La es el tejido fluido que circula por el corazón, arterias, venas y capilares. Su función es la de hacer llegar el oxígeno y el alimento a todas las células, así como retirar el anhídrido de carbono y las sustancias de desecho. Por la circulación sanguínea viajan tres tipos de células:

Advertisements

 

Formación de la sangre: o

También llamados eritrocitos. Se producen en la médula ósea y constituyen aproximadamente el 40% del volumen sanguíneo. Son células en forma de disco bicóncavo que no tienen núcleo. En la sangre hay normalmente entre 4 y 5,5 millones por milímetro cúbico (mm3). Viven unos 120 días. Su tamaño es de unas 8 micras (8 milésimas de milímetro).

Su función es transportar el oxígeno desde los pulmones hasta las células de todos los tejidos corporales. Para ello utilizan una proteína llamada hemoglobina, que contiene hierro y es capaz de trasportar moléculas de oxígeno.

La hemoglobina es lo que da el típico color rojo a los hematíes. El índice hematocrito es un indicador sobre el porcentaje de glóbulos rojos que hay en la sangre por unidad de volumen; lo normal está entre 42% y 50% en hombres y entre el 38% y 47% en mujeres. Las características de la membrana de los hematíes definen los grupos sanguíneos.

 

o

Son células defensivas que forman parte del sistema inmunológico. Tienen la función de combatir los microorganismos y cuerpos extraños. Se producen en la médula ósea. En la sangre hay entre 4.000 y 10.000 leucocitos por milímetro cúbico, según las condiciones fisiológicas y patológicas del sujeto.

Los glóbulos blancos están dispersos por todo el cuerpo, y muchos de ellos se adhieren a las paredes de los vasos sanguíneos o los traspasan para ir a otros tejidos o allí donde sean necesarios. Hay varios tipos de leucocitos, que se clasifican en:

 

Granulocitos

Son células defensivas que tienen un núcleo polimorfo con numerosos gránulos en su citoplasma. Se clasifican a su vez en:

Neutrófilos. Son los encargados de fagocitar o comerse sustancias extrañas, como las bacterias y los agentes externos que entran en el cuerpo. Son los leucocitos más numerosos y su cantidad aumenta cuando hay una infección.

Basófilos. Segregan sustancias anticoagulantes y participan en el control de la inflamación.

Eosinófilos. Son células fagocitarias que eliminan los complejos antígeno-anticuerpo y que por su capacidad citotóxica tienen una función de defensa ante los microorganismos no fagocitables, como los parásitos.

 

Linfocitos

Son los leucocitos de menor tamaño y las células del sistema inmunológico especializadas en regular la inmunidad adquirida. Se localizan en los ganglios linfáticos. Los linfocitos son los encargados de la producción de anticuerpos y de la destrucción de células defectuosas. Hay dos tipos:

Los , tienen una función inmunológica celular.

Los , se encargan de fabricar los anticuerpos.

 

Son las células sanguíneas de mayor tamaño. Después de viajar por la sangre llegan al tejido conectivo, donde se convierten en macrófagos. Su función consiste en fagocitar microorganismos y restos celulares, rodeándolos con sus pseudópodos.

Las plaquetas o trombocitos. Son partículas (no propiamente células) que participan en la coagulación de la sangre. Son necesarias para taponar rápidamente las heridas e impedir hemorragias.

Se fabrican en la médula ósea. Tienen un tamaño de 3 o 4 micras, son de forma oval y no tienen núcleo. Suele haber entre 140.000 y 450.000 plaquetas por milímetro cúbico.

Artículos relacionados

¡Comparte salud y conocimiento!