Litiasis

La litiasis renal o lo que es lo mismo, los cálculos renales. Son pequeñas formaciones sólidas que se crean a partir de sustancias que contiene la orina. Esas sustancias pueden quedarse en el riñón o bien desprenderse y bajar por los conductos urinarios (uréteres) hasta la vejiga para luego terminar saliendo por la uretra.

En ocasiones esos cálculos son demasiado grandes y quedan anclados en los conductos, produciendo sangrado y un intenso dolor. Entonces se produce lo que conocemos con el nombre de cólico nefrítico.

Por lo general son de color amarillo o marrón, lisa o con picos y pueden ser tan diminutas como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf. Dependiendo del tamaño de las mismas, podrán tener mayor o menor facilidad para salir por los uréteres por sí solas.

Surgen del rompimiento de un equilibrio que es delicado en el que se debe mantener la solubilidad y evitar la precipitación de las sales. Para que se forme un cálculo se necesita de:

Sobresaturación: Significa que nada estorba en tu sistema y tiende así a la cristalización, este límite está influenciado por muchos factores, como el pH, la concentración y la presencia de otros compuestos. Por ejemplo el Calcio con el oxalato, el fosfato con el citrato; forman muchas sustancias solubles entre sí, por lo tanto si disminuyen las concentraciones de citrato en orina entonces existirá más sobresaturación, al igual que si disminuye la cantidad de agua en orina, facilitando así la formación de cristales.

El pH también influye, porque al aumentar este, esto hace que aumente la cantidad total de fosfato ionizado el cual se unirá al Ca+2, haciendo que se precipiten cada vez más brushita y apatita. Por el contrario cuando el pH < 5.5 disminuyen la frecuencia de cristales de fosfato pero hace que se eleven los cristales de ácido úrico.

Cristalización: Comienza con la formación de núcleos de cristales, que pueden ser restos celulares hasta otros cristales (núcleos heterogéneos). Estos núcleos se retienen en la pelvis renal; esto es posible a través de las excrescencias o proliferaciones sobre placas de apatita en papilas renales (Placas de Randall). Las Placas de Randall, surgen en la membrana basal de la porción fina del asa de Henle pasan a través del intersticio, hacia la membrana basal del endotelio papilar, cuando estas células endoteliales son lesionadas, esto deja expuesta estas placas, haciéndolas bases para la cristalización de oxalato de calcio.

.

Tipos de Cálculos renales.

Cálcico: Es la más común de todas ya que el calcio es un mineral que forma parte de nuestra dieta diaria. Generalmente en el organismo, aquel calcio que no se utiliza para los huesos o los músculos, pasa directamente a los riñones para ser eliminado por la orina y, sucede que en algunas personas éste es retenido uniendo a otros desperdicios, formando la piedra o cálculo. Parecen ser de origen hereditario.

Triple fosfato o estruvita: Puede formarse después de una infección o presencia de cuerpos extraños en el sistema urinario. Estas piedras contienen magnesio, amoníaco y fosfato.

Ácido úrico: Se forman debido a un exceso de ácido úrico en la sangre. Son de etiología hereditaria (solo en varones).

Cistina: Son poco comunes pero hereditarias. Ésta es una sustancia que forma parte de los músculos, nervios y otras partes del cuerpo, pero se puede acumular en la orina hasta llegar a formar piedras de la misma.

Xantinas: Son sustancias que pertenecen a un grupo químico de bases purínicas.

Iatrogénicos: Provocadas por fármacos.

Silicato: Inducida por fármacos.

.

Los inhibidores de la formación de cristales son:

Pirofosfato inorgánico: Mayor acción contra cristales de Fosfato de Calcio que contra los de Oxalato de Calcio.

Citrato: Forma complejos solubles con el calcio.

Glucoproteínas: Inhiben la cristalización de oxalato de calcio.

Fitato: Inhibe la nucleación del oxalato cálcico, con una potencia 1000 veces superior al citrato; inhibe la nucleación del fosfato cálcico, e inhibe el crecimiento cristalino del oxalato cálcico.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Exceso de ácido úrico.

Trastornos de la absorción, metabolismo o excreción de los componentes de los cálculos (calcio, ácido oxálico, ácido úrico).

Trastorno de los inhibidores de la formación de cálculos (ácido cítrico y magnesio).

Trastornos de la acidez (Ph) de la orina.

.

Síntomas más frecuentes.

Cólico nefrítico consistente en un dolor, a veces muy intenso, que se produce por el taponamiento de la salido de la orina del riñón. Generalmente se localiza en la zona lumbar y se irradia hacia el abdomen y los genitales. El dolor se acompaña de náuseas, vómitos, sudoración y sensación de hinchazón abdominal.

Aparición de sangre en la orina (hematuria) que se produce por las lesiones que producen las piedras o cálculos al pasar por los conductos urinarios.

Infecciones frecuentes de orina.

Puede presentarse como un dolor abdominal de inicio agudo de menos de 12 horas de evolución.

Obstrucción en el flujo de la orina. Si la obstrucción se produce en la porción parietal del uréter en la vejiga, puede producir

Tenesmo. Es la sensación de que se necesita defecar, aunque los intestinos ya estén vacíos. Esto puede estar acompañado de dolor, cólicos y esfuerzo para defecar.

Polaquiuria. Aumento de la necesidad de miccionar durante el día, que suelen ser de escasa cantidad.

Disuria. La micción se vuelve dolorosa e incompleta.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Dr. José Enrique Robles García. Especialista en Urología. Clínica Universitaria de Navarra.