adnEl ADN (ácido desoxirribonucleico), lo aisló por primera vez, durante el invierno de 1869, el médico suizo Friedrich Miescher. Es un ácido nucleico que contiene instrucciones genéticas usadas en el desarrollo y funcionamiento de todos los organismos vivos conocidos y algunos virus, y es responsable de su transmisión hereditaria. El papel principal de la molécula de ADN es el almacenamiento a largo plazo de información. Muchas veces, el ADN es comparado con un plano o una receta, o un código, ya que contiene las instrucciones necesarias para construir otros componentes de las células, como las proteínas y las moléculas de ARN. Los segmentos de ADN que llevan esta información genética son llamados genes, pero las otras secuencias de ADN tienen propósitos estructurales o toman parte en la regulación del uso de esta información genética.

Desde el punto de vista químico, el ADN es un polímero de nucleótidos, es decir, un polinucleótido. Un polímero es un compuesto formado por muchas unidades simples conectadas entre sí, como si fuera un largo tren formado por vagones. En 1919 Phoebus Levene identificó que un nucleótido y cada vagón está formado por una base nitrogenada (que puede ser adenina→A, timina→T, citosina→C oguanina→G), un azúcar (la desoxirribosa) y un fosfato que actúa como enganche de cada vagón con el siguiente, y por ello la secuencia del ADN se especifica nombrando sólo la secuencia de sus bases. La disposición secuencial de estas cuatro bases a lo largo de la cadena (el ordenamiento de los cuatro tipos de vagones a lo largo de todo el tren) es la que codifica la información genética: por ejemplo, una secuencia de ADN puede ser ATGCTAGATCGC. En los organismos vivos, el ADN se presenta como una doble cadena de nucleótidos, en la que las dos hebras están unidas entre sí por unas conexiones denominadas puentes de hidrógeno.

Para que la información que contiene el ADN pueda ser utilizada por la maquinaria celular, debe copiarse en primer lugar en unos trenes de nucleótidos, más cortos y con unas unidades diferentes, llamados ARN. Las moléculas de ARN se copian exactamente del ADN mediante un proceso denominado transcripción. Una vez procesadas en el núcleo celular, las moléculas de ARN pueden salir al citoplasma para su utilización posterior. La información contenida en el ARN se interpreta usando el código genético, que especifica la secuencia de los aminoácidos de las proteínas, según una correspondencia de un triplete de nucleótidos (codón) para cada aminoácido. Esto es, la información genética (esencialmente: qué proteínas se van a producir en cada momento del ciclo de vida de una célula) se halla codificada en las secuencias de nucleótidos del ADN y debe traducirse para poder funcionar. Tal traducción se realiza usando el código genético a modo de diccionario. El diccionario secuencia de nucleótido-secuencia de aminoácidos permite el ensamblado de largas cadenas de aminoácidos (las proteínas) en el citoplasma de la célula. Por ejemplo, en el caso de la secuencia de ADN indicada antes (ATGCTAGATCGC…), la ARN polimerasa utilizaría como molde la cadena complementaria de dicha secuencia de ADN (que sería TAC-GAT-CTA-GCG-…) para transcribir una molécula de ARNm que se leería AUG-CUA-GAU-CGC-… ; el ARNm resultante, utilizando el código genético, se traduciría como la secuencia de aminoácidos metioninaleucinaácido aspárticoarginina-.

Las secuencias de ADN que constituyen la unidad fundamental, física y funcional de la herencia se denominan genes. Cada gen contiene una parte que se transcribe a ARN y otra que se encarga de definir cuándo y dónde deben expresarse. La información contenida en los genes (genética) se emplea para generar ARN y proteínas, que son los componentes básicos de las células, los ladrillos que se utilizan para la construcción de los orgánulos u organelos celulares, entre otras funciones.

Dentro de las células, el ADN está organizado en estructuras llamadas cromosomas que, durante el ciclo celular, se duplican antes de que la célula se divida. Los organismos eucariotas (por ejemplo, animales, plantas, y hongos) almacenan la mayor parte de su ADN dentro del núcleo celular y una mínima parte en elementos celulares llamados mitocondrias, y en los plastos y los centros organizadores de microtúbulos o centríolos, en caso de tenerlos; los organismos procariotas (bacterias y arqueas) lo almacenan en el citoplasma de la célula, y, por último, los virus ADN lo hacen en el interior de la cápsida de naturaleza proteica. Existen multitud de proteínas, como por ejemplo las histonas y los factores de transcripción, que se unen al ADN dotándolo de una estructura tridimensional determinada y regulando su expresión. Los factores de transcripción reconocen secuencias reguladoras del ADN y especifican la pauta de transcripción de los genes. El material genético completo de una dotación cromosómica se denomina genoma y, con pequeñas variaciones, es característico de cada especie.

.

Funciones biológicas de ADN.

Las funciones biológicas del ADN incluyen el almacenamiento de información (genes y genoma), la codificación de proteínas (transcripción y traducción) y su autoduplicación (replicación del ADN) para asegurar la transmisión de la información a las células hijas durante la división celular.

El ADN se puede considerar como un almacén cuyo contenido es la información (mensaje) necesaria para construir y sostener el organismo en el que reside, la cual se transmite de generación en generación. El conjunto de información que cumple esta función en un organismo dado se denomina genoma, y el ADN que lo constituye, ADN genómico.

El ADN genómico (que se organiza en moléculas de cromatina que a su vez se ensamblan en cromosomas) se encuentra en el núcleo celular de los eucariotas, además de pequeñas cantidades en las mitocondrias y cloroplastos. En procariotas, el ADN se encuentra en un cuerpo de forma irregular denominado nucleoide.

La información genética de un genoma está contenida en los genes, y al conjunto de toda la información que corresponde a un organismo se le denomina su genotipo. Un gen es una unidad de herencia y es una región de ADN que influye en una característica particular de un organismo, por ejemplo el color de los ojos, las facciones físicas, el carácter, etc.

Desde este punto de vista, las obreras de este mecanismo son las proteínas. Estas pueden ser estructurales, como las proteínas de los músculos, cartílagos, pelo, etc., o funcionales, como la hemoglobina o las innumerables enzimas del organismo. La función principal de la herencia es la especificación de las proteínas, siendo el ADN una especie de plano receta para producirlas. La mayor parte de las veces la modificación del ADN provocará una disfunción proteica que dará lugar a la aparición de alguna enfermedad. Pero en determinadas ocasiones, las modificaciones podrán provocar cambios beneficiosos que darán lugar a individuos mejor adaptados a su entorno.

Las aproximadamente treinta mil proteínas diferentes en el cuerpo humano están constituidas por veinte aminoácidos diferentes, y una molécula de ADN debe especificar la secuencia en que se unen dichos aminoácidos.

En el proceso de elaborar una proteína, el ADN de un gen se lee y se transcribe a ARN. Este ARN sirve como mensajero entre el ADN y la maquinaria que elaborará las proteínas y por eso recibe el nombre de ARN mensajero o ARNm. El ARN mensajero sirve de molde a la maquinaria que elabora las proteínas, para que ensamble los aminoácidos en el orden preciso para armar la proteína.

El dogma central de la biología molecular establecía que el flujo de actividad y de información era: ADN → ARN → proteína. No obstante, en la actualidad ha quedado demostrado que este dogma debe ser ampliado, pues se han encontrado otros flujos de información: en algunos organismos (virus de ARN) la información fluye de ARN a ADN; este proceso se conoce como transcripción inversa o reversa, también llamada retrotranscripción. Además, se sabe que existen secuencias de ADN que se transcriben a ARN y son funcionales como tales, sin llegar a traducirse nunca a proteína: son los ARN no codificantes, como es el caso de los ARN interferentes.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Sergio Ferrer. El verdadero sentido de la vida Journal of Feelsynapsis (JoF). ISSN: 2254-3651. 2011 (1): 119-127
  • Dahm R (2005). «Friedrich Miescher and the discovery of DNA». Dev Biol 278 (2):  pp. 274–88. doi:10.1016/j.ydbio.2004.11.028PMID 15680349.
  • http://www.terradaily.com/reports/Building_Life_On_Earth_999.html Dato del descubrimiento del ADN en terradaily.com
  • Dahm R (2008). «Discovering DNA: Friedrich Miescher and the early years of nucleic acid research». Hum Genet 122 (2):  pp. 565-581. PMID 17901982.
  • Levene P, (1919). «The structure of yeast nucleic acid». J Biol Chem 40 (2):  pp. 415–24.
  • Dhanda, J.S.; Shyam S. Chauhan (22-Feb-2008). «Structural Levels of Nucleic Acids and Sequencing.». En All India Institute of Medical Sciences. Molecular Biology. (Department of Biochemistry edición). New Delhi – 110 029. (Revisado el 7 de octubre de 2008).
  • Lorenz MG, Wackernagel W (1994). «Bacterial gene transfer by natural genetic transformation in the environment». Microbiol. Rev. 58 (3):  pp. 563–602. PMID7968924.
  • Avery O, MacLeod C, McCarty M (1944). «Studies on the chemical nature of the substance inducing transformation of pneumococcal types. Inductions of transformation by a desoxyribonucleic acid fraction isolated from pneumococcus type III». J Exp Med 79 (2):  pp. 137–158.
  • Hershey A, Chase M (1952). «Independent functions of viral protein and nucleic acid in growth of bacteriophage». J Gen Physiol 36 (1):  pp. 39–56. PMID 12981234.
  • Watson J.D. and Crick F.H.C. (1953). «A Structure for Deoxyribose Nucleic Acid».Nature 171:  pp. 737–738. doi:10.1038/171737a0PMID 13054692.
  • Nature Archives Double Helix of DNA: 50 Years
  • Franklin, R. E. (1953). «Molecular Configuration in Sodium Thymonucleate. Franklin R. and Gosling R.G.». Nature 171:  pp. 740–741. doi:10.1038/171740a0PMID13054694.
  • Wilkins M.H.F., A.R. Stokes A.R. & Wilson, H.R. (1953). «Molecular Structure of Deoxypentose Nucleic Acids». Nature 171:  pp. 738–740. doi:10.1038/171738a0.PMID 13054693.
  • The Nobel Prize in Physiology or Medicine 1962 Nobelprize .org (Revisado el 22 de diciembre de 06).
  • Brenda Maddox (23 de enero de 2003). «The double helix and the \’wronged heroine\’». Nature 421:  pp. 407–408. doi:10.1038/nature01399PMID 12540909.
  • Alberts, Bruce; Alexander Johnson, Julian Lewis, Martin Raff, Keith Roberts, and Peter Walters (2002). Molecular Biology of the Cell; Fourth Edition. New York and London: Garland Science. ISBN 0-8153-3218-1.
  • Butler, John M. (2001) Forensic DNA Typing Elsevier. pp. 14–15. ISBN 978-0-12-147951-0.
  • Mandelkern M, Elias J, Eden D, Crothers D (1981). «The dimensions of DNA in solution». J Mol Biol 152 (1):  pp. 153–61. PMID 7338906.
  • Gregory S, et al. (2006). «The DNA sequence and biological annotation of human chromosome 1». Nature 441 (7091):  pp. 315–21. PMID 16710414.
  • Watson JD; Crick FHC. A structure for Deoxyribose Nucleic Acid. Nature171(4356):737-738.. (April, 1953) Texto Completo
  • Watson J, Crick F (1953). «Molecular structure of nucleic acids; a structure for deoxyribose nucleic acid». Nature 171 (4356):  pp. 737–8. PMID 13054692.
  • Andrew Bates (2005). «DNA structure». DNA topology. Oxford University Press. ISBN 0-19-850655-4.
  • Berg J., Tymoczko J. and Stryer L. (2002) Biochemistry. W. H. Freeman and Company ISBN 0-7167-4955-6
  • Abbreviations and Symbols for Nucleic Acids, Polynucleotides and their Constituents IUPAC-IUB Commission on Biochemical Nomenclature (CBN), consultado el 3 ene 2006

Artículos relacionados

¡Comparte salud y conocimiento!