Cáncer. Historias reales

Cáncer. Historias reales

Cáncer. Historias reales

Lo que tenemos que soportar cuando caemos enfermos.

Mi nombre es Emilio y tengo 63 años. Lo que voy a contar espero que le sirva de referencia tanto a quien administra los protocolos de la Sanidad Pública, a los profesionales de la salud que aunque sean muy buenos médicos son muy malos psicólogos y a personas que están padeciendo lo mismo que yo los cuales, sin duda se se1ntirán identificados con la situación.

Mi historia comienza hace 14 meses. Un buen día por la mañana comienzo a sentir dolor en las costillas. Siempre he sido un hombre de creer en la medicina tradicional y por lo tanto acudí a ella al comenzar mis primeros síntomas. Mi médico de familia, el cual estaba literalmente “abarrotado” de pacientes en la sala de espera, me recibió y preguntó, sin moverse de su silla: qué era lo que sucedía. Le conté lo que estaba sintiendo: dolor que comenzaba en el esternón y daba la vuelta por mis costillas hasta alcanzar la espalda. Además de encontrarme débil y sin demasiadas ganas de comer.

Me hizo algunas preguntas de rutina, tales como si me había dado un golpe, si había tenido tos, si había tenido fiebre. A todas ellas contesté con un NO. Entonces y sin hacerme exploración alguna – lo cual no me extraña pensando en todos los pacientes que aquel hombre tenía aún por ver acumulándose en la sala de espera- me dijo que probablemente se tratara de una artrosis que me estaba afectando a las costillas. Estaba con bastantes kilos de más (98 Kg) y él sabía que yo había trabajado en una cadena de montaje y ello había requerido intensos esfuerzos físicos durante años. Sin duda, valoró esto y pensó que podría muy bien ser la consecuencia de aquel tipo de trabajo laboral y de mi corpulencia física. Me recetó antiinflamatorios y me dijo que volviera a verle a los 15 días. Rigurosamente hice lo que él me había indicado, pero aquellos síntomas no desaparecían. Es cierto que cuando los tomaba, el dolor disminuía su intensidad durante unas 4 horas; pero después reaparecía incluso con una mayor intensidad.

Volví a su consulta en la fecha fijada y de nuevo encontré su consulta con una cantidad de gente que más pareciera que aquello era la oficina de desempleados que la sala de espera de un médico. Es decir que aquel hombre tenía que ver, valorar, diagnosticar y recetar a todos aquellos pacientes en un tiempo record. Como yo no había sido un hombre enfermizo, desconocía todos los procedimientos y abusos que hace la Seguridad Social pública, tanto con los médicos como con los pacientes. Al entrar en esa rueda, me fui enterando de que en algunos casos a los médicos se les obliga a visitar un número de pacientes mínimo –que quien les manda, estipula bajo su criterio de oficina- en 3 ó 4 horas. Consecuencia: Médicos inconformes que reconocen no tener el suficiente tiempo para hacer su trabajo bien y pacientes mal valorados.

Cuando me tocó mi turno y entré, me preguntó por mi estado, si el dolor había remitido y ya me encontraba mejor. Le dije que no solo no me encontraba mejor sino que además había comenzado a sentir molestias en el estómago y dolor de cabeza. Me dijo que haríamos unos análisis y que continuara con los antiinflamatorios más un protector gástrico que me iba a recetar. Nos volveríamos a ver cuando ya tuviera los resultados. Al salir de su consulta debía pedir en la recepción de aquel centro una fecha para realizar el análisis.

Otra vez una cola de gente de mucho cuidado; todos estábamos allí para solicitar diferentes consultas y pruebas. Después de más de 40 minutos me atendieron y cuando vi la fecha que me habían fijado pensé: “espero no tener nada grave porque de lo contrario lo tengo crudo”. Me había dado fecha para dentro de 30 días. Hay que decir que a ello se le deben añadir al menos otros 10 días más, hasta que las pruebas se hayan completado y el médico recibe los análisis. En definitiva, me quedaba así hasta dentro de 40 días más.

Los días iban pasando y yo cada vez me sentía peor. El dolor había aumentado y los antiinflamatorios ya no me hacían nada, ni siquiera disminuirlo. Pase de tener pocas ganas de comer y tener que hacerlo por pura obligación. Me di cuenta que estaba bajando de peso lentamente porque el cinturón de mi pantalón cada vez tenía que ponerlo en un agujero menor. También me percaté de que cuando hacía deposiciones, éstas parecía que tenían aceite mezclado con ellas. La vedad es que estaba ya bastante preocupado y ansioso porque llegara el día de la consulta. Por fin llegó. Cuando me vio entrar en su consulta, por su expresión tuve la certeza de que mi aspecto le preocupaba. Le relaté como sentía y todos los síntomas que además de los anteriores, se habían ido añadiendo. Me dijo que en los resultados del análisis se mostraba que mis niveles de glucosa y de hemoglobina glucosilada, estaban muy alterados. Tenía que ponerme un tratamiento para intentar reducirlos. Por lo tanto había que hacer dieta severa –me la dio escrita en un folio-, caminar todos los días y bajar de peso. Además iba a enviarme a un especialista en endocrinología.

Como expresar lo que sentí: Me aconsejaba bajar de peso; pero si esto ya estaba bajando sin yo proponérmelo. Me decía que tenía que llevar una dieta severa; pero si no tenía ganas de comer. Me pedía que caminara todos los días, al menos 1 hora; pero si estaba cada día más débil. Me dejaba un tratamiento que no me había mejorado en nada, me ponía otras pastillas para la diabetes y ahora, me remitía a un especialista. No entendía nada.

Tenía que volver a aquel mostrador de recepción a pedir cita con el especialista. Me pidieron mi teléfono diciéndome que me llamarían para darme día y hora en el Hospital General. Ciertamente me llamaron a los dos días para decirme que podía acudir a esa consulta 6 meses más tarde a los 12.00. Me quedé petrificado, realmente me estaban diciendo que tenía que esperar en mis condiciones físicas, 6 meses para que otro médico me escuchara.

Yo estaba ya jubilado desde hacía 3 años debido a restricciones laborales en la empresa donde trabajaba. Por lo tanto mis ingresos mensuales eran escasos como para pensar en acudir a médicos privados. Toda mi vida había cotizado a la Seguridad Social ya que comencé a trabajar desde que tenía 18 años. Sin embargo eso no contaba para nada, no me quedaban muchas opciones: o me aguantaba y seguía degenerándome o intentaba que otros me ayudaran. Conseguí una cita con un endocrino particular en pocos días y por supuesto acudí esperanzado y ansioso por resolver el problema. En este caso no había colas de gente, el trato con la enfermera era de lo más cordial y amable. La sala de espera estaba limpia, había revistas para entretenerte mientras esperabas y los asientos eran muy cómodos.

Cuando entré en su despacho el médico se levantó y me estrechó la mano. Comencé a explicarle desde el principio, cuando me habían comenzado los síntomas, como me sentía, lo que el médico de familia me había recetado y su posible diagnóstico. El doctor me escucho con suma atención y me solicitó el análisis que me habían realizado; a lo cual tuve que responderle que se lo habían quedado allí y yo no tenía copia alguna de él. Me pidió que me tumbara en una camilla y me abriera de camisa. Me exploro, tomo la tensión, auscultó, me miró los lagrimales de mis ojos, palpó el cuello, me peso y me hizo una prueba de glucosa con una tira reactiva. El azúcar en ese momento estaba en 325. Me realizó un buen número de preguntas de todo tipo, alimentación, otras enfermedades anteriores, costumbres, trabajos y antecedentes familiares.

Después de todo esto me dijo que precisaba hacer un hemograma completo y una ecografía abdominal. Le pregunté cuánto dinero me iban a costar esas pruebas y él me dijo que aproximadamente serían unos 300 €. Yo sabía que aquello me iba a costar tener problemas económicos al menos durante 2 meses, pero merecía la pena si por fin encontraba una solución. hr3Por lo tanto así lo hice y en 15 días el médico tenía en su mesa los resultados de ambas pruebas. Yo ya llevaba casi 3 meses padeciendo y cada vez me sentía peor. Me dijo que en la ecografía se mostraba una sombra que había que saber de qué se trataba. En los análisis de sangre, las defensas del organismo habían disminuido y los niveles de glucosa estaban muy altos, por cual recomendaba realizar otra serie de pruebas más específicas y por supuesto con unos precios para mí imposibles de pagar de una pensión. Consecuencia: Volvía a estar en manos del Estado.

Cuando el médico de familia volvió a verme 1 mes más tarde, solicitó con urgencia que el especialista me recibiera. Debo decir que esto aceleró bastante la burocracia y 1 mes más tarde por fin pude lograr que me viera. Comenzó por solicitar un TAC, una ecografía y otros análisis de sangre. Tenía que volver cuando los resultados estuvieran. Solo les puedo decir que para hacerlas tardé otros 2 meses más.

Cada día estaba más débil. Desde el principio de mi enfermedad había perdido ya 18 kilos. Tenía intensos dolores que solo se aliviaban cuando me inclinaba hacia delante y no siempre. Me habían cambiado los analgésicos pero éstos no me hacían gran cosa. Por las noches, atacaba el dolor de firme y no podía conciliar el sueño. Solo quería estar en la cama sin ruido ni luz. Yo vivía solo desde que mi esposa falleciera de cáncer hacía 15 años. Mis hijos, ya mayores no vivían en la ciudad donde yo resido y cuando hablábamos por teléfono yo no quería preocuparles contándoles mis problemas. Así pues, estaba llevando aquella situación como Dios me ayudaba.

 

Cáncer de páncreas…

Cuando por fin los resultados llegaron yo estaba muy deteriorado. Había perdido ya 27 kilos. Me senté delante del especialista y este sin más preámbulos me espetó: Es muy posible que usted tenga cáncer de páncreas. Por supuesto, tenemos que asegurarnos realizando una biopsia. Ustedes no se imaginan el jarro de agua helada que sentí como me caía encima. No podía ser cierto lo que aquel hombre me estaba contando con semejante frialdad. Cuando por fin me repuse, le pregunté que si realmente tenía cáncer de páncreas ¿cuánto me quedaba de vida?. Utilizando el mismo tono de voz me contestó que no sobrepasaría los 3 meses. Añadió que aunque resultara duro lo que me estaba diciendo, él era partidario de decirlo al paciente porque pensaba que tenía derecho a saberlo. Ciertamente es así; sin embargo creo que hay otras maneras de dar semejante noticia. Pienso realmente que una de las asignaturas pendientes de los médicos es la psicología. Yo no lo hice, creo firmemente en Dios y de echo estoy aún aquí; pero quizás otras personas tomaran la decisión de suicidarse para no pasar por el infierno que supone tener un cáncer y más de páncreas.

Por otra parte, entiendo que quizás si se me hubiera detectado antes; sí en lugar de hacerme esperar tanto tiempo para realizarme pruebas que ahora soy consciente de que se pueden tener en 48 horas, esto no estaría pasando. Me hubieran dado más oportunidades de vivir.

Tenemos una ingente cantidad de médicos, enfermeras y especialistas que están sin trabajo. Grandes edificios que están cerrados, cayéndose por falta de mantenimiento y uso que podrían ser aprovechados para atender a personas que durante toda su vida han aportado parte de su trabajo, esfuerzo y dinero a este país que ahora los olvida utilizando una burocracia interminable.

Ahora sé con certeza que tengo un carcinoma de páncreas y no se puede hacer nada, tan solo esperar la muerte.

Emilio.

¡Comparte salud y conocimiento!
¿Qué puede ser?

¿Qué puede ser?

Dolor de Espalda

Lumbago o lumbalgia es un término que se utiliza para describir un dolor en la parte baja de la espalda, zona lumbar, causado por un síndrome musculo-esquelético. Está relacionado con las vértebras lumbares y las estructuras de los tejidos blandos como músculos, discos intervertebrales, ligamentos y nervios.

Ocurre de repente y quien lo padece puede identificar de inmediato cuándo ocurrió.que

Se clasifica según su duración y según sus características:

Según su duración:

Aguda, si dura menos de 4 semanas.

Sub-aguda, si dura menos de 1 ó 3 meses.

Crónica, si dura más de 3 meses.

Según sus características:

Lumbalgia aguda sin radiculitis: Generalmente se produce por una torsión del tronco o un esfuerzo de flexo-extensión. El dolor comienza de forma espontánea en la zona lumbar y puede extenderse por la pierna no más allá de la rodilla.

Compresión radicular aguda: Se produce la inflamación de una raíz nerviosa de forma aguda, generalmente ocasionada por una hernia discal.

Atrapamiento radicular: Se provoca una irritación de la raíz nerviosa por el desarrollo de procesos degenerativos.

Claudicación neurógena: Se presenta una paralización temporal debido a un dolor muscular de naturaleza nerviosa.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Malas posturas.

Sobreesfuerzos físicos.

Hernias discales.

Estrés nervioso.

Osteoartritis.que2

Artritis reumatoide.

Degeneración de discos intervertebrales.

Fracturas vertebrales.

Tumores vertebrales.

Estenosis raquídea.

Curvaturas de la columna vertebral, como escoliosis o cifosis.

Aneurisma aórtico que está infiltrándose.

Fibromialgia.

Infección de la columna vertebral.

Infección del riñón o cálculos renales.

Enfermedades que afecten a los órganos reproductores femeninos.

En las mujeres puede desencadenarse durante la menstruación.

Enfermedades genéticas que afectan al tejido conectivo, tales como el Síndrome de Ehlers-Danlos y el Síndrome de Hiperlaxitud articular.

Espina bífida.

Síntomas más frecuentes.

Rigidez en la espalda.

Disminución del movimiento en la región lumbar.

Dificultad para quedarse a pie derecho sin moverse.

Dolor en la parte baja de la espalda, cadera, pierna o pie.

Hormigueo o sensación de ardor que se extiende por la pierna.

Algunos pacientes pueden tener dolor en el coxis, también llamado coccigodinia.

¡Comparte salud y conocimiento!
¿Dime por qué sucede…?

¿Dime por qué sucede…?

La Fiebre.

La fiebre es una señal fundamental de enfermedad y representa una respuesta óptima del organismo. El organismo reacciona aumentando su temperatura cuando se siente atacado por los microbios, con objeto de eliminarlos por medio del calor. dimePor lo tanto, la fiebre es una reacción defensiva que no debe bajarse a no ser que sea muy alta. En los niños, la temperatura aumenta fácilmente ante cualquier pequeño trastorno y puede llegar a ser muy alta. A los adultos les cuesta más tener fiebre alta. Sin embargo, una temperatura alta no significa necesariamente que la enfermedad sea grave, ya que algunas personas son más propensas que otras a desarrollarla.

El termostato del cuerpo es el hipotálamo (una región del cerebro). En presencia de cualquier agente productor de fiebre (pirógenos) que es transportado por la sangre desde cualquier lugar del organismo donde se encuentre el problema; se activa y ordena al cuerpo que genere calor, aumentando para ello un conjunto de reacciones bioquímicas y procesos físico-químicos que ocurren en una célula y en el organismo (el metabolismo), y que lo conserve, con lo que el flujo sanguíneo periférico se aumenta y aparece el calentamiento.

Los causantes o productores de la fiebre; es decir los pirógenos pueden ser exógenos (de origen microbiano o no microbiano) y endógenos.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Existen enfermedades capaces de aumentar la temperatura corporal, especialmente ciertos tumores malignos, que producen sustancias capaces de alterar el termostato regulador que tenemos en el cerebro. Suele ser una fiebre moderada, insidiosa, que no se acompaña de otros síntomas típicos, y que no desaparece con el tiempo. A menudo es nocturna y algunas veces se asocia a la sudoración.

Generalmente su aparición está relacionada con la estimulación del sistema inmunitario del organismo ya que éste, cuando detecta la invasión de agentes infecciosos, aumenta la temperatura corporal evitando que virus y bacterias sensibles al calor, puedan replicarse.

Abuso de anfetaminas.

Abstinencia de una sustancias psicotrópica en los adictos a ella.

Recepción de calor emitida por maquinaria industrial.

Insolación.

Coágulos de sangre y tromboflebitis.

Fármacos como algunos antibióticos, anticonvulsivos y antihistamínicos.

Síntomas más frecuentes.

Dependiendo del grado de la temperatura, el ser humano puede tener diferentes síntomas:

36ºC: Se trata de la temperatura normal del cuerpo. Ésta oscila entre 36ºC y 37ºC.

39ºC: Sudor abundante, mejillas coloradas, cansancio, taquicardias, escalofríos y disnea (dificultad para respirar correctamente). Los afectados de epilepsia pueden tener crisis convulsivas.

40ºC: Mareos, vértigo, sudor abundante, deshidratación, vómitos, náuseas, dolor de cabeza y debilidad.

41ºC: Además de todo lo anterior, delirios y alucinaciones, confusión y somnolencia.

42ºC: Además de todo lo anterior, palidez o rubor, hipertensión o hipotensión, gran taquicardia. Puede llegarse al estado de coma.

43ºC: En esta temperatura, si la muerte no acontece,  dejará diversos daños cerebrales que se acompañarán de continuas convulsiones y shock. Puede darse parada cardiorespiratoria.

44ºC: Muerte segura.

¡Comparte salud y conocimiento!
Remedios Caseros IV

Remedios Caseros IV

Dermatitis atópica.

Se la conoce también como eccema. Es una afección de la piel que generalmente se presenta como reacción a una alergia. Se caracterizada por una inflamación que presenta diversas lesiones visibles como: eritema, vesículas, pápulas y exudación. También se aplica cuando el causante del problema es una sustancia, se le conoce entonces como eccema de contacto.

Se caracteriza por un enrojecimiento de la zona afectada seguida de una fuerte picazón; puede esparcirse fácil y rápidamente a otras áreas del cuerpo.

Existen otros tipos de eccemas:rem

Eccema seborreico: Inflamación de la piel que produce un leve picor, coloración roja en la piel, descamación de la zona afectada y en ocasiones fisuras en la piel.

Eccema atópico: Inflamación de la piel que produce un fuerte picor, formación de costras y enrojecimiento de la zona afectada.

Estos son algunos de os remedios que podemos efectuar en nuestra casa y que han dado muestras de resultar excelentes para estos problemas de piel.

Composición Nº 1: Manzanilla.

Posología: Agregar la hierba seca de manzanilla en una taza de agua hirviendo y deje en infusión durante por lo menos 15 minutos, colar y luego dejar enfriar esta preparación.   Luego, mojar un trozo limpio de gasa con el té y aplicar a la parte donde tiene el sarpullido.

Después debe dejar la gasa puesta por lo menos, 20 minutos y se cambia en cuanto se seque y se caliente. Puede aplicar este remedio tres veces al día hasta que la lesión se seque y la inflamación disminuya. Esta preparación es muy eficaz debido a que la manzanilla contiene varias sustancias naturales que son antiinflamatorias que reducen la reacción alérgica que da lugar al eccema.

Contraindicaciones y Efectos secundarios:Intolerancia al componente.

Composición Nº 2: Olmo.rem2

Posología: Mezclar olmo en polvo con una cantidad suficiente de agua para producir una pasta fina y aplicar a las partes inflamadas de su piel. El agua puede tener cualquier temperatura que resulte agradable. Dejar la pasta durante una hora como máximo o hasta que se seque. Luego enjuagar suavemente con agua y secar con cuidado, sin frotar. El tratamiento puede repetirse tres veces al día.

Contraindicaciones y Efectos secundarios:Intolerancia al componente.

Composición Nº 3: Aceite esencial de Lavanda + Caléndula.

Posología: Agregar 5 gotas de aceite esencial de lavanda a un té de caléndula y se aplica a las áreas afectadas dos veces al día hasta que se alivie la irritación.

Contraindicaciones y Efectos secundarios:Intolerancia a cualquiera de sus componentes.

Composición Nº 4: Pepino.

Posología: Cortar un pepino grande en rodajas muy finas las cuales se deben colocar en un recipiente con agua.  Luego se deja reposar durante dos horas y después se debe filtrar las rodajas a través de una tela muy fina o un tamiz. Este zumo se aplicará sobre la zona que tiene eccema para refrescarla y aliviarla del picor.

rem3

Contraindicaciones y Efectos secundarios:Intolerancia al componente.

Composición Nº 5: Guisantes + Yogurt.

Posología: Aplicar sobre la piel la siguiente mascarilla: Pasar por la batidora un puñado de guisantes frescos y un yogur natural hasta que se obtenga una crema consistente. A continuación, aplicar durante 10 minutos sobre la parte afectada. Retirar luego con un algodón empapado en agua tibia.

Contraindicaciones y Efectos secundarios:Intolerancia a cualquiera de sus componentes.

Composición Nº 6: Hojas de Fresa + Hojas de Ciruela.

Posología: Hervir, durante 10 minutos, 1 puñado de hojas de fresas y otro de hojas de ciruelas en medio litro de agua.   Retirar del fuego y dejar refrescar.  Bañar, con esta preparación,  las áreas afectadas con eccemas.

Contraindicaciones y Efectos secundarios:Intolerancia a cualquiera de sus componentes.

Composición Nº 7: Cola de caballo.

Posología: Hervir 50 g de cola de caballo (planta llamada también equiseto) en un litro de agua durante 10 minutos.  Retirar del fuego y dejar reposar por 15 minutos. Colar y agregar al agua del baño.  Tomar un baño de 10 minutos.

Contraindicaciones y Efectos secundarios:Intolerancia al componente.

¡Comparte salud y conocimiento!
Zumos Naturales

Zumos Naturales

VARICES

Las venas son vasos sanguíneos, que conducen la sangre desde los capilares al corazón y que están potenciadas, por unas válvulas que funcionan como un dispositivo anti-retorno permitiendo solo la que sangre vaya hacía el corazón, es decir llevando una sola dirección.zum Pues bien, cuando estas válvulas funcionan mal y permiten que la sangre permanezca en la vena, ocasionan que éstas se agranden y retuerzan; entonces hablamos de varices.

Se localizan generalmente en la parte posterior de la pantorrilla o en la cara interna de las piernas y afectan a 1 de cada 2 personas mayores de 50 años, siendo más comunes entre las mujeres que entre los hombres. Existen también las varices en araña que se parecen a las varices comunes, pero más pequeñas.

Estos son algunos de los zumos naturales que pueden servir de ayuda en los problemas de varices:

Composición Nº 1: Kiwi + Mango.

Posología: Generalmente, de 1 a 3 tazas al día. La combinación de dos o más elementos, potenciará su efecto.

Contraindicaciones, Efectos secundarios e Interacciones: Intolerancia a cualquiera de sus componentes. Las personas con colitis deben limitar el uso del kiwi.

Composición Nº 2: Manzana + Espárrago + Patata.

Posología: Generalmente, de 1 a 3 tazas al día. La combinación de dos o más elementos, potenciará su efecto.

Contraindicaciones, Efectos secundarios e Interacciones: Intolerancia a cualquiera de sus componentes. Los diabéticos deben limitar el uso de la patata. Las personas con problemas renales deben limitar el uso del espárrago.

Composición Nº 3: Kiwi + Cereza.

Posología: Generalmente, de 1 a 3 tazas al día. La combinación de dos o más elementos, potenciará su efecto.

Contraindicaciones, Efectos secundarios e Interacciones: Intolerancia a cualquiera de sus componentes. Las personas con colitis deben limitar el uso del kiwi.

Composición Nº 4: Limón + Naranja.

Posología: Generalmente, de 1 a 3 tazas al día. La combinación de dos o más elementos, potenciará su efecto.

Contraindicaciones, Efectos secundarios e Interacciones: Intolerancia a cualquiera de sus componentes. Las personas con reflujo gastroesofágico, acidez gástrica, trastornos de la vesícula biliar, gastritis y esófago de Barrett deben limitar su uso.

Composición Nº 5: Centeno + Naranja.

Posología: Generalmente, de 1 a 3 tazas al día. La combinación de dos o más elementos, potenciará su efecto.

Contraindicaciones, Efectos secundarios e Interacciones: Intolerancia a cualquiera de sus componentes. Las personas con reflujo gastroesofágico, acidez gástrica, trastornos de la vesícula biliar, gastritis y esófago de Barrett deben limitar el uso de la naranja. Los celíacos deben limitar el uso del centeno.

¡Comparte salud y conocimiento!
Recetas de cocina

Recetas de cocina

Recetas de pollo

Recetas de pollo Alitas caramelizadas

Recetas de pollo

Receta de pollo :Alitas de pollo caramelizada .La carne de pollo es un alimento muy nutritivo ya que aporta proteínas de alto valor biológico y nutrientes con un bajo contenido en grasa que protege de enfermedades cardiovasculares – por supuesto si se consume sin piel-. Es de fácil digestión.

Rico en vitaminas del grupo B necesarias para el buen funcionamiento del sistema nervioso y que además intervienen en el metabolismo que nos proporciona energía.

Entre los minerales que contiene, destaca el hierro que interviene en la formación de los glóbulos rojos y el transporte de oxígeno. No podemos olvidar su calcio, fósforo y potasio, necesario para los huesos, la contracción muscular y correcto funcionamiento del corazón. Para completar su aporte mineral, encontraremos zinc que mejora la salud de nuestra piel, uñas y cabello, además de estimular las defensas del organismo.

Las alas de pollo sin piel, aportan tan solo 56 calorías.

Receta de: Alitas de Pollo caramelizadas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 Kg de alitas de pollo.

  • 1 Cebolla blanca.

  • 1 Cabeza de ajos.

  • ½ Pimiento verde.

  • ¼ Kg de Champiñón fresco.

  • 1 Cerveza.

  • 1 Pastilla de caldo de carne.

  • Pimienta negra molida.

  • Curry.

  • Colorante.

  • Pimentón dulce.

Preparación.

Se corta la cebolla y el pimiento verde en trozos pequeños y se pone en aceite caliente. Lentamente se comienza a sofreír. Cuando estén blandos, sin llegar a dorarse, se echan las alitas de pollo con los ajos bien picados y los champiñones a rodajas finas. Se añaden las especias (colorante, pimentón y curry) y se rehoga todo a fuego lento hasta que veamos que no queda prácticamente nada de aceite. A continuación le añadimos una cerveza y 1 pastilla de caldo de carne. Se deja hacer a fuego lento, añadiendo ½ litro de agua hirviendo. El tiempo de cocción sería de entre 50 a 60 minutos, hasta que veamos que la carne está bien hecha.

Consejo.

También se pueden freír unas patatas a tacos y añadir al guiso poco antes de terminar éste. Sin embargo, esto hará que aumenten las calorías del plato.

¡Comparte salud y conocimiento!
Enfermedades

Enfermedades

FIBROMIALGIA

La fibromialgia es un grupo de síntomas y trastornos musculo-esqueléticos cuyo origen se desconoce pero que afecta a un importante número de población, más femenina (3-6% entre los 20 y los 50 años de edad) que masculina y que causa fundamentalmente, inflamación y degeneración fibrosa de uno o varios músculos y, en general incapacita a la persona que la padece para llevar una vida normal.  

Los sitios frecuentes en los cuales se presentan los síntomas dolorosos suelen ser: la región lumbar (zona baja de la espalda), cuello, tórax y muslos. En ocasiones se producen calambres y espasmos musculares dolorosos y localizados. 

Dada la naturaleza de la fibromialgia y la gran variedad de síntomas que el paciente puede presentar y al no existir pruebas de laboratorio para realizar el diagnóstico de la misma ya que los análisis, radiografía, biopsias musculares y diferentes pruebas de laboratorio generalmente son normales, el diagnóstico se estable por eliminación de otras patologías y la valoración de la historia clínica realizada por el médico.enf1 

Luego de descartadas otras enfermedades, se comprueba la existencia de los denominados tender points, que no es lo mismo que los puntos gatillo o trigger points del síndrome miofascial. Existen un total de 18 puntos. Se considera que puede haber una fibromialgia cuando, al aplicar una presión de cuatro kilogramos sobre dichos puntos, el paciente reporta dolor en 11 ó más de ellos. Esta técnica fue desarrollada por el American College of Rheumatology. 

Estos puntos se encuentran repartidos por todo el cuerpo: rodillas, hombros, cuello, glúteos, codos, cadera, etc. En todo caso, este criterio fue inicialmente adoptado como forma de “definición de caso“, razón por la cual el diagnóstico requiere de una evaluación minuciosa por parte de un médico especializado en enfermedades reumáticas (reumatólogo). 

Causas y Factores a tener en cuenta. 

Como se ha indicado anteriormente sus causas no han sido bien definidas, sin embargo se sabe que hay una mayor predisposición en: 

Personas que hayan sido sometidas a un estrés importante y situaciones emocionales complicadas.

Personas con enfermedades como la artritis reumatoide.

Traumatismos físicos.

Exposición permanente al frío y la humedad.

Insomnio persistente.

Reacción alérgica a metales, bien sea por restauración dental, tatuajes, piercing, joyas, cosméticos, etc.

Algunos estudios apuntan hacia una predisposición genética, pues la fibromialgia es 8 veces más frecuente entre los miembros de la misma familia.

En ocasiones aparece después de haber padecido enfermedades que debilitan el organismo como por ejemplo un lupus eritematoso sistémico, aunque se entiende que es una circunstancia que despierta una anomalía oculta en la regulación de la capacidad de respuesta del organismo ante determinados estímulos dolorosos.

Síntomas.

Dolor persistente en zonas sensibles al tacto, llamados puntos hipersensibles.

Fatiga extrema.

Rigidez de intensidad variable en músculos, tendones y tejidos blandos.

Dificultad para conciliar el sueño, siendo éste además poco o nada reparador.

Rigidez matutina que afecta al menos a 3 puntos anatómicos, por más de 3 meses.

Trastornos en la memoria.

Depresión.

Ansiedad y Angustia.

Dolores de cabeza.

Incontinencia urinaria.

Migrañas.

Sequedad de boca y ojos.

Zumbidos en los oídos (sonidos acuíferos).

Alteraciones en la visión.

Alteraciones en el ritmo intestinal.

Espasmos nocturnos durante el sueño.

¡Comparte salud y conocimiento!
Dietética y Nutrición

Dietética y Nutrición

AFONÍA

La afonía es una pérdida total o parcial de la voz. Las cuerdas vocales son dos bandas de tejido muscular liso que se sitúan en la laringe. Estas producen el sonido al vibrar cuando chocan con el aíre. Los seres humanos tenemos 4 cuerdas vocales, 2 inferiores y 2 superiores, pero solo las inferiores son lasdie1 auténticas responsables de la producción de voz.  

Algunas afonías son realmente graves, principalmente las ocasionadas por lo ruptura del nervio laríngeo recurrente.

Pero en la mayoría de los casos se debe simplemente a una inflamación que impide que las cuerdas vocales vibren con total libertad.

NUTRICIÓN RECOMENDADA.

En ambos casos, se debería comenzar el tratamiento con caldos depurativos, para darle al organismo la oportunidad de desintoxicarse y potenciar su sistema inmunológico.

CALDO DEPURATIVO: Se elabora haciendo hervir en un litro y medio de agua mineral, 2 cebollas medianas, 6 dientes de ajo y una rama de apio. Se deja hervir hasta que las cebollas estén cocidas. Después se cuela y se pasa por la licuadora los ajos, las cebollas y el apio, se le añade el agua del caldo y se toma 1 ó 2 tazas al día, la primera en ayunas y la segunda antes de cenar. Se puede añadir una cucharada de aceite de oliva, pero en ningún caso se le añadirá sal.

ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

AJO: Impide el desarrollo de muchos microorganismos. El efecto se debe a su esencia sulfurada, que se difunde fácilmente por todos los tejidos del organismo.

CEBOLLA: Los compuestos azufrados de la cebolla ejercen una acción antiespasmódica, sedante, mucolítica y antibiótica. Por otra parte posee una acción alcalinizante de la sangre, lo que permite un aumento de la orina facilitando la eliminación de desecho de toxinas.

COL: Además de poseer un sustancial efecto antibiótico, la col es especialmente rica en beta-carotenos (provitamina A) y vitamina C, aunque también contiene cantidades significativas de vitaminas E, B y K. Además es rica en potasio lo que facilita la eliminación de desechos por la orina.die2

ACEROLA: Es muy rica en vitamina C, unas 50 veces más que el limón. Contiene además una serie de sustancias naturales que la acompañan y que potencian su acción. La vitamina C ayuda a inhibir la multiplicación de los virus, estimulando el sistema inmunológico.

FRUTAS y VERDURAS frescas se deben consumir diariamente.

LIMÓN: El limón destaca por el conjunto de sus propiedades: antioxidante, fluidificante de la sangre y depurativas. Su consumo nos asegura una amplia gama de vitaminas y minerales que nos ayudarán en los procesos inflamatorios e infecciosos. Su uso conviene a todo tipo de enfermedades infecciosas, ya sean víricas o bacterianas.

NARANJA: Además de aportarnos vitamina C, nos ofrece elementos fitoquímicos (se calcula que más de 170 diferentes) y flavonoides dotados de una potente acción antioxidante y antiinflamatoria.

PERAS: Contiene taninos de efecto absorbente y antiinflamatorio. No contiene sodio y si potasio, de esta forma no retiene líquidos en el organismo. Además ejerce un efecto alcalinizante de la sangre, lo que provoca que nuestro organismo se depure.

BORRAJA: Suaviza la mucosa de la garganta y ayuda a combatir la infección. Conviene tomarla hervida junto con el caldo de la cocción, o bien en forma de jugo fresco.

AGUA: Necesaria para depurar el organismo y para prevenir la deshidratación sobre todo si hay fiebre.

JUGOS DE FRUTA: Los jugos de frutas proporcionan agua, vitaminas, sales minerales y elementos fitoquímicos antioxidantes necesarios en caso de fiebre y/o infección. Además, favorecen la eliminación de sustancias de desecho que circulan por la sangre, cuya producción aumenta en caso de fiebre.

TOMATE: Por su riqueza en vitaminas y minerales, y sobre todo en carotenoides antioxidantes (licopeno y beta-caroteno), el tomate es un estimulante natural de las funciones inmunitarias. Aumenta las defensas antiinfecciosas del organismo, que son las que finalmente eliminan los agentes infecciosos. Es sin duda depurativo de la sangre ya que es un gran alcalinizante, con lo que neutraliza y facilita la eliminación de los residuos metabólicos que en su mayor parte son de naturaleza ácida.

PROPOLEO: Se trata de un producto elaborado por las abejas, con propiedades antibióticas, antivíricas, antisépticas, antiinflamatorias, analgésicas, antioxidantes y revigorizantes que estimulan el sistema inmune.

LITCHI: En el litchi están presentes casi todas las vitaminas, destacando su contenido en vitamina C. Poseen efecto antiinflamatorio, analgésico y antipirético.die3

JALEA REAL: Antiviral y estimulante de las defensas orgánicas.

HIGO: Los higos, en cualquiera de sus formas, pero especialmente los secos a remojo y los hervidos con leche, ejercen una acción pectoral y antiinfecciosa. Calma la tos, facilita la expectoración y suaviza las vías respiratorias.

PIMIENTO VERDE: El pimiento destaca también por sus sustancias no nutritivas, como los flavonoides, que son potentes antioxidantes que actúan como antiinflamatorio. Además es rico en vitamina C, lo cual le hace aun más necesario en estos casos.

KIWI: Es muy rico en vitaminas antioxidantes que estimulan las defensas naturales. Posee un alto contenido en vitamina C: 98,0 mg, que casi duplica al de la naranja y el limón.

PIÑA TROPICAL: Sus ácidos cítrico y málico potencian la acción de la vitamina C. En este caso la piña está muy recomendada debido a que ejerce un poder antiinflamatorio sobre, faringe y laringe.

LEVADURA DE CERVEZA: Es muy nutritiva y eleva las defensas por su riqueza en Zinc. Estimula la función inmunitaria.

MIEL: Nos ayudará a suavizar las mucosas de la faringe y laringe.

NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

ALIMENTOS QUE SE DEBEN EVITAR.

Hemos seleccionado una serie de alimentos que debemos evitar por dos motivos:

  • Dificultarán la respuesta de nuestro sistema inmunológico.

  • Pueden irritar la faringe y laringe.

Azúcar.

Mariscos.

die4

Grasa total.

Fritos.

Picantes.

Chocolate.

Alcohol.

Vísceras.

Cerdo.

Sal en exceso.

Embutidos grasos.

¡Comparte salud y conocimiento!