ÚlcerasHablamos de úlcera gástrica o úlcera péptica cuando el tejido normal que recubre el estómago o la primera parte del intestino delgado (duodeno), se rompe. Éstas no tienen por qué ser malignas, aunque sin duda si no las tratamos adecuadamente, evolucionarán hacia algo peor, pudiendo ocasionarnos la muerte por una perforación del estómago.

Se clasifican en úlceras gástricas y úlceras duodenales, siendo éstas últimas las más frecuentes con un predominio mayor entre los varones.

Es importante ponerse en manos de un especialista para su tratamiento ya que de lo contrario podrían darse complicaciones tales como:

Hemorragia digestiva. La hemorragia puede ser masiva y manifestarse en forma de vómitos con sangre (hematemesis), o bien deposiciones de color negro con aspecto y olor característico (melenas). Éstas últimas pueden pasar inacvertidas, pero antes o después provocarán anemia.

Perforación. Es una grave complicación ya que la úlcera atraviesa por completo la pared del estómago o duodeno, con lo que el contenido gástrico entra en contacto con el peritoneo, provocando una peritonitis aguda. En este caso es urgente la intervención quirúrgica.

Obstrucción pilórica. Cuando la úlcera está situada cerca del píloro pueden ocurrir fenómenos de inflamación y cicatrización que originen una obstrucción de esta estrecha zona, dificultando que el contenido del estómago pueda seguir su natural camino hacia el duodeno y el intestino delgado.

Penetración. Se produce principalmente en las úlceras situadas en la cara posterior, las cuales pueden perforar lentamente la pared del estómago o duodeno y penetrar en órganos vecinos como el páncreas, colon, vía biliar y epiplón.

.

Causas y Factores a tener en cuenta:

Infección en el estómago por la bacteria llamada Helicobacter Pylori.

Abuso del alcohol.

Uso regular de ácido acetilsalicílico.

Uso regular de antiinflamatorios.

Tratamientos con radioterapia.

Tabaquismo.

Mala alimentación rica en picantes y excitantes.

Padecer síndrome de Zolliger-Ellison que es una producción anormal de la hormona gástrica.

.

Síntomas más frecuentes:

Hay que tener en cuenta que este cortejo de manifestaciones no siempre están presentes. Algunas personas presentan tan solo un síntoma leve o ninguno. Muchos de estos síntomas son semiologías compartidas por otras afecciones como gastritis erosiva, litiasis biliar, pancreatitis, cáncer de estómago, cáncer de esófago, etc.

.

Dolor abdominal que a veces les despierta en la noche, o bien aparece a las 2 ó 3 horas después de haber comido, en ocasiones empeora cuando el estómago está vacío. Se les puede aliviar al tomar antiácidos o leche, pero reaparece casi enseguida.

Suelen tener digestiones lentas y difíciles, náuseas, vómitos, que en los casos más graves, son con sangre al igual que en las heces, las cuales son negras y malolientes.

Por supuesto pierden peso, se muestran irritables, están pálidos y se fatigan al menor esfuerzo debido a la pérdida de sangre.

Tienen sensación de plenitud después de las comidas.

En ocasiones, dolor torácico.

Reflujo gastroesofágico

Pirosis; es decir sensación de dolor o quemazón en el esófago.

Náuseas.

Vómitos.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Ramakrishnan K, Salinas RC. Peptic ulcer disease. Am Fam Physician. 2007;76(7):1005-12.
  • Chey WD, Wong BC. American College of Gastroenterology guideline on the management of Helicobacter pylori infection. Am J Gastroenterol. Aug 2007;102(8):1808-25.
  • Malagelada JR, Kuipers EJ, Blaser MJ. Acid peptic disease: clinical manifestations, diagnosis, treatment, and prognosis. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 142.
  • Lanza FL, Chan FK, Quigley EM: Practice Parameters Committee of the American College of Gastroenterology. Guidelines for prevention of NSAID-related ulcer complications. Am J Gastroenterol. 2009;104:728-738.
  • Harrison Principios de Mediciona Interna, 17ª edicion, McGraw-Hill.