Porque la salud es nuestro bien más preciado

922-38-86-06
rdnattural@rdnattural.es
Bienvenid@

Curso de Medicina Natural


Estamos seguros de que el estudiante de esta noble y antigua profesión, quedará absolutamente formado para ejercerla con su mayor rigor y fiabilidad. A la vez tendrá en su poder una completísima enciclopedia de 2.410 páginas, que podrá consultar de forma rápida si lo requiere, o elaborar por sí mismo combinaciones de terapias y fórmulas magistrales, si su espíritu es inquieto.

+ Info Comprar Ahora

Artrosis - Nutrición y Recomendaciones

artrosisLa artrosis, también conocida como enfermedad degenerativa articular, es el tipo más frecuente de afección de las articulaciones. Se caracteriza por el desgaste progresivo del cartílago (la almohadilla), que hace ...

Comprar Ahora - 3,25 €  

Cirrosis hepática

CirrosisUna cirrosis hepática implica que las células del parenquima  o hepatocitos (células que lo hacen funcional) del hígado al morir, son sustituidas por un tejido anormal. Comienzan a aparecer depósitos de fibras de colágeno formando nódulos que aislan el tejido hepático alterando su arquitectura y dificultando la relación entre los hepatocitos y los vasos sanguíneos finos, a través de los cuales ejercen sus funciones, depuran y nutren. Según la OMS mueren aproximadamente unas 200.000 personas a causa de cirrosis hepática en los países desarrollados. En España, afecta a 4 de cada 10.00 personas y su origen, es fundamentalmente el abuso del alcohol.

En la evolución de la enfermedad se pueden distinguir dos fases según los pacientes hayan o no desarrollado las complicaciones de la enfermedad: Cirrosis compensada y Cirrosis descompensada.

En muchos casos, el diagnóstico de la cirrosis es casual, puesto que en la fase compensada de la enfermedad sus manifestaciones pueden ser poco aparentes, presentando síntomas vagos o inespecíficos como dispepsia o astenia.

En la cirrosis descompensada pueden aparecer las siguientes complicaciones:

Ascitis: Acumulo de líquido libre intraabdominar; éste puede infectarse causando una peritonitis bacteriana espontánea.

Encefalopatía hepática:Un deterioro de la función neurológica, relacionado con el paso desde la circulación portal a la circulación general, de sustancias no depuradas por el hígado.

Hemorragias digestivas por varices esofágicas.

Ictericia: Un aumento en los niveles de bilirrubina que se acumulan en los tejidos. La piel y los ojos se tornan amarillentos.

El desarrollo de un hepatocarcinoma: Cáncer de hígado.

 

En el desarrollo de estas complicaciones intervienen básicamente dos factores:

La hipertensión portal, es decir un aumento de la tensión arterial en la vena porta.

La insuficiencia hepatocelular.

. 

Causas y Factores a tener en cuenta.   

Las principales causas de cirrosis en los países desarrollados son:

Hepatitis crónica a causa del virus C: Se trata de una enfermedad infectocontagiosa que provoca una inflamación del hígado ocasionando que éste deje de funcionar.

Hepatitis crónica por virus B: Es una infección que se caracteriza por necrosis e inflamación del hígado.

Infección crónica mixta por virus B y D.

Consumo excesivo y continuado de alcohol.

Hemocromatosis primaria, es decir una excesiva sobrecarga de hierro en el hígado.

Enfermedad de Wilson, es decir sobrecarga de cobre en el hígado.

Intoxicación hepática por fármacos u otros químicos hepatotóxicos.

Enfermedades crónicas de la vesícula biliar que afecten a la producción o a la salida de bilis del hígado.

Deficiencia de alfa-1 antitripsina. Se trata de una enfermedad genética hereditaria muy rara, que puede ser causa de enfermedad crónica hepática.

Enfermedades metabólicas adquiridas como la esteatohepatitis no alcohólica (inflamación grasa del hígado) asociada a la diabetes a la dislipemia.

Prácticas sexuales de alto riesgo.

Personas que abusan de la sal.

.

Síntomas más frecuentes.

En una cirrosis compensada: 

Aumento en los niveles de transaminasas.

Falta de apetito.

Pérdida de peso.

Fatiga o Cansancio generalizado.

Debilidad general.

Náuseas y vómitos.

. 

En una cirrosis descompensada: 

Vómitos con sangre en casos más severos cuando existen varices esofágicas o alteraciones en la coagulación de la sangre.

Inflamación del vientre a causa de la aparición de líquido (ascitis).

Fiebre.

En los varones es frecuente que presenten impotencia y aumento en el tamaño de las mamas (ginecomastia).

En las mujeres es frecuente que se produzcan trastornos de la menstruación con reglas irregulares y escasas.

Pérdida o disminución en el vello, concretamente en las axilas y el pubis.

Aparición de arañas vasculares en la piel.

Aumento de las glándulas parótidas.

Enrojecimiento de las palmas de las manos.

. 

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Gran Colección de la salud, Enfermedades y tratamientos 3, páginag  26 y 27, Editorial Plaza & Janéz, 2003, ISBN: 84-9789-265-8   

 

Volver

Comentarios del naturópata

Cuando recibo personas afectadas del hígado o de la vesícula biliar, trato de hacerles entender lo siguiente: El hígado constituye la primera estación procesadora y depuradora de las sustancias que transporta la sangre procedente del intestino. La vesícula es un reservorio de bilis que debe vaciarse en el momento adecuado (cuando pasen grasas por el duodeno) y con la intensidad adecuada. El funcionamiento correcto de ambos órganos es imprescindible para nuestro organismo. Existen muchas enfermedades que pueden atacar a uno u otro causando, en ocasiones graves problemas, uno de ello la cirrosis. Si tenemos en cuenta cual es su función, es fácil de comprender que todo aquello que ingerimos, nuestro hígado es el encargado de procesarlo; por eso una alimentación adecuada es algo a tener en cuenta, primero a modo de prevención y en estos casos como elemento colaborador para su desintoxicación.

Mi recomendación en estos casos es la siguiente:

1.- Alimentación encaminada a la depuración del hígado, la vesícula biliar y el intestino.

2.- Plantas y complementos que colaboren en su desintoxicación a base de:

3.- Si la situación lo requiere y el hígado está dañado, sugiero unas sesiones de Hipertermia profunda para regenerar sus células.

Recomendaciones generales

RD NATTURAL ha elaborado y pone a su disposición en documentos PDF, la relación de los alimentos más aconsejables en estos casos, aquellos que deben ser evitados por su nivel de toxicidad y, una serie de consejos naturales para ayudar en la mejoría de estas personas. También si así lo desea podrá obtener plantas depurativas del hígado y la vesícula biliar, mezcla de plantas adecuadas, vitaminas, minerales y aminoácidos; todos ellos elaborados con materiales naturales de la más alta calidad.

cirrosis_nutricion[1]
 

8 Respuestas a “Cirrosis hepática”

  1. rdnattural dice:

    Hola buenas tardes le envio nutricion recomendada para la cirrosis, lamentablemente para las varices esofagicas no puedo ayudarle espero que con esto le ayude.
    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    Un Saludo.

  2. Juan Manuel dice:

    Hola, he sido diagnosticado con varices esofagicas , ya se me han reventado en dos ocasiones, en la que me he puesto muy mal y me han tenido que ligar, también mi diagnostico es de cirrosis hepática, solicito su ayuda y el mejor programa para mejorar,,,gracias.
    presento todos los síntomas que ha descrito en este tema.

  3. admin dice:

    Buenos días Vero, en este enlace podrá descargarse en su ordenador los alimentos más adecuados, los menos recomendables, así como una serie de recomendaciones generales para su vida diaria.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  4. VERO MOLINA dice:

    HOLA….

    BUENAS TARDES .. QUISIERA ME AYUDARA PARA SABER Q TIPO DE DIETA PUEDO HACER PARA MI HERMANO ES DIAGNOSTICADO CON VARICES ESOFAGICAS Y CIRROSIS HEPATICA AYUDA POR FAVOR

  5. rdnattural dice:

    Buenos días Patricia, aunque a su espeso le resulte difícil no comer cerdo y sus derivados, ésta carne es muy perjudicial padeciendo una cirrosis hepática. Ha de ser consciente de que al hacerlo su hígado empeora día a día y los resultados pueden ser nefastos. Hágale saber que comer significa unos minutos y las consecuencias de los que has comido son horas. La salud es un bien muy precioso y debe cuidarse para no perderla.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  6. Patricia Antonia A. dice:

    mi esposo acaba de ser diagnosticado con cirrosis hepática, vivimos en Merida y el esta muy acostumbrado a carne de cerdo..le es difícil cambiar radicalmente su alimentación, por favor aconséjeme. gracias.

  7. rdnattural dice:

    Buenos días Eva, los tratamientos de Hipertermia profunda pueden ayudar y mucho a mejorar el problema de su madre ya que, ayuda en la eliminación de los radicales libres y la regeneración de los tejidos afectados por la enfermedad. Además, no presenta efecto secundario alguno.
    En cuanto a las plantas, estas son las que mejor servicios pueden prestar: Ácoro verdadero, Alcachofa, Artemisa, Bardana, Berro, Boldo, Cardo mariano, Cardo santo, Cúrcuma, Diente de león, Escrofularia, Fresa silvestre, Genciana, Hepática, Hinojo, Jengibre, Limonero, Marrubio, Menta piperita, Níspero, Rábano rusticano, Regaliz, Té verde, Verónica.
    Por último, la alimentación que sin duda juega un papel esencial en cualquier enfermedad y más en la cirrosis; en este enlace podrá descargarse en su ordenador unos PDF dedicados a la Nutrición y Recomendaciones generales.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  8. eva dice:

    hola a mi mama le diagnosticaron cirrosos hepática mixta en fase inicial quisiera saber que plantas y alimentos son buenos para regenerar células hapaticas y que tipo de terapia de hipertermia profunda se le puede proporcionar gracias espero su respuesta

Deja un comentario

Alimentación y
consejos
para esta enfermedad


Descargue PDF(S):

Publicidad

banner_medestec_A35