FigidezFrigidez significa falta de apetito sexual o disfunción sexual; es decir cualquier etapa del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo y resolución) que impida al individuo o a la pareja el disfrute de la actividad sexual. En la mujer es mucho más frecuente que en el hombre. No se sabe a ciencia cierta cuáles son los motivos de ello por lo que las teorías apuntan hacía factores psicológicos y desconocimiento por parte del hombre de la manipulación de las zonas más erógenas de la mujer. Por otra parte existen factores culturales y sociales que inhiben a la mujer a disfrutar del sexo como el hombre, mucho más relajado en las relaciones sexuales.

Por último, es importante señalar que en la mujer después de los 50 años se producen cambios sustanciales a nivel hormonal que entre otras cosas, reducen los niveles de estrógenos causando con ello una sequedad vaginal y una disminución de su apetito sexual.

Es sin duda importante que tanto la mujer como el hombre, llegados a esta situación, sean francos con su pareja.

Las disfunciones sexuales suelan clasificarse en cuatro categorías:

Anafrodisia o trastornos del deseo sexual: Pueden ser causados por la edad, el embarazo, la fatiga, medicamentos antidepresivos (ISRS), enfermedades psiquiátricas, disminución en los niveles de estrógenos o de testosterona.

Trastornos de la excitación sexual: Previamente llamados impotencia en los hombres y frigidez en las mujeres. Estos desórdenes se manifiestan como aversión o elusión al contacto sexual con la pareja; su causa puede ser una falta de lubricación vaginal, en las mujeres  o una insuficiencia en el riego, en el caso de los hombres.

Trastornos del orgasmo: Puede darse una ausencia del mismo o un retraso permanente, tras una fase normal de excitación. En este caso, también su causa puede ser el uso de antidepresivos.

Trastornos de dolor sexual: En este caso afectan casi exclusivamente a las mujeres y se le conoce con el nombre de dispareunia (intercambio sexual doloroso) y vaginismo (espasmos involuntarios de los músculos de la pared vaginal que dificultan o impiden el coito). En el primer caso, puede ser ocasionado por una falta suficiente de lubricación vaginal.

 .

Causas y Factores a tener en cuenta.

Además de lo anteriormente expuesto, las causas y factores pueden ser:

Abusos sexuales.

Menopausia.

Embarazo y lactancia.

Depresión.

Estrés.

Abuso de sustancias tóxicas como alcohol o drogas.

Trastornos sexuales dolorosos femeninos, como  la vestivulitis vulvar que parece estar relacionado con problemas en la piel en las zonas vaginal y vulvar.

Enfermedades de transmisión sexual.

Complejos y miedos.

Infidelidad.

Falta de compañero/a sexual.

Incapacidad para controlar el momento de la eyaculación.

Incapacidad para relajar los músculos de la pared vaginal lo suficiente como para permitir el coito.

Confusión en la orientación sexual.

Ablación.

Circuncisión.

.

Síntomas más frecuentes.

Falta de deseo en el intercambio sexual.

Disfunción eréctil masculina.

Dolor en el coito, en las mujeres.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • En MedlinePlus puede encontrar más información sobre Disfunción sexual.
  • Basson, Rosemary (marzo de 2000). «Report of the International Consensus Development Conference on Female Sexual Dysfunction: Definitions and Classificasions». The Journal of Urology (Estado Unidos de América) 163:  pp. 888-893. doi:10.1590/S1415-47572005000100022ISSN 1415-4757.
  • Bhasin S, Basson R. Sexual dysfunction in men and women. In: Kronenberg HM, Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 11th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2008:chap 19.
  • Shafer LC. Sexual disorders and sexual dysfunction. In: Stern TA, Rosenbaum JF, Fava M, Biederman J, Rauch SL, eds. Massachusetts General Hospital Comprehensive Clinical Psychiatry. 1st ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier; 2008:chap 36.
  • Clayton AH, Hamilton DV. Female sexual dysfunction. Psychiatr Clin North Am. 2010 Jun;33(2):323-38.