g. Incluida en la celda parotidea, espacio con forma triangular.

Relaciones:

  • Cara externa: Plana o convexa, cubierta por la aponeurosis cervical superficial
  • Cara interna: Es cóncava; se encuentra relacionada con borde posterior del masetero y borde posterior de la rama ascendente del maxilar inferior. Prolongación interna o faríngea de la parótida.
  • Cara posterior: En relación con el borde anterior del ECM, digástrico y músculo estileos.

Prolongaciones entre estos elementos:

  • Extremo superior: Relacionado con la ATM por delante y el conducto auditivo externo por detrás
  • Extremo inferior: Reposa en un tabique q lo separa de la glandula submaxilar denominado tabique intermaxiloparotideo, formado por una dependencia de la aponeurosis del ECM que va al ángulo mandibular.
  • Borde anterior: Situado sobre la cara externa del masetero. De este borde emerge el conducto de Stenon.
  • Borde posterior: Se corresponde con el borde anterior del ECM.

Relaciones dentro de la celda parotidea: Rodeada por tejido celuloadiposo. Recorrida por:

  • Art carótida externa donde da sus ramas terminales.
  • Vena comunicante parotidea o intraparotidea.
  • Atravesada por el nervio facial y sus ramas que dividen su parénquima en un lóbulo superficial y un lóbulo profundo.
  • Presencia de ganglios intraparotideos.
  • Conducto de Stenon: Mide unos 40 milimitros de longitud y 3 de diámetro. Nace en la parte inferior de la glándula o de la unión de dos conductos superior e inferior; emerge del borde anterior de la glándula. Se encuentra acompañado por la arteria transversa de la cara; al llegar al borde anterior del masetero se inclina hacia adentro, rodea la bola adiposa de Bichat y atraviesa el buccinador. Se abre por un orificio situado en el vestíbulo de la boca a nivel del 1 o 2 molar superior.

Irrigación e inervación de la glándula:

  • Las arterias, son ramas parotideas de la carótida externa y auricular posterior.
  • Las venas, drenan en la comunicante parotidea y yugular externa.
  • Los linfáticos, drenan en los ganglios intraparotideos y de allí a la cadena yugular interna.
  • Los nervios, provienen del auriculotemporal, rama del plexo cervical superficial y del simpático cervical a través del plexo carotideo.
  • Glándula Submaxilar: Situada en la porción lateral de la región suprahioidea. Ocupa la depresión comprendida entre la cara interna del maxilar inferior por fuera y los músculos suprahioideos, cara lateral de la base de la lengua y faringe por adentro. Es del tamaño de una almendra y peso de 7 g y, se encuentra contenida en la celda submaxilar; excavación osteomioaponeurótica de forma triangular.

Relaciones:

  • Cara superoexterna: Fosita submaxilar de la mandíbula
  • Cara interna del m. pterigoideo interno.
  • Cara inferoexterna (la que da hacia la piel): Aponeurosis cervical superficial, platisma y piel
  • Cara profunda o interna: Hacia delante con el piso de la boca, digástrico, milohioideo, hiogloso y nervio hipogloso mayor. Hacia atrás con la pared lateral de la faringe y musculo estilogloso.
  • Borde externo: Rodea el borde inferior de la mandíbula.
  • Borde superior: Adelante con la inserción del milohioideo. Atrás con la mucosa del surco alveololingual. Entre la mucosa y la glándula pasa el nervio lingual.
  • Borde inferior: Convexo hacia abajo.
  • Extremo posterior: Relacionado con el tabique intermaxiloparotideo. Se desprende una prolongación anterior por detrás del milohioideo en dirección bucal.

Relación dentro de la celda submaxilar:

  • Arteria y vena maxilar.
  • Ganglios submaxilares.

Conducto de Wharton: Mide de 40 – 50 mm de largo de longitud y 2-3 de diámetro; emerge de la cara profunda de la glándula, avanza por dentro del milohioideo y de la glándula sublingual y llega al extremo inferior del frenillo lingual.

Irrigación e inervación:

  • Las arterias son ramas de la facial y de la submentoniana.
  • Las venas drenan en la facial.
  • Los linfáticos drenan en los ganglios submaxilares y de allí a la cadena yugular interna.
  • Los nervios provienen del lingual.

Glándula sublingual: Se encuentra situada en el piso de la boca. Se relaciona por:

  • Cara externa: Con la fosita sublingual de la mandíbula y el milohioideo.
  • Cara interna: Musculo genigloso y lingual inferior, nervio lingual y conducto de wharton.
  • Borde superior: Se encuentra recubierto por mucosa, forma el repliegue sublingual.
  • Borde inferior: Acompanha el genihioideo.

Relaciones:

  • Extremo anterior: Por detrás de la sínfisis del mentón.
  • Extremo posterior: Relacionado con la glándula submaxilar y su prolongación anterior.
  • Conductos excretores: Entre 15 y 30 conductos, el más voluminoso es el de Rivinus y se abre por fuera del conducto de Wharton; el resto recibe el nombre de Walter.

Irrigación e inervación:

  • Las arterias provienen de la sublingual.
  • Las venas drenan de las linguales profundas y raninas.
  • Los linfáticos drenan en los ganglios submaxilares y de allí a la cadena yugular interna.
  • El nervio sublingual rama del nervio lingual.

Inervación funcional:

  • Glándula parótida: Proviene del nervio timpánico o nervio de Jacobson (IX), con relevo en el ganglio otico. Se origina en el núcleo salival inferior que se encuentra en el Bulbo.
  • Glándula submaxilar y sublingual: Proviene del nervio lingual, al que llega a través del la cuerda del tímpano (VII bis). Se origina en el núcleo salival superior que se encuentra en la protuberancia.

Dientes. Son estructuras de tejido mineralizado que comienzan a desarrollarse desde pronta edad y los cuales nos ayudan a masticar alimentos para una buena digestión. El diente realiza la primera etapa de la digestión y participa también en la comunicación oral. Básicamente en el diente se pueden reconocer dos partes, la corona, parte visible recubierta por esmalte dental y la raíz no visible en una boca sana. Es un órgano anatómico duro, enclavado en los alvéolos de los huesos maxilares a través de un tipo especial de articulación denominada gonfosis y en la que intervienen diferentes estructuras que lo conforman: cemento dentario y hueso alveolar ambos unidos por el ligamento periodontal. El diente está compuesto por calcio y fósforo, que le otorgan la dureza.

Sus partes son:

Esmalte dental: Es un tejido formado por hidroxiapatita y proteínas (en muy baja proporción). Es el tejido más duro del cuerpo humano. En zonas donde el esmalte es más delgado o se ha desgastado, puede ser sumamente sensible. El esmalte es translúcido, insensible al dolor pues en el no existen terminaciones nerviosas. Con el flúor se forman cristales de fluorhidroxiapatita que es mucho más resistente que la hidroxiapatita al ataque de la caries dental. Las células encargadas de la formación de esmalte son los ameloblastos.

El análisis de los componentes minerales del esmalte revela que predomina en ellos el calcio bajo la forma de fosfatos, de los cuales el más abundante es el del calcio hidratado, que se denomina por sus características químicas hidroxiapatita. Pueden aislarse proteínas en varias fracciones diferentes, y éstas en general contienen un alto porcentaje de serina, ácido glutámico y glicina. En suma, la proteína del esmalte es de tipo estructural, muy especial por sus aminoácidos constituyentes y a la cual, se le ha denominado amelina o enemelina.

Dentro de las sustancias no proteicas del esmalte se citan asimismo al ácido cítrico o citratos, carbohidratos como galactosa, lípidos, etc.

En su estructura encontramos:

  • Prisma, formado por varillas o prismas de esmalte, dispuestas oblicuamente sobre la superficie del diente.
  • Bandas de Hunter-Schernger, bandas oscuras y claras alternadas de ancho variable, se originan en el borde amelodentinario y se dirigen hacia fuera, terminando a cierta distancia de la superficie externa del esmalte.

Dentina: La dentina es radio-opaca por su relativamente alta impregnación de sales minerales. Su color es amarillo, y la elasticidad es una capacidad de la que goza este tejido y que depende de la estructura orgánica y contenido en agua. Se compone en un 65% de materia inorgánica (hidroxiapatita de calcio), en un 25% de materiales orgánicos y en un 10% de plasma acuoso. La sustancia orgánica es en su mayoría colágena I acompañada de proteoglucanos y glucoproteínas. Es producida por los odontoblastos, que se ubican entre la dentina y la pulpa dentaria, y que conservan su relación con la dentina durante toda la vida del diente, pudiendo ésta autorrepararse. La dentina presenta los canalículos dentarios, que contienen las prolongaciones citoplasmáticas de los procesos odontoblásticos. También se forma en segmentos de 4 a 8 mm, por lo que se presentan al microscopio líneas, llamadas líneas de Owen, análogas a las líneas de Retzius.

Cemento dental: Tejido conectivo altamente especializado. Es una capa dura, opaca y amarillenta que recubre la dentina a nivel de la raíz del diente. Se encarga de unir la pieza dental con el resto de la mandíbula o maxila.

Corresponde a un tejido óseo especial, sin irrigación ni inervación. Se compone en un 55% de hidroxiapatita cálcica y en un 45% de agua. Se restringe a la raíz del diente y en su región apical presenta los cementocitos, que lo elaboraron y que se encuentran en lagunas, similares a las de los osteocitos del hueso. Esta región del cemento se denomina cemento celular. La región coronal del cemento carece de cementocitos y se denomina cemento acelular. Ambos cementos presentan cementoblastos.

Las fibras colágenas del ligamento periodontal (fibras de Sharpey) se encuentran embebidas en el cemento y se unen al alvéolo, fijando el diente al alvéolo. El cemento se puede reabsorber por células del tipo de los osteoclastos, conocidas como odontoclastos. Este proceso se observa en la exfoliación (caída de los dientes deciduales).

Pulpa dentaria: Formada de tejido mesodérmico, está constituida por un tejido suave que contiene vasos sanguíneos (arteria y vena) que conducen la sangre hacia el diente y por fibras nerviosas que otorgan sensibilidad al diente. Dichos nervios atraviesan la raíz (del diente) por medio de finos canales. Su célula principal son los odontoblastos (son células tanto de la pulpa como de la dentina), éstos fabrican dentina y son los que mantienen la vitalidad de la dentina. Los odontoblastos poseen prolongaciones conocidas como Proceso de Tomes que se alojan en los túbulos dentinarios.

Encías. La encía es componente del periodonto. Se trata de una fibromucosa formada por tejido conectivo denso con una cubierta de epitelio escamoso queratinizado que cubre los procesos alveolares y rodea a los dientes. La encía es contigua al ligamento periodontal y, en su exterior, con los tejidos mucosos de la cavidad oral. Tiene por lo general un color rosa pálido y al encontrase adherido a los cuellos de los dientes (epitelio de unión) e insertado con fibras colágenas (inserción conectiva) forma un sellado que protege al hueso y demás tejidos de soporte.

La encía se divide en dos regiones, la encía libre (marginal) y la encía insertada. Estas dos regiones se combinan para formar la punta de la encía, que se extiende en sentido coronal entre los dientes, lo que se conoce como papila interdentaria. Ésta evita el impacto de la comida en la zona interproximal bajo el área de contacto de los dientes y el establecimiento de una irritación que podría finalmente originar alguna patología periodontal.

Mejillas. Es cada una de las dos prominencias que hay en el rostro humano, debajo de los ojos. También se llama así a la parte carnosa de la cara, desde los pómulos hasta debajo de la mandíbula.

Paladar. Es una estructura de la glotis que la separa de las fosas nasales; se trata de  una zona de roce cuya interacción lengua-paladar permite articular sonidos. El paladar presenta, una zona grasa y una zona glandular, en el paladar duro y el paladar blando. Ambas mitades del paladar se unen en el rafe medio. En la zona de la encía y en el rafe medio del paladar duro presenta una mucosa sésil, es decir, sin submucosa, con una lámina propia directamente unida al periostio. El epitelio de la mucosa sésil es plano pluriestratificado. Si aparece cornificación en el paladar blando hay patología.

La zona grasa del paladar duro presenta una submucosa con grasa, en tanto que la zona glandular presenta pequeñas glándulas salivares menores. El paladar duro se encuentra ricamente innervado.

El paladar blando presenta músculo esquelético. El paladar blando está interpuesto entre boca y fosas nasales. Así, el epitelio que reviste la porción del paladar blando que da hacia las fosas nasales es igual al que las reviste a ellas mismas, de tipo prismático pseudoestratificado, en tanto que el epitelio que da hacia la boca es plano pluriestratificado con probable paraqueratosis. El paladar blando presenta submucosa. En el paladar blando todas las glándulas son de tipo mucoso.

El paladar constituye la pared superior o techo de la cavidad oral. Está dividido en dos partes, la bóveda palatina o paladar óseo en sus dos tercios anteriores, y el paladar blando o velo del paladar en su tercio posterior. En el centro y en la parte más posteroinferior del velo del paladar cuelga la úvula.

¡Comparte salud y conocimiento!