Colesterol

El colesterol es una sustancia grasa que se encuentra en los tejidos corporales y el plasma sanguíneo. Se presenta en altas concentraciones en el hígado, la médula espinal, el cerebro y el páncreas. Proviene de dos fuentes: nuestro organismo y los alimentos que ingerimos.

La fórmula química del colesterol se representa de dos formas:

C27H46O / C27H45OH.

La biosíntesis del colesterol tiene lugar en el retículo endoplasmático liso de virtualmente todas las células de los animales vertebrados.

Los pasos principales de la síntesis de colesterol son:

  • Tres moléculas de acetil-CoA se combinan entre sí formando mevalonato, el cual es fosforilado a 3-fosfomevalorato 5-pirofosfato.
  • El 3-fosfomevalorato 5-pirofosfato es descarboxilado y desfosforilado a 3- isopentil pirofosfato.
  • Ensamblaje sucesivo de seis moléculas de isopentil pirofosfato para originar escualeno, vía geranil pirofosfato y farnesil pirofosfato.
  • Ciclación del escualeno a lanosterol.
  • El lanosterol se convierte en colesterol después de numerosas reacciones sucesivas, enzimáticamente catalizadas, que implican la eliminación de tres grupos metilo (-CH3), el desplazamiento de un doble enlace y reducción del doble enlace de la cadena lateral.

En el ser humano no puede metabolizar la estructura del colesterol hasta CO2 y H2O. El núcleo intacto de esterol se elimina del cuerpo convirtiéndose en ácidos y sales biliares las cuales son secretadas en la bilis hacia el intestino para desecharse por heces fecales. Parte de colesterol intacto es secretado en la bilis hacia el intestino el cual es convertido por las bacterias en esteroides neutros como coprostanol y colestanol.

En ciertas bacterias sí se produce la degradación total del colesterol y sus derivados; sin embargo, la ruta metabólica es aún desconocida en la cual al ser humano puede afectar muy severamente.

La concentración actualmente aceptada como normal de colesterol en el plasma sanguíneo (colesterolemia) de individuos sanos es de 150 a 200 mg/dL. El colesterol, en niveles adecuados, es importante para que nuestro cuerpo funcione correctamente, ya que es esencial para crear la membrana plasmática que regula la entrada y salida de sustancias que atraviesan la célula; pero el exceso de él, es altamente perjudicial (hipercolesterolemia).

Los seres humanos tenemos 2 tipos de colesterol: el bueno o HDL que significa, lipoproteína de alta densidad, que nos ayuda a prevenir la acumulación de grasa en las arterias; y el malo o LDL, que significa lipoproteína de baja densidad: Los niveles altos de éste colesterol (LDL), por encima de 130, provocan una obstrucción en las arterias, lo cual interrumpe el flujo sanguíneo pudiendo dar lugar entre otras cosas, al infarto.

Actualmente se reconoce ampliamente el papel causal del colesterol presente en las lipoproteínas de baja densidad (LDL) en la patogenia de la arteriosclerosis.

La mayor parte de dicho colesterol se encuentra en forma de ésteres de colesterol, en los que algún ácido graso, especialmente el ácido linoleico (un ácido graso de la serie omega-6), esterifica al grupo hidroxilo del colesterol.

Sin embargo, y considerando lo anterior, se ha definido clínicamente que los niveles de colesterol plasmático total (la suma del colesterol presente en todas las clases de lipoproteínas) recomendados por la Sociedad Norteamericana de Cardiología (AHA) son:

  • Colesterolemia por debajo de 200 mg/dL (miligramos por decilitros): Es la concentración deseable para la población general, pues por lo general correlaciona con un bajo riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Colesterolemia entre 200 y 239 mg/dL: Existe un riesgo intermedio en la población general, pero es elevado en personas con otros factores de riesgo como la diabetes mellitus.
  • Colesterolemia mayor de 240 mg/dL: Puede determinar un alto riesgo cardiovascular y se recomienda iniciar un cambio en el estilo de vida, sobre todo en lo concerniente a la dieta y al ejercicio físico.

.

Funciones del colesterol en el organismo.

El colesterol es imprescindible para la vida animal por sus numerosas funciones:

Estructural: Es un componente muy importante de las membranas plasmáticas de los animales. Aunque el colesterol se encuentra en pequeña cantidad en las membranas celulares, en la membrana citoplasmática lo hallamos en una proporción molar 1:1 con relación a los fosfolípidos, regulando sus propiedades físico-químicas, en particular la fluidez. Sin embargo, el colesterol se encuentra en muy baja proporción o está prácticamente ausente en las membranas subcelulares.

Precursor de la vitamina D: Esencial en el metabolismo del calcio.

Precursor de las hormonas sexuales: Progesterona, estrógenos y testosterona.

Precursor de las hormonas corticoesteroidales: Cortisol y aldosterona.

Precursor de las sales biliares: Esenciales en la absorción de algunos nutrientes lipídicos y vía principal para la excreción de colesterol corporal.

Precursor de las balsas de lípidos.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Los niveles altos de colesterol pueden deberse a diferentes causas y factores, estos son algunos de los más importantes:

Tabaquismo.

Vida sedentaria carente de ejercicio físico.

Alimentación inadecuada rica en grasas.

Hipertensión arterial.

Antecedentes familiares.

Obesidad.

Estrés.

Edad.

Sexo.

.

Síntomas más frecuentes.

El colesterol en muchas ocasiones no presenta síntomas y solo es detectable al realizar análisis de sangre, lo cual lo hace aún más peligroso. En algunos pacientes se han podido observar algunos datos:

Presencia de pequeños abultamientos de materia grasa alrededor de los ojos (xantomas).

Cansancio.

Somnolencia.

.

En casos severos, donde ya se encuentra comprometido el sistema vascular, podremos encontrar además, estos otros síntomas:

Mareos.

Inflamación de las extremidades.

Adormecimiento de las extremidades.

Fatiga ante esfuerzos mínimos.

Visión borrosa.

Dolor en el pecho.

.

.

.

Referencias y Bibliografía: 

  • Lehninger, A. L. 1976. Curso breve de bioquímica. Omega, Barcelona. ISBN84-282-0445-4   
  • Devlin, T. M. 2004. Bioquímica, 4ª edición. Reverté, Barcelona. ISBN 84-291-7208-4