Nefritis

Nefritis

nefritisLa nefritis es una inflamación de riñón. Ésta puede ser puntual o prolongada y empeorar con el tiempo. Es responsable por 50 % de las enfermedades renales. Puede estar ocasionada por infecciones, toxinas o enfermedad autoinmune.

El fenómeno inmunológico responsable por la nefritis ocurre cuando una sustancia extraña (antígeno) entra en la circulación y es llevada a los sectores de defensa de nuestro cuerpo. El organismo, para defenderse del antígeno agresor, produce un anticuerpo. La reunión del antígeno con el anticuerpo forma un complejo soluble antígeno-anticuerpo que circulando por el organismo, puede se depositaren los tejidos, criando las lesiones inflamatorias. Cuando el glomérulo es el tejido atingido, la lesión inflamatoria es denominada Glomerulonefritis.

Las lesiones inflamatorias del riñón pueden ser mínimas o de tal intensidad que esclerosan totalmente el glomérulo. Cuanto mayores las lesiones, mayores las manifestaciones clínicas y las alteraciones encontradas en el laboratorio.

La nefritis se puede presentar de forma aguda o crónica. En la nefritis aguda ocurre sangre y albúmina (proteinuria) en la orina y edema por todo el cuerpo, además de hipertensión arterial. Después de seis meses de evolución de la etapa aguda, tenemos certeza que la nefritis cronifico; continuaremos encontrando sangre y albúmina en la orina y, eventualmente, hipertensión arterial.

En los niños, las nefritis agudas se curan en 90-95 % de los casos, en los adultos, las nefritis se curan, solamente en 50 % de los casos y el restante de ellas cronifica. La destrucción del glomérulo puede ser lenta o rápidamente progresiva. La cronificación lenta puede llevara muchos años, hasta décadas, para destruir totalmente el riñón.

Podemos distinguir entre:

Glomerulonefritis: Inflamación de los glomérulos renales.

Nefritis intersticial o nefritis túbulo intersticial: Inflamación de los espacios entre los túbulos renales.

Pielonefritis: Infección urinaria que alcanza el tejido renal.

Lupus nefrítico:Infección causada por el lupus eritematoso sistémico.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Reacciones alérgicas a un fármaco.

Nefropatías por analgésicos.

Uso prolongado de medicamentos como paracetamol, antiinflamatorios no esteroides, ácido acetilsalicílico.

Efectos secundarios a ciertos antibióticos.

Infecciones son provocadas por cualquier microorganismo (malaria, tifo, salmonelosis, toxoplasmosis, herpes y otros virus y bacterias) que forme el complejo antígeno- anticuerpo y lo precipite en el riñón.

Enfermedades de otros órganos.

Los pacientes transplantados que eran portadores de enfermedad crónica nefrítica también pueden rehacer la enfermedad en el riñón del donador.

.

Síntomas más frecuentes.

Sangre en la orina (hematuria).

Orina de color marrón oscuro o color óxido.

Orina espumosa.

Edema generalizado.

Hipertensión arterial.

Pérdida involuntaria de peso.

Náuseas y vómitos.

Sensación de malestar general.

Micción frecuente e incompleta.

Dolor de cabeza.

Pruito generalizado.

Tendencia al sangrado.

Somnolencia y letargo.

Dolor en riñones.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Neilson EG. Tubulointerstitial diseases. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 123.
  • Remuzzi G, Perico N, DeBroe ME. Tubulointerstitial diseases. In: Brenner BM, ed. Brenner and Rector\’s The Kidney. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 33.
  • Appel GB. Glomerular disorders and nephrotic syndromes. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 122.
  • Nachman PH, Jennette JC, Falk RJ. Primary glomerular disease. In: Brenner BM, ed. Brenner and Rector\’s The Kidney. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 30.
¡Comparte salud y conocimiento!
Neuroma acústico

Neuroma acústico

neuromaEl neuroma acústico se trata de un tumor benigno, de crecimiento lento que se localiza en el conducto auditivo interno, afectando al nervio estatoacústico (VIII par craneal o nervio vestibulococlear) que comunica el oído con el cerebro.

Estos tumores aparecen en la entrada del nervio. Al iniciarse en la parte del nervio que está ya dentro del conducto óseo (intracanalicular), el crecimiento del tumor produce precozmente una compresión de las fibras del nervio coclear, que pueden llevar a la disminución o pérdida de audición y a ciertos trastornos del equilibrio  (aunque estos se suelen ir compensando con las señales del otro lado).

Cuando ya tiene crecimiento intracraneal el tumor irá comprimiendo y afectando, en diversa medida hasta llegar a lesionar, al mismo nervio estatoacústico, al nervio facial, (que viaja paralelo a dicho nervio estatoacústico y cuya función es llevar los impulsos nerviosos necesarios para el movimiento de los músculos de la cara, incluidos los que cierran el ojo y mueven los labios), al nervio trigémino (que conduce la sensibilidad de la piel de la cara y de la córnea del ojo del mismo lado) y cuando alcanza mayor volumen puede llegar a comprimir el tronco cerebral, el cerebelo y el resto de nervios craneales.

Esta compresión sucesivamente irá afectando funciones como son: la audición, el movimiento de la cara, la sensibilidad de la cara, la deglución, el equilibrio, la precisión de los movimientos, el tono de voz, y pueden llegar a aparecer temblor, dolores de cabeza, hidrocefalia e hipertensión intracraneal, con grave afectación de las funciones vitales.

Existen dos tipos de neuromas:

Neuroma acústico unilateral o neurinoma esporádico: Afecta solamente a un oído y aunque puede desarrollarse a cualquier edad, afecta mayormente a las personas comprendidas entre 20 y 50 años. Aunque puede tener un origen genético, también puede ser causado por factores ambientales.

Neuroma acústico bilateral o hereditario: Afecta a ambos oídos y es de origen hereditario. Está causado por una alteración genética llamada neurofibromatosis-2. Generalmente se desarrolla en la adolescencia y principios de la madurez.

.

Síntomas más frecuentes.

Vértigos.

Pérdida de audición (hipoacusia).

Sonidos acúferos o tinnitus en el oído afectado (zumbidos y ruidos).

Dolor de cabeza que empeora al acostarse, levantarse, toser, levantar peso, estornudar.

Dificultad para entender el habla.

Entumecimiento en la cara y/o en el oído.

Dolor facial.

Debilidad y entumecimiento en la cara.

Parálisis facial unilateral.

Visión doble.

Problemas para caminar.

Somnolencia.

Anomalías visuales.

Dolor quemante o punzante sobre la mastoides por compresión de las fibras sensitivas del nervio facial.

En los tumores de gran tamaño (3 cm de diámetro) que ya comprimen el tronco cerebral, los síntomas además de los descritos anteriormente, pueden sumarse dolor de cabeza, que puede ser generalizado y con episodios de dolor severo occipital irradiado hacia abajo a la columna vertebral, asociado con retracción de la cabeza y el cuello, aturdimiento, perdida de la agudeza visual e incluso alteraciones de la personalidad.

Si un tumor de este tamaño se deja evolucionar sin tratamiento puede producir la muerte del paciente, pues aunque sea benigno, el lugar en el que crece puede afectar a estructuras esenciales para la vida.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Baloh RW, Jen J. Hearing and equilibrium. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 430.
  • Brackmann DE, Arriaga MA. Neoplasms of the posterior fossa. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier;2010:chap 177.
  • Battista RA. Gamma knife radiosurgery for vestibular schwannoma. Otolaryngol Clin North Am. 2009;42:635-654.
  • Sweeney P, Yajnik S, Hartsell W, Bovis G, Venkatesan J. Stereotactic radiotherapy for vestibular schwannoma.Otolaryngol Clin North Am. 2009;42:655-663.
  • Conley GS, Hirsch BE. Stereotactic radiation treatment of vestibular schwannoma: indications, limitations, and outcomes. Curr Opin Otolaryngol Head Neck Surg. 2010 Oct;18(5):351-6.
¡Comparte salud y conocimiento!
Nariz

Nariz

El sentido del olfato está ubicado en la parte interna de la nariz, precisamente en la mucosa del epitelio olfatorio. Está formado por células ciliadas ramificadas y conectadas a los receptores de las fibras del primer par de nervios craneales (el olfatorio), que atraviesan el hueso etmoides y penetran en el bulbo olfatorio, y de ahí se conectan con la corteza cerebral.

La nariz está formada por hueso, cartílagos duros como la parte anterior del tabique nasal, que se llama cartílago cuadrangular y cartílagos blandos, como los de las alas o fosas nasales que al juntarse forman la punta nasal; músculos y piel, tapizada en su interior por una porción de la mucosa pituitaria. Según el carácter de la mucosa que recubre el interior de las fosas nasales, se divide generalmente en tres áreas: la región vestibular, la región respiratoria y la región olfatoria.

 

Ubicación de la nariz

Se encuentra situada en la parte media de la cara, entre la boca y la frente. Tiene la forma de una pirámide triangular de vértice superior y base inferior. Se tratas de una protuberancia que forma parte del sistema respiratorio; de conformación muy diversa, determinada por el tabique nasal y el hueso etmoides, consta básicamente de dos bolsas o cavidades.

Las cavidades nasales se comunican a través del techo de la boca, con la faringe y forman las coanas (Cada uno de los orificios nasales internos que comunican los tractos respiratorio y deglutorio del aparato digestivo), lo que permite que además de cumplir con su función olfatoria, sirvan como vías respiratorias. En el interior de estas cavidades nasales se encuentran las células olfatorias.

En la superficie del epitelio olfativo, situado ya en la cavidad nasal, los odorantes (moléculas de olor) contactan con los receptores, formados por células nerviosas bipolares, que transducen las características del odorante al cerebro a través de impulsos eléctricos.

 

Partes de la nariz

Septum nasal: Está compuesto de cartílago y hueso, cubiertos predominantemente por mucosa respiratoria. Desde el punto de vista descriptivo, el septum nasal está formado por la lámina perpendicular del esfenoides, en la parte posterior y superior; el cartílago cuadrangular, en la parte anterior; y el vómer en la parte inferior y posterior. Las ramas internas (cruras mediales) y la membrana que las une al cartílago cuadrangular, la cresta maxilar y a los huesos palatinos completan el tabique nasal.

Algunos autores incluyen además la espina nasal del hueso frontal, la pre-maxilla, los cartílagos laterales superiores, el septum membranoso y la columela. Las proyecciones perpendiculares de la maxila y el hueso palatino, forman la cresta maxilar.

Su borde superior se caracteriza por una espina que extiende longitudinalmente al paladar. En éste se articula el cartílago cuadrangular anteriormente y el vómer posteriormente. Esta articulación no se realiza directamente con el cartílago cuadrangular, sino a través de las unas conexiones fibrosas entre el pericondrio del cartílago y periostio respectivo.

Con el traumatismo nasal puede presentarse la separación de estos dos elementos o su luxación. La articulación entre el vómer y la cresta maxilar es sólida. Esta unión es fibrosa en las primeras etapas de la vida.

El septum separa los corredores nasales, contribuye con el apoyo dorsal de la pirámide nasal, y mantiene un mecanismo de protección al absorber el choque de los impactos dirigidas al suelo de la fosa frontal, ocasionados por los golpes directos a la cara.

 Cartílago septal. El cartílago septal o cartílago cuadrangular tiene cuatro bordes:

  • Dorsal.
  • Ventral.
  • Caudal.
  • Cefálico.

La porción más caudal usualmente se extiende hacia delante más allá de la espina nasal, a la que su pericondrio se une con fuertes conexiones fibrosas (fibras cruzadas). No existe ninguna relación entre el espesor del cartílago del septal y la lámina perpendicular del etmoides. El borde caudal del cartílago septal se expone a fuerzas medioambientales.

Esa porción de cartílago que se extiende más allá de la espina nasal puede estar sujeta a fuerzas que causan cualquier dislocación de su unión a la espina nasal o a las fracturas verticales del cartílago. Aunque el espesor y la resistencia del cartílago septal varían, aquellos que se extienden más allá de la espina nasal son más vulnerables a estas lesiones.

El borde caudal del septum cartilaginoso se insinúa en la cara posterior de la columela, entre las dos cruras mediales de los cartílagos laterales inferiores. Esta disposición ofrece alguna protección porque la alta movilidad del movimiento del septum membranoso, proporciona algún grado de absorción de fuerza de impacto sobre la nariz. 

 

Lesión de un trauma directo en la punta nasal

Dos factores anatómicos importantes influyen en la lesión resultante, bajo la tensión de un trauma directo en la punta nasal. La primera es la unión del cartílago del septal a su unión con el vómer y la segunda es la relación del cartílago septal con los cartílagos laterales superiores. La articulación del cartílago cuadrangular con el vómer y la placa perpendicular es única en su género, porque el cartílago no suele articularse directamente con el hueso.

Esta peculiaridad anatómica es clínicamente importante, puesto que permite el movimiento del cartílago cuando está traumatizado. Si la unión al vómer es sólida y bien encauzada al sulcus vomeriano, el cartílago tiende a doblarse con el golpe y, dependiendo de la magnitud de la fuerza, puede fracturarse. Si, por otro lado, el sulcus vomeriano es poco profundo, como suele encontrarse en los niños, el cartílago tiende a luxarse de una a otra fosa nasal.

El cartílago cuadrangular se halla en continuidad con los cartílagos nasales laterales superiores, pero las estructuras se separan a nivel de sus márgenes inferiores divergentes. La longitud de los cartílagos laterales superiores, influyen en la situación y dirección de líneas de fractura de los septales. En el pasado, se pensó que los cartílagos laterales superiores y el septum funcionaban como una unidad, pero estudios más recientes en un cadáver han demostrado claramente que las dos estructuras cartilaginosas no sólo están separadas, sino también están alojadas en sus propios compartimientos anatómicos respectivos.

Nariz - rdnattural 2Este hecho anatómico proporciona adicionalmente absorción del impacto y de la movilidad, mientras la unión a los cartílagos laterales superiores le imprime más fuerza al borde dorsal del cartílago del septal.

Por consiguiente, las fracturas septales están usualmente circunscritas a la porción libre de la punta nasal y se orientan verticalmente. Sin embargo, en las narices con cartílagos laterales superiores pequeños y sin el apoyo dorsal del septum, las fracturas pueden sucederse de una manera oblicua y pueden extenderse de la espina nasal hacia el área del Rinion.

El borde cefálico del septum cartilaginoso donde se une a la lámina perpendicular del etmoides, normalmente es la porción más espesa del cartílago del septal, oscilando de 5 a 7 mm.

El cartílago septal se articula dorsalmente con los cartílagos laterales superiores en el área del rinion. La separación compartamental entre el cartílago del septal de los cartílagos laterales superiores es otro rasgo anatómico de movilidad estructural para la absorción de varias fuerzas de impacto en eventos traumáticos. Adicionalmente, la compartamelización tiende a retardar la disección de submucopericondrio que sangra de un área de la nariz a otra.

 

Hematomas en la nariz

Los hematomas difusos suelen ser de origen submucoso o hipodérmico en lugar de submucopericondrial o submucoperiostial. En efecto, la compartamelización sirve de contención y localiza el sangrado dentro del armazón nasal. En el borde dorsal del cartílago del septal se encuentra una ranura que cefálicamente se relaciona anatómicamente con la espina nasal del hueso frontal.

Las fibras del cartílago cuadrangular, pericondrio y el periostio de la cresta maxilar se intercambian, dando lugar a que las fibras pericondriales del lado derecho se unan a las fibras periósticas del lado izquierdo. La presencia de tejidos conectivo y adiposo laxos entre estas articulaciones asegura la flexibilidad del cartílago cuando se somete a tensión por presión dorsal y disminuye así el riesgo de fractura.

 

Cornetes nasales

Son estructuras formadas por hueso esponjoso, su cubierta es una delgada y delicada mucosa nasal. Se ubican en las partes laterales de cada cámara nasal. Generalmente su número es de 3, aunque pueden llegar hasta 5. Debajo de cada uno de ellos, están los meatos, del mismo nombre que son las vías de comunicación de la nariz con los senos paranasales y sirven como puertas de salida del moco que exuda los senos. 

Se dividen en:

  • Cornete inferior. Está insertado en el hueso palatino.
  • Cornete medio. Está insertado en el hueso etmoides. 
  • Cornete superior. Está insertado en el hueso etmoides.

Su irrigación sanguínea es rica y abundante, haciéndolos muy sensibles a los cambios de temperatura.

Sus funciones son:

  • Humidificar el aire que llega a los pulmones.
  • Filtrar el aire que se respira.
  • Calentar el aire que llega a los pulmones.

Tabique nasal

Es una estructura laminar osteocartilaginosa ubicada en la parte media de la pirámide nasal, de disposición vertical y anteroposterior. Forma la pared interna de ambas fosas nasales. Consta de lámina perpendicular del etmoides, cartílago cuadrangular del tabique nasal, y el vomer 

El tabique nasal está compuesto por 5 estructuras:

  • Lámina perpendicular del hueso etmoides.
  • Hueso vómer.
  • Cartílago del tabique.
  • Cresta del hueso maxilar.
  • Cresta del hueso palatino.

La lámina perpendicular del etmoides forma el tercio superior del tabique. Se articula en la parte anterior y superior con los huesos propios de la nariz y el hueso frontal, en la parte posterior con la cresta del esfenoides, en la parte postero-inferior con el vómer y en la antero-inferior con el cartílago cuadrangular. El tamaño de la lámina perpendicular es variable y es inversamente proporcional al del cartílago cuadrangular.

La lámina perpendicular puede no articularse con los huesos propios de la nariz como también puede extenderse hasta el borde inferior de los huesos propios de la nariz. La lámina perpendicular del etmoides es una estructura poligonal, que desciende y se extiende hacia abajo desde la lámina cribosa o cribriforme y normalmente constituye una componente grande del septum nasal.

Sin embargo, su contribución al apoyo nasal es mínima. Su espesor es inconstante en los niños y por otra parte puede ser vestigial en una nariz normal. La importancia principal de la lámina perpendicular del etmoides se relaciona con un supuesto rol de absorción de impactos. El borde anterior se acanala para recibir el proceso nasal del hueso frontal y la forma de pirámide de los huesos propios de la nariz unidos.

Su borde caudal es a menudo espeso en el extremo relacionado con el cartílago septal. El vómer se articula en la parte superior con el esfenoides y la lámina perpendicular del etmoides, y abajo con la cresta maxilar y los huesos palatinos.

 

Hueso vómer

Está formado en su totalidad por hueso compacto. Es frágil y puede fracturarse y desplazarse hacia un lado, provocando desviaciones del tabique nasal. Éste hueso resulta de la fusión de dos láminas paralelas, las cuales son apreciables entre el 6º y 7º mes de vida fetal.

Sus caras son irregularmente planas y están directamente cubiertas por la membrana pituitaria. Presentan algunos surcos, más o menos marcados según los sujetos, en los cuales se alojan vasos y nervios. Uno de estos surcos más largo y ordinariamente más pronunciado que los otros llamado surco vomeriano, se dirige oblicuamente de arriba abajo y de atrás a delante y en él se aloja el nervio nasopalatino.

El vómer se articula con 6 huesos:

  • Por arriba y atrás con el esfenoides
  • Por arriba y adelante con la lámina perpendicular del etmoides
  • Por abajo y atrás con los dos palatinos
  • Por abajo y adelante con los dos maxilares superiores

En estado fresco se articula también con el cartílago del tabique nasal por su parte anterior.

 

¿Cómo está formado el interior de la nariz?

El interior de la nariz puede ser dividida por el septum nasal en dos cavidades, que se extienden desde las narinas anteriormente, hasta las coanas posteriormente, continuándose desde allí con la nasofaringe. Usualmente ambas cavidades son de diferente tamaño.

Cada lado a su vez puede ser dividido en el vestíbulo nasal y la cavidad nasal propiamente tal. El vestíbulo nasal es la porción más anterior, limitada lateralmente por el ala de la nariz y medialmente por la porción más anterior del septum. El vestíbulo está recubierto por epidermis que contiene pelos (vibrisas) y glándulas sebáceas. Este último es el único sitio posible de origen de los furúnculos nasales. La pared medial del vestíbulo nasal encierra el soporte de la estructura de la parte anterior del septum cartilaginoso y tejido conectivo del septum, llamada columela.

El techo del vestíbulo está formado por cartílago alar, ya que su crura medial se extiende en la columela y su parte lateral da soporte a la pared externa del vestíbulo. Así los cartílagos alares determinan la forma de la punta nasal y el grado de apertura de ella. Es por esto que esta área es un parte importante en la rinoplastía.

La cavidad nasal propiamente tal posee paredes laterales, mediales, techo y piso. La pared medial, formada por el septum, es vertical, mientras que la pared lateral se inclina hacia medial superiormente. De este modo, el piso de la cavidad nasal es más ancho que el techo. El techo posee las porciones frontonasal anterior, central (formada por la placa cribiforme del hueso etmoides) y esfenoidal posterior.

Las células nerviosas del epitelio olfatorio se encuentran en la mucosa del techo de la cavidad nasal, el cornete superior y la porción más superior del septum. Desde allí las fibras nerviosas pasan a través de la placa cribiforme al bulbo olfatorio. El resto de la mucosa constituye la porción respiratoria de la mucosa nasal.

Ésta se adhiere firmemente al periostio y pericondrio subyacente, y posee una rica irrigación y anastomosis arterio-venosas, especialmente en el cornete inferior, lo que permite un rápido entibiamiento y humidificación del aire inspirado (ya que el aire inspirado viaja mayoritariamente por el meato inferior).

Los orificios o fosas nasales se denominan narinas

 

Vascularización de la pirámide nasal

La irrigación de la nariz proviene del sistema carotídeo: de la carótida interna y de la carótida externa. 

Arterias.

El aporte sanguíneo arterial para la pirámide nasal proviene de ramas de la arteria facial, fundamentalmente, y de la oftálmica por su rama del dorso de la nariz. El número y origen de las distintas ramas arteriales varía de forma sustancial de unos individuos a otros.

El origen fundamental de la red arterial está en la arteria facial. Esta asciende por el surco nasogeniano y da:

  • Por encima de la comisura de los labios envía una primera rama que es la arteria de las coronarias labiales que se divide a su vez en una para el labio superior y otra para el inferior. Ambas se desprenden de la arteria facial a nivel de las comisuras labiales. Son muy flexuosas, circulan por debajo del orbicular y se anastomosa cada una con la del lado opuesto. La coronaria del labio superior, a nivel de su anastomosis con su homóloga da una rama ascendente, o rama septal anteroinferior, o arteria del subtabique, que irriga la columela.
  • Según asciende en la cara da las ramas alares, inferior y superior, que establecen anastomosis en el dorso nasal con la arteria nasal dorsal (rama de la oftálmica) y en profundidad con ramos terminales de la arteria etmoidal anterior.-  Arteria angular: tras dar las ramas alares la arteria facial se denomina arteria angular. Esta asciende primero a lo largo del surco nasogeniano, y después, del surco naso-palpebral, y se anastomosa hacia el ángulo interno del ojo, con la arteria nasal, rama de la oftálmica. La arteria angular da varias ramas al ala nasal y la transversa nasal.

De la arteria oftálmica sale:

La arteria del dorso nasal. Al ser una rama externa de arteria oftálmica, dependiente por tanto del sistema de la carótida interna, que perfora el septo orbitario, discurre lateral a la pirámide nasal en dirección caudal y se anastomosa con arteria angular.

Venas.

La red venosa es particularmente rica a nivel del lóbulo, realizando su drenaje hacia las venas faciales y angular mediante: la vena del ala de la nariz y la vena dorsal de la nariz. La vena facial junto con la arteria facial asciende por el surco nasogeniano y recogen el riego de buena parte de la pirámide nasal y también se anastomosa con las ramas terminales de la vena oftálmica. Es conocida la importancia clínica de este evento en los que los procesos infecciosos del ala nasal y surco nasogeniano pueden progresar por esta vía y provocar graves complicaciones orbitarias o del seno cavernoso.

Arteria, venas y nervios forman plexos que discurren incluidos en los tejidos blandos de la pirámide.

Linfáticos.   Se dirigen hacia la cadena yugular con estaciones ganglionares submaxilares y parotídeas.

 

Inervación de la pirámide nasal

La inervación sensitiva depende de las ramas oftálmica y maxilar del V par craneal. Se realiza por ramas del nervio nasal. El nervio nasal externo inerva la parte superior de la pirámide y el nervio nasal interno mediante la rama nasolabial destinada a la punta y la región alar.

 

Vascularización de las fosas nasales

Las fosas nasales presentan un sistema vascular muy rico formado por redes intramucosas, arterias, venas de drenaje y un sistema linfático.

Hay una red arterial profunda y otra superficial. La red profunda está formada por ramas de diferentes arterias nasales y está situada sobre el periostio y pericondrio, formando una intrincada red de la que parten ramos para la formación de la red superficial mediante arcadas arteriales entre ambas redes. La red superficial es subepitelial. Los capilares se distribuyen en dos redes principales, una subepitelial y otra periglandular.

El sistema venoso forma igualmente redes venosas que están más desarrolladas que las arteriales. Como en la red arterial, existe una red subepitelial superficial y otra red profunda yuxtaperióstica e intraósea a nivel de los cornetes.

Además, la mucosa respiratoria posee elementos vasculares particulares que tienen una función fundamental en la regulación de la circulación local:

Tejido cavernoso que forma unas áreas eréctiles situadas fundamentalmente a nivel de la cara interna del cornete inferior, en el borde inferior del cornete medio, en la cola del cornete superior y en torno al agujero esfenopalatino. Hay también tejido cavernoso en el tubérculo del tabique nasal.

En estas zonas el tejido cavernoso se sitúa en el corion en dos capas. La capa superficial formada por una red de mallas estrechas y de pequeño calibre situada entre los islotes glandulares. La capa profunda es más importante y está formada por inmensas lagunas irregulares con dilataciones saciformes.   Las paredes del tejido cavernoso están constituidas por paredes venosas con una espesa cubierta de fibras musculares lisas.

Esfínteres vasculares. Están formados por engrosamientos de la pared vascular a expensas de la íntima y de la media. Forman como mechones, columnas y lengüetas pediculadas pudiendo abarcar toda o parte de la circunferencia del vaso. Estos esfínteres existen en las arterias y en las venas, sobre todo en las áreas de tejido cavernoso.

 Anastomosis arterio-venosas. Unen arteria y venas, bien directamente o mediante un segmento intermedio.

 

Arterias en la nariz

Las fosas nasales están irrigadas por los dos sistemas carotídeos: el de la carótida interna y el de la carótida externa. El sistema de la carótida externa es el más importante en su irrigación y lo hace fundamentalmente por la arteria maxilar interna con su rama terminal, la arteria esfenopalatina, además de la arteria facial que también contribuye. El sistema de la carótida interna  es cuantitativamente menos importante que el de la externa, e irriga las fosas mediante dos ramas de la arteria oftálmica que son las arterias etmoidales anterior y posterior.

 

Sistema de la carótida externa en la nariz

A través de la arteria esfenopalatina y la arteria facial aporta la irrigación más importante a las fosas nasales.

La arteria maxilar interna, al atravesar el agujero esfenopalatino, reduce su tamaño y toma el nombre de arteria esfenopalatina. Esta se divide en dos ramas, unas veces lo hace en el mismo agujero y otras incluso antes de atravesar el agujero, en la fosa ptérigo-palatina, en cuyo caso las dos ramas salen por agujeros diferenciados pues el agujero esfenopalatino muestra  entonces una división en dos por un tabique fibroso. Excepcionalmente se divide en tres ramas. Ahora bien, lo normal es que se divida en dos ramas a nivel en la parte posterior del meato superior.

 

Estas dos ramas se denominan externa e interna de la nariz

La rama externa de la arteria esfenopalatina se denomina arteria de los cornetes, tiene su destino en toda la pared externa de las fosas nasales y termina en dos ramas principales. Una es la arteria del cornete medio, o arteria nasal media y la otra es la arteria del cornete inferior, o arteria nasal inferior. Estas arterias penetran en su cornete correspondiente por la cola y se distribuyen en varias ramas terminales.

Caminan hacia delante en los canales óseos estando rodeadas de una rico plexo venoso   La arteria del cornete medio se divide en tres ramas turbinales y otra más que es la arteria superior del meato medio con destino al etmoides anterior. Las tres turbinales son la interna o medial, la externa o lateral y la inferior que discurre a lo largo del borde libre del cornete.

La arteria del cornete inferior da tres ramas terminas que son dos turbinales y la arteria antral. Las dos turbinales son la interna, o superomedial, que circula por la parte superior de la cara septal del cornete y la externa, o ínfero-lateral, que circula por la parte inferior de la cara meática y da una arteria recurrente para la cola del cornete inferior. La arteria antral circula por la vertiente superior del cornete inferior hacia el desfiladero uncibular y su destino es etmoido-antral.

La rama interna de la arteria esfenopalatina se denomina también arteria del tabique o arteria nasopalatina. Se dirige hacia arriba, recorriendo hacia adentro el borde inferior del cuerpo del esfenoides y alcanza el tabique un poco por detrás del borde anterior del vómer. Por el tabique desciende oblicuamente por el desfiladero del nervio nasopalatino al que acompaña, descendiendo juntos por detrás de la sutura etmoido-condro-vomeriana dando ramas septales a lo largo de este recorrido que se anastomosan con ramas de las etmoidales.

Parte de estas ramas, junto con ramas de la etmoidal anterior, anastomosándose entre ellas forman en la región ántero inferior del tabique, a uno o dos centímetros en sentido cefálico, una red anastomótica de pequeñas arteriolas que constituyen el área vascular de Little, plexo de Kiesselbach o mancha vascular. Esta área es origen de frecuentes epistaxis, sobre todo en pacientes jóvenes. Finalmente alcanza el canal palatino anterior anastomosándose en pleno canal con una rama anterior de la palatina superior o descendente. Esta arteria nasopalatina, antes de hacer su recorrido esfenoidal, da una rama que es la arteria del cornete superior o arteria nasal superior con destino al cornete y meato superiores y a las celdas etmoidales posteriores.

La arteria facial proporciona vasculación a las fosas desde la arcada coronaria superior. De esta arcada, formada por ramas de la facial, nace la arteria del subtabique. Esta se dirige hacia arriba, hacia la parte antero-inferior del tabique, dando ramas vestibulares y septales.

 

Sistema de la carótida externa

A  través de la arteria oftálmica da las arterias etmoidales: anterior y posterior.

La arteria etmoidal anterior es la más importante. Tiene un corto recorrido en la órbita sobre el músculo oblicuo mayor alcanzando el canal etmoidal anterior. El orificio orbitario de este canal se encuentra situado a 15 mm del reborde orbitario, en la sutura frontoetmoidal.

Atraviesa el canal saliendo por la parte anterior de la lámina cribosa y se divide en dos ramos: meníngeo y nasal. El ramo nasal alcanza la fosa nasal por el agujero etmoidal anterior dividiéndose en ramas internas para la región olfativa de tabique y la parte anterior del tabique y ramas externas para las regiones supra y preturbinal, las celdas etmoidales anteriores y el seno frontal.

La arteria etmoidal posterior es de menor calibre y más larga. Cruza por encima de del músculo oblicuo mayor y alcanza el canal etmoidal posterior. Da dos ramos meníngeos y ramos nasales destinados a la región olfativa y a las celdas etmoidales posteriores.

 

¿Cómo está proporcionada la vascularización arterial de las fosas nasales?

A nivel de la pared externa: las regiones supra y preturbinales por las arterias etmoidales; las regiones de los cornetes y los meatos, por las arterias de los cornetes, ramas de la arteria esfenopalatina.

A nivel del tabique: el área respiratoria está irrigada por la arteria del tabique, rama de la arteria esfenopalatina; la región olfativa por las arterias etmoidales; la zona de la narina por la arteria del subtabique rama de la facial.

 

Venas

Las venas siguen tres vías diferentes: anterior, posterior y superior, desembocando en dos territorios el de la oftámica y el de la esfenopalatina.

Venas anteriores: desembocan en la vena angular que es una prolongación de la vena oftálmica superior y se continua, bajo el ala de la nariz, con la vena facial.

Venas posteriores: atraviesan el agujero esfenopalatino y desembocan en el plexo venoso maxilar interno o pterigoideo.

Venas superiores: siguen en sentido inverso el trayecto de las arterias etmoidales desembocando en la vena oftálmica.

 

Linfáticos

Las redes linfáticas intramucosas se disponen en dos capas o estratos, uno superficial o subepitelial y otro profundo yuxtaperióstico.

En cuanto a las vías de drenaje linfático:

  • Los colectores de la pirámide nasal y de la parte anterior de las fosas nasales se dirigen hacia los ganglios parotídeos y subdigástricos.
  • Los colectores de la parte posterosuperior de las fosas nasales alcanzan directamente los ganglios retrofaríngeos laterales.
  •  Los colectores de la mayor parte de los dos tercios posteriores de las fosas nasales se dirigen hacia un plexo perilinfático pretubárico que es un autentico punto de encuentro regional. Desde este punto alcanzan los ganglios linfáticos por dos vías, una externa hacia los ganglios subdigástricos y otra posterior hacia los ganglios retrofaríngeos laterales.

 

Inervación de las fosas nasales

La nariz posee tres tipos de inervación: inervación de la sensibilidad general (cerebro-espinal), inervación vegetativa (orto o parasimpático) e inervación sensorial.

La inervación de la sensibilidad general y la vegetativa se realiza a través de nervios comunes para las dos, por lo que se estudian ambas en conjunto.

 

Inervación de la sensibilidad general y vegetativa

Se realiza mediante nervios tributarios del V par a través de dos troncos distintos: el nervio oftálmico y el nervio maxilar superior.   El nervio oftálmico interviene en la inervación nasal mediante su rama nasal y el nervio maxilar superior interviene mediante el nervio esfenopalatino proporcionando la mayor parte de la inervación de las fosas.

 

Nervio nasal

Recordar que el nervio oftálmico en la extremidad anterior del seno cavernoso se divide en tres ramas terminales: una interna o nervio nasal, otra media o nervio frontal y una tercera, externa, o nervio lagrimal. A través de su rama terminal interna, el nervio nasal, inerva la nariz.

Nace un poco por detrás de la hendidura esfenoidal. Atraviesa el anillo de Zinn. Desde este punto es acompañado de la arteria oftálmica y pasa por encima del nervio óptico de fuera a adentro, alcanzando el ángulo súpero-interno de la órbita por debajo del músculo oblicuo mayor.

En su recorrido da: una raíz sensitiva para el ganglio oftálmico, los nervios ciliares largos y el filete nervioso esfeno-etmoidal de Luschka que es inconstante. Este filete nervioso de Luschka penetra en el conducto etmoidal posterior y va acompañando a la arteria etmoidal posterior, distribuyéndose por la mucosa del seno esfenoidal y por las celdas etmoidales posteriores.

El nervio nasal termina, un poco por detrás del conducto etmoidal anterior, dividiéndose en dos ramas que son el nervio nasal externo e interno.

El nervio nasal externo continúa la dirección del nervio nasal e inerva los tegumentos de la raíz y de la parte superior de la pirámide nasal.

El nervio nasal interno, o etmoidal anterior, está destinado a la fosa nasal, penetrando en ella por el conducto etmoidal anterior acompañado de la arteria etmoidal anterior; después se torna intracraneal, reposando sobre la lámina cribosa, bajo la dura madre, dando en este segmento un filete meníngeo. De nuevo se hace intranasal atravesando para ello la lámina cribosa, saliendo por el agujero etmoidal y desemboca en la parte antero-superior de la fosa nasal. Se divide en dos filetes terminales el interno y el externo. La rama terminal interna va destinada a la parte anterior del tabique nasal por el que se ramifica y al seno frontal. La rama terminal externa, o nervio nasolobular, desciende por la cara posterior de los huesos propios y termina en la piel del ala de la nariz, inervando la mucosa de la región preturbinal de la pared externa de la fosa nasal y la cabeza del cornete medio e inferior y un territorio cutáneo que es la región del ala y la punta de la nariz.

 

El nervio esfenopalatino

El nervio maxilar superior interviene en la inervación nasal mediante el nervio esfenopalatino proporcionando la mayor parte de la inervación de las fosas. Por tanto el nervio esfenopalatino nace del maxilar superior pote tres o cuatro raíces plexiformes en el trasfondo de la fosa pterigomaxilar, muy cerca de la emergencia craneal por el agujero redondo mayor. Ver capítulo 03.1ª.05.

Se dirige hacia abajo y hacia adentro pasando por fuera y por delante del ganglio esfenopalatino al que se adhiere. Debajo del ganglio esfenopalatino se divide en numerosas ramas:

  • Nervios nasales superiores y nervio nasopalatino que salen por el agujero esfenopalatino. Estos dos nervios son nasales directos.
  • Nervios palatino que circulan por los canales palatinos, es de especial interés el nervio palatino anterior que circula por el canal palatino anterior. De estos nervios palatinos, especialmente del anterior, nacen el nervio nasal inferior y el nervio del tabique. El nervio para el cornete inferior, o nervio nasal inferior, nace en el canal palatino. El nervio para el tabique es rama terminal del nervio palatino anterior que circula por el canal palatino anterior.
  • Ramos orbilales.

 

Ganglio esfenopalatino

Constituye una encrucijada nerviosa muy importante por sus conexiones con el nervio esfenopalatino y el nervio vidiano,

Está situado en la pared póstero-superior del trasfondo de la fosa pterigomaxilar, a 4-5 mm. por dentro del nervio maxilar superior rodeado por abundante tejido celular graso.

En su parte postero – superior alcanza la parte anterior del canal vidiano donde recibe a este nervio.

La inervación autónoma parasimpática llega a la mucosa nasal desde el ganglio esfenopalatino por medio del nervio vidiano. El nervio vidiano está formado por la reunión del gran nervio petroso superficial, rama del VII (parasimpático), el nervio petroso profundo, rama del IX (sensibilidad cerebro-espinal) y de un ramo simpático que proviene del plexo pericarotídeo interno (simpático). Este ramo simpático pericarotídeo proviene a su vez del ganglio cervical superior.

 

Anatomía topográfica de la inervación nasal

Nervios de la pared externa de las fosas nasales

Territorio del esfenopalatino

Es el más extenso.

Nervios del cornete y del meato inferior, son dos:   Un nervio inferior, o nervio nasal inferior, que generalmente nace del nervio palatino anterior e inerva la cara externa del cornete inferior y del meato inferior.

Un nervio superior que es rama directa del nervio esfenoplatino, se acompaña de la arteria del cornete inferior, inerva la cara septal del cornete inferior y da una colateral para la parte inferior del meato medio denominada nervio inferior del metano medio.

  • Nervio superior del meato medio. Se insinúa bajo la cola del cornete medio y se divide en tres ramas: superior, media e inferior.
  • Nervio del cornete medio. Tras un trayecto horizontal se divide al llegar a la cola del cornete medio en tres ramas: externa, interna e inferior.
  • El nervio del cornete superior emite una rama para el meato superior.   Los tres últimos nervios son ramas directas del nervio esfenopalatino.

 

Territorio del nervio nasal interno

Este nervio mediante su rama de división externa, o nervio nasolobular, inerva la región preturbinal, la cabeza del cornete medio e inferior y todo el ala de la nariz, tanto la piel como la mucosa.

 

Nervios del tabique

Territorio del nervio esfenopalatino

El nervio nasopalatino es rama directa del esfenopalatino y es que proporciona la mayor parte de la inervación. Acompaña a la arteria del tabique desde el agujero esfenopalatina, desciende sobre el tabique por un desfiladero situado junto por detrás de la sutura vómero-etmoido-condral y alcanza el conducto palatino anterior para atravesarlo.

El nervio patino anterior atraviesa el paladar de abajo a arriba por el conducto palatino anterior e inerva la parte antero-inferior del tabique.

 

Territorio del nervio nasal interno

Por su rama de división interna este nervio inerva la parte antero-superior del tabique.

 

Sistematización de la inervación nasal

  • La inervación vegetativa de las fosas nasales es particularmente rica.
  • Los filetes nerviosos del sistema vegetativo están, en parte, íntimamente intrincados con ramas nasales del nervio esfenopalatino formando un complejo trigémino-simpático.

 

Inervación sensitiva

Proporcionada por el trigémino.

Los cuerpos celulares de las neuronas periféricas tienen su asiento en el ganglio de Passer. Los cinlindroejes alcanzan el núcleo sensitivo del V par o núcleo gelatinoso. Estos forman la columna de sustancia gris más importante del tronco cerebral, produciéndose numerosas conexiones centrales, lo que explica en gran parte la importancia de los reflejos endonasales.

Inervación simpática

Los cuerpos celulares de las protoneuronas asientan en el tracto lateral intermedio de la médula, entre C6 y D2. las fibras alcanzan la cadena simpática torácica mediante ramos comunicantes. Los cuerpos celulares de las deuteroneuronas asientan en el ganglio cervical superior. Las fibras postganglionares alcanzan la mucosa nasal por tres vías principales.

La mayor parte de las fibras pasan por el plexo que rodea a la carótida interna y alcanzan el ramo carotídeo del nervio vidiano atravesando el ganglio esfenopalatino sin hacer conexión en él.

  • Otras fibras simpáticas alcanzan el nervio maxilar superior por medio de la anastomosis carótido-gaseriana de François Frank.
  • Otras fibras siguen a la carótida externa, después a la maxilar interna y a la esfenopalatina.

 

Inervación parasimpática

Las protoneuronas asientan en el núcleo muco-lácrimo-nasal situado por detrás y por dentro del núcleo del V par.

Luego las vías parasimpáticas para la nariz son tres:

  • Fibras que siguen el VII, el ganglio geniculado, el nervio petroso mayor superficial y el nervio vidiano. Los cuerpos celulares de las deuteroneuronas asienten en el ganglio esfenopalatino.
  • Fibras posganglionares que se mezclan con los filetes nasales del V.
  • Existe otra vía parasimpático del IX par, el nervio de Jacobson, el gran nervio petroso profundo y el nervio vidiano.

 

Enfermedades que pueden afectar a la nariz

Sinusitis. Inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales, producida principalmente por la obstrucción de los conductos que llegan a las fosas nasales.

Rinitis. Inflamación de la mucosa de las fosas nasales, generalmente producida por resfriado común o por alergias.

Epistaxis. Sangrado de las fosas nasales, puede producirse por una gran variedad de causas, entre las que destaca la hipertensión, la inflamación de la mucosa o los traumatismos digitales (rascarse).

Forúnculo nasal. Absceso cutáneo producido por la infección bacteriana del folículo piloso.

Hiposmia es un trastorno del sentido del olfato que resulta en la reducción parcial de la capacidad de percibir olor es. Los trastornos del olfato tienen muchas causas, y algunas más claras que otras. La mayoría de las personas comienzan a sufrir trastornos del olfato después de haber tenido algunas enfermedades o lesiones recientes. Los factores desencadenantes más comunes son las infecciones de las vías respiratorias superiores y los traumatismos encéfalocraneanos. Entre otras causas que producen trastornos del olfato se encuentran los pólipos en las fosas nasales, las infecciones de los senos paranasales, los trastornos hormonales y los problemas dentales. La exposición permanente a ciertos productos químicos como los insecticidas y disolventes, y algunos medicamentos también ha sido asociada con trastornos del olfato. Las personas con cáncer en la cabeza y cuello que reciben tratamiento con radioterapia también experimentan problemas con su sentido del olfato.

Síndrome de la nariz vacía (SNB)-llamado en lengua inglesa empty nose syndrome(ENS) – es un término médico acuñado por el doctor Kern en 1994 para denominar una grave afección nasal de origen iatrogénico que tiene lugar cuando la nariz se daña debido a una excesiva resección o reducción de los cornetes nasales inferiores y / o de los cornetes medios que deja a los mismos incapaces de funcionar adecuadamente.

El doctor Kern y sus compañeros médicos se dieron cuenta de que algunos pacientes que se habían sometido a turbinectomías parecían desarrollar síntomas de obstrucción nasal y dificultades respiratorias, a pesar de que sus fosas nasales estaban muy claras o vacías. A este síntoma, único y que causa perplejidad, incluso entre la comunidad médica, consistente en no obtener suficiente aire, a pesar de que las fosas nasales están totalmente claras, lo llamó obstrucción paradójica.

Otros síntomas provocados por este síndrome son sequedad nasal crónica, dificultad para concentrarse, frecuentes dolores de cabeza, incremento de la reactividad pulmonar a componentes volátiles o componentes irritantes de transmisión aérea, reducción de la ventilación pulmonar, disminución del sentido del olfato, mucosidad espesa y viscosa, sueño superficial, hemorragias de poca importancia, cansancio o fatiga crónica y, a veces, costras, infecciones sinusales recurrentes y / o dolor o presión sinusal, etc.

La aparición de estos síntomas se debe a que una resección o reducción en exceso de los cornetes nasales inferiores y / o medios deja a la nariz incapaz de presionar el aire, dirigir, calentar, humidificar, filtrar y sentir fluir a través de ella, de tal manera que la mucosa nasal que no ha sido eliminada podría secarse de forma crónica, inflamarse y atrofiarse parcialmente.]

A este síndrome también se le conoce en el campo de la investigación médica como the wide nasal cavity syndrome (síndrome de la cavidad nasal ancha), aunque parece imponerse el otro nombre. Este síndrome se considera altamente variable entre los sujetos afectados por él y pobremente definido.

 

Referencias y bibliografía

Dr. Jesús García Ruiz, Filogenia en ORL: olfativo y fosa nasal

Nasal Septum Perforation of Welders, Choong Ryeol Lee, Cheol In Yoo, Ji Ho Lee, Seong Kyu Kang. Journal of Industrial Health. Volume 40, Number 3. p 286-289. Last accessed April 2, 2009.

Otorrinoweb.com

 

¡Comparte salud y conocimiento!
Neurosis

Neurosis

NeurosisNeurosis es un término que se refiere a las alteraciones o afecciones funcionales del psiquismo que se manifiestan con síntomas diversos y, no presentan desorganización importante de la personalidad. Se trata de una alteración mental que sufre una persona debido a un alto grado de ansiedad. Normalmente está producida por problemas en su entorno, a veces con personas y otras con situaciones. Existen diferentes tipos de neurosis, dependiendo del trauma anterior, las más corrientes son el miedo a los espacios cerrados o abiertos, el miedo a la oscuridad o a la luz y el miedo a algunos objetos o animales. Estos miedos se conocen como fobias y el que las padece muestra un pánico exagerado que se ve incapaz de controlar, a esas situaciones. Por otro lado, tenemos las obsesiones que son otra forma especial de neurosis. En ellas la persona se auto-convence de un acto o situación determinada, y para ella es esto tan real, que se siente obligado a realizarlo de forma sistemática, por ejemplo lavarse las manos, limpiar la casa, cerrar la llave del gas, etc.

Por supuesto ello les lleva a sentirse en una permanente alerta, lo cual les provoca una fuerte ansiedad, cansancio, insomnio, alteraciones del humor y de la conducta, depresión, pérdida de peso, inapetencia, falta de deseos sexuales, etc.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Traumas psíquicos.

Estrés psíquico.

Enfermedades mentales.

Trastornos sexuales: Exhibicionismo, fetichismo, masoquismo, etc.

Trastornos de la personalidad.

Trastornos del sueño: Insomnio, terrores nocturnos, etc.

Trastornos del control de impulsos: Ludopatía, cleptomanía, piromanía, etc.

Trastornos disociativos: Trastorno de identidad, amnesia, posesión.

Trastornos de ansiedad: Fobias, trastorno obsesivo-compulsivo, agorafobia, crisis de angustia, etc.

Trastornos depresivos: Depresiones leves, moderadas o graves, distimia, etc.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Cabrera J., García S., Heerlein A., Ojeda C., Rentería P. El trastorno obsesivo-compulsivo. Santiago de Chile: Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía, 1996.  
  • Freud S. Obras Completas. Madrid: Biblioteca Nueva, 1967.  
  • Janet P. Les Nevroses. Paris: Flammarion, 1909.   
  • López-Ibor J.J. Las neurosis como enfermedades del ánimo. Madrid: Gredos, 1966.   
  • Vallejo R. Manual de Psicología clínica.   
  • Vidal G., Bleichmar H., Usandivaras R. Enciclopedia de Psiquiatría. Buenos Aires: El Ateneo, 1977.  

 

¡Comparte salud y conocimiento!
Neuritis

Neuritis

La neuritis es una afección inflamatoria y degenerativa de un nervio o nervios caracterizada por dolor y trastornos sensitivos, motores o tróficos, según el nervio afectado. Indica un trastorno de un nervio periférico por cualquier causa, bien sea inflamación, alguna forma de intoxicación, como la neuritis alcohólica, o la compresión.

Los síntomas de tipo inflamatorio son variables, habitualmente existe dolor, que aumenta durante la noche y no desaparece con el descanso. Los trastornos de la sensibilidad comprenden embotamiento y hormigueos; en algunos casos se produce parálisis.

En la polineuritis, la afección es simétrica; como ejemplos cabe citar la alcohólica, diabética y las producidas por trastornos metabólicos, entre ellas las carencias alimentarias y vitamínicas, por ejemplo en el beri-beri.

Cuando obedece a compresión, existe comúnmente paresia o parálisis, pero el dolor no suele ser constante.

 

Tipos de neuritis

 

Aguda

También llamada neuralgia amiotrófica; se caracteriza por la aparición brusca de intensos dolores seguida de una amiotrófia de la musculatura que puede durar meses.

 

Ascendente

En este caso la inflamación del nervio comienza en la periferia y se desplaza a lo largo del tronco nervioso.

 

Degenerativa

Se provoca por degeneración del tejido nervioso.

 

De Eichhorst

Conocida también como intersticial; en este caso la inflamación afecta tanto a la vaina del nervio como al tejido intersticial del núcleo.

 

De Gombault

Es una hiperplasia del tejido conjuntivo intersticial que ocasiona un engrosamiento de los troncos nerviosos periféricos y de las raíces posteriores, así como esclerosis de las columnas posteriores de la médula espinal.

 

De Leyde

En este caso las fibras de los nervios afectados son sustituidas por tejido graso.

 

Desmielinizante

Se caracteriza por la pérdida segmentaria de la mielina entre los nodos de Ranvier, a todo lo largo de la célula de Schwann.

 

Diseminada

Se tratar de una inflamación de nervios periféricos; cursando con dolor, hipersensibilidad y pérdida de función.

Óptica

Se trata de una inflamación en el nervio óptico.

 

Parenquimatosa

Se considera así a cualquier inflamación que afecte a la sustancia, los axones o la mielina del nervio.

 

Periférica

Se encuadran en ella la inflamación que afecte a cualquier nervio periférico.

 

Retrobulbar

Es una forma de neuritis que afecta al nervio óptico o a la papila.

 

Saturnina

Cualquier inflamación de nervio que esté provocada por intoxicación de plomo.

 

Sifilítica

Cualquier inflamación de nervio provocada por la neurosífilis.

 

Tabética

Inflamación de nervio que acompaña a la infección sifilítica y que afecta a las columnas posteriores de las vías medulares.

 

Tóxica

Se trata de la inflamación de un nervio, secundaria a una intoxicación.

 

Traumática

Producida por la lesión de un nervio.

 

 

 

Referencias y bibliografía

  • Diccionario enciclopédico ilustrado de medicina Dorland, 26ª edición, vol II. Consultado el 28 de agosto de 2011
  • Glaser JS. Topical diagnosis: prechiasmal visual pathways. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane’s Ophthalmology. 15th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 5.
  • Sra SK, Sra KK, Friedlaender M, Trocme SD. Immunology of neurologic and endocrine diseases that affect the eye. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane’s Ophthalmology. 15th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 35.

 

 

 

 

¡Comparte salud y conocimiento!
Neuralgia

Neuralgia

NeuralgiaHablamos de neuralgia cuando se produce un dolor intenso en un nervio, o es un dolor de origen nervioso. Las personas que lo padecen, sufren intensamente y calmar el dolor resulta en ocasiones bastante difícil.

La médula espinal envía dos ramas nerviosas distintas, una motora y otra sensitiva; estas parten separadamente para luego unirse y dar lugar a los nervios periféricos mixtos, los cuales se dirigen a órganos y músculos; por ello una lesión en un nervio provocará trastornos tanto sensitivos como motores. La neuralgia es más común en personas de edad avanzada, pero puede ocurrir a cualquier edad.

La neuralgia del trigémino es la forma más común de neuralgia. Existe también otra neuralgia relacionada, aunque poco común que afecta al nervio glosofaríngeo, el cual suministra sensibilidad a la garganta.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Inflamación.

Reacción alérgica.

Alcoholismo crónico.

Enfermedades metabólicas.

Irritación por químicos.

Algunos tipos de disfunciones renales.

Infecciones virales.

Déficits vitamínicos.

Traumatismos con desgarros, lesiones compresivas o roturas.

Diabetes.

Consumo de ciertas drogas.

Infecciones por herpes zóster.

Infección por sífilis.

Enfermedad de Lyme, que es una enfermedad inflamatoria que se disemina a través de una picadura de garrapata.

Porfiria: Un grupo de trastornos hereditarios en los cuales una parte importante de la hemoglobina, no se produce apropiadamente.

Tumores que comprimen nervios cercanos.

.

Síntomas más frecuentes.

Alteraciones en la función de la parte del cuerpo afectada debido al dolor, o debilidad muscular a causa del daño del nervio motor.

Aumento de la sensibilidad de la piel o entumecimiento del área de la piel afectada.

Dolor a lo largo de la ruta de un nervio específico.

Dolor localizado en la zona del nervio afectado, pudiendo ser éste agudo y punzante, constante o alterno.

Cualquier contacto, presión o movimiento de la zona afectada, ocasiona dolor inmediato.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Shy ME. Peripheral neuropathies. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007: chap 446.
  • Cutrer FM, Moskowitz MA. Headaches and other head pain. In: In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007: chap 421.
¡Comparte salud y conocimiento!
Neumonía – Pulmonía

Neumonía – Pulmonía

La Neumonía o pulmonía – puesto que son términos que definen la misma dolencia-, es un proceso inflamatorio agudo del tejido pulmonar de origen infeccioso, que se produce por la llegada de microorganismos al pulmón. Puede ser provocada por una bacteria (suelen ser casos más complejos), o un virus.

Los varones tienen 2 ó 3 veces más tendencia a contraerla que las mujeres y es más frecuente entre los ancianos que entre la gente joven. Normalmente suele haber sido precedida por un fuerte catarro o bronquitis. Afecta alrededor de un millón de personas por año, obligando al ingreso hospitalario en la mitad de los casos. De cualquier forma siempre debe estar bajo vigilancia médica. La neumonía puede ser leve, moderada o grave, pero de cualquier forma siempre es seria y debe prestársele la atención necesaria para evitar complicaciones graves e incluso la muerte, especialmente entre las personas mayores y las inmunodeprimidas.

Las bacterias son la causa más común de las neumonías en los adultos y, tiende a ser la más grave. En los bebés y los niños son más frecuentes las causadas por virus.

Las neumonías pueden clasificarse:

En función del agente casual: Neumocóccica, neumonía estafilocócica, neumonía por Klebsiella, por Legionella, entre otros.

Por el tipo de afectación anatomopatológica: Neumonía lobar, neumonía multifocal, neumonía necrotizante (absceso pulmonar) y neumonía intersticial.

.

Las clasificaciones más importantes se hacen en:

En función del huésped:

Neumonías en pacientes inmunocompetentes.

Neumonía en pacientes inmunodeprimidos.

.

En función del ámbito de adquisición.

Adquiridas en la comunidad (o extra-hospitalarias). Las más típicas son la neumonía neumocóccica, la neumonía por Mycoplasma y la neumonía por Chlamydia. Se da en 3-5 adultos por 1.000/año con una mortalidad entre 5-15%.

Neumonías hospitalarias o nosocomiales. Presentan mayor mortalidad que la neumonía adquirida en la comunidad. En el hospital se da la conjunción de una población con alteración de los mecanismos de defensas, junto a la existencia de unos gérmenes muy resistentes a los antibióticos, lo que crea dificultades en el tratamiento de la infección.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Personas con fibrosis quística debido a que continuamente se acumula fluido en sus pulmones.

Personas de edad avanzada.

Personas inmunodeprimidas, en particular los pacientes con SIDA contraen frecuentemente la neumonía por Pneumocystis, un hongo que parasita el árbol respiratorio del ser humano produciendo una infestación.

Virus y bacterias que viven en la nariz, los senos paranasales o la boca, y pueden propagarse a los pulmones.

La inhalación de gérmenes directamente a los pulmones.

La inhalación de alimento, líquido, vómito o secreciones de la boca a los pulmones, como puede sucederles en las personas afectadas de esofagitis por reflujo.

Personas con tuberculosis.

Tabaquismo.

Parálisis cerebral.

Enfermedad pulmonar crónica EPOC.

Fribrosis quística.

Bronquiectasia.

Dificultades para comer (disfagia) ocasionadas por accidentes cerebrovasculares, demencia, Parkinson, esclerosis múltiple, etc.

Otras enfermedades graves tales como cardiopatías, diabetes mellitus, cirrosis hepática, etc.

Infecciones respiratorias.

.

Síntomas más frecuentes.

Fiebre.

Dificultad para respirar.

Mucosidad amarillenta o sanguinolenta, espesa y difícil de expulsar.

Escalofríos.

Cansancio y fatiga.

Mareos.

Sudoración excesiva.

Dolor de cabeza.

Inapetencia.

Tos.

Dolor torácico agudo que empeora al toser.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Higgins K, Singer M, Valappil T, Nambiar S, Lin D, Cox E. Overview of recent studies of community-acquired pneumonia. Clin Infect Dis. 2008;47:S150-156.
  • Van der Poll T, Opal SM. Pathogenesis, treatment, and prevention of pneumococcal pneumonia. Lancet. 2009;374:1543-1556.
  • Recommended Childhood and Adolescent Immunization Schedules — United States, 2010. Committee on Infectious Diseases. Pediatrics. 2010;125:195-196.
  • Advisory Committee on Immunization Practices. Recommended adult immunization schedule: United States, 2010. Ann Intern Med. 2010. 152:36-39.
  • Li JZ, Winston LG, Moore DH, Bent S. Efficacy of short-course antibiotic regimens for community-acquired pneumonia: a meta-analysis. Am J Med. 2007;120:783-790.
  • Mandell LA, Wunderink RG, Anzueto A, et al. Infectious Diseases Society of America/American Thoracic Society consensus guidelines on the management of community-acquired pneumonia in adults. Clin Infect Dis. 2007 Mar 1;44 Suppl 2:S27-72.
  • Medline Plus.
¡Comparte salud y conocimiento!
Níquel

Níquel

El níquel es un mineral que se encuentra presente en pequeñas cantidades en nuestro organismo. Su símbolo es Ni y su número atómico 28. Sus funciones no son muy conocidas, y su absorción se desconoce.

Se almacena en la arteria aorta, en el hígado y en los huesos.

 

¿Qué es el níquel?

Es un elemento que ocurre en el ambiente sólo en muy pequeños niveles. Los humanos usan el níquel para muchas aplicaciones diferentes. La aplicación más común del níquel es el uso como ingrediente del acero y otros productos metálicos. Éste puede ser encontrado en productos metálicos comunes como es la joyería. Los alimentos naturalmente contienen pequeñas cantidades de níquel.

El chocolate y las grasas son conocidos por contener altas cantidades. El níquel es tomado y este aumentará, cuando la gente come grandes cantidades de vegetales procedentes de suelos contaminados. Es conocido que las plantas acumulan níquel y como resultado, la toma de níquel de los vegetales será eminente.

Los fumadores tienen un alto grado de exposición al níquel a través de sus pulmones. Finalmente, éste puede ser encontrado en detergentes. Los humanos pueden ser expuestos a él al respirar el aire, beber agua, comer comida o fumar cigarrillos.

El contacto de la piel con suelo contaminado o agua puede también resultar en la exposición al níquel. En pequeñas cantidades el níquel es esencial, pero cuando es tomado en muy altas cantidades este puede ser peligroso para la salud humana.

 

Funciones que desempeña el níquel

  • Nos ayuda a mantener la presión arterial normalizada.
  • Mejora y aumenta la acción de la insulina.
  • Incrementa las grasas sanguíneas.
  • Ayuda en la regulación de los niveles de adrenalina.
  • Su presencia es necesaria para poder asimilar correctamente el Calcio.

.

¿Qué puede provocar el déficit de níquel?

Su carencia puede ocasionar una serie de trastornos, estos son algunos de ellos:

  • Padecer mayor riesgo de intolerancia a la glucosa.
  • Mayor propensión a los ataques cardíacos.
  • Dificultades para absorber correctamente el Calcio.
  • Alteraciones en la tensión arterial.

.

Causas que favorecen deficiencia de níquel

Puede tener que ver con el padecimiento de cirrosis hepática y de fallos renales crónicos, ya que en las personas aquejadas de estos problemas, se advierten niveles bajos de este mineral.

El níquel interacciona con el hierro, es decir una dieta pobre en hierro intensifica la presencia del níquel, el cual favorece la utilización del hierro.

.

Requerimientos diarios de níquel

Las dosis máximas tolerables especifican el nivel máximo de ingesta del níquel, que es probable que no suponga un riesgo o produzca efectos adversos. Estas dosis representan la ingesta total procedente de alimentos y suplementos. Sin embargo, nuestra recomendación general es que no se consuman suplementos del mismo sin el consentimiento y estricta vigilancia médica.

ND: Su dosis no está determinada debido a una falta de datos en esta edad, entendiéndose que la fuente de este mineral debería estar constituida solo por los alimentos que lo contienen, para impedir una excesiva ingesta del mismo.

Edad

Níquel mg/día.

De 0 a 6 meses

ND

De 7 a 12 meses

ND

De 1 a 3 años

0,2 mg/día.

De 4 a 8 años

0,3 mg/día.

De 9 a 13 años

0,6 mg/día.

De 14 a 18 años

1 mg/día.

De 19 años en adelante

1 mg/día.

Mujeres embarazadas y amamantando

ND

.

Precauciones y datos a tener en cuenta en el níquel

Las dosis elevadas pueden traer consecuencias muy graves para el organismo.

Si es usted alérgico al níquel o a la bisutería debe de evitar el contacto con:

  • Accesorios de vestidos: Clips y soportes de sostenes, corsés, cierres de cremallera, ligas, gemelos a presión, hebillas de zapatos y cinturones, imperdibles, ojales, calzadores, suelas chapeadas, soportes de arcos metálicos, marbetes de identificación.
  • Ornamentos: Pendientes no preciosos (y también de oro blanco), collares y broches, agujas, pinzas para el pelo, pasadores, brazaletes.
  • Utensilios (debe sospecharse de todos los metales blancos, especialmente durante la limpieza, a menos que se demuestre lo contrario).
  • Instrumentos médicos: alambre para la perforación de la oreja, dentaduras, placas ortopédicas, tornillos, alfileres, instrumentos quirúrgicos, agujas, jeringas, coronas dentales de oro blanco, partes de camas de hospital.
  • Acero inoxidable (diversos utensilios, máquinas de lavar, molinillos de café, partes del coche, monedas, relojes, conducciones, etc.)
  • Bandas metálicas ornamentales en la cubierta de los engranajes de las bicicletas (localización en la parte baja de la pierna).
  • Pigmentos para pinturas y papel de empapelar paredes.
  • Color de esmaltes: Pintura para vidrio, Color y vidriado de productos de cerámica.
  • Pigmentos en pinturas, lacas, compuestos de celulosa, cosméticos, dimetilglioxima.
  • Baterías alcalinas.
  • Plásticos niquelados (en radio-transistores, botones, mangos de paraguas, etc.)
  • Subcapa de un metal cromado puede ser niquelada: los primeros litros del agua que sale de una caldera corroída, conductos o grifos.
  • Cerámicas: Recubrimientos (galvanoplastia), Fluidos para reproducciones.
  • Colorantes (mordientes en tinción textil, imprenta, colorantes de cabello).
  • Fundentes para soldadura.
  • Manufactura del sulfato de níquel y amonio y catalizadores del níquel.
  • Onduladores de pestañas, Monturas de gafas.
  • Estuches metálicos de lápices labiales.
  • Sillas metálicas.
  • Manecillas de puertas, Bolsos, Plumas, Dedales, Cables telefónicos, Insecticidas, etc.

 

Toxicidad de níquel

No se conocen casos de intoxicación de níquel, siempre que este proceda de fuentes naturales. Sin embargo si su procedencia es inorgánica, como es el caso de la inhalación excesiva del humo del tabaco, o con los materiales de cocina contiene este mineral, la toxicidad puede ser muy dañina y provocar, entre otros problemas:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Dolores de cabeza.
  • Problemas respiratorios.
  • Tos persistente.
  • Irritación de garganta.
  • Elevadas probabilidades de desarrollar cáncer de pulmón, nariz, laringe y próstata.
  • Enfermedades y mareos después de la exposición al gas de níquel.
  • Embolia de pulmón.
  • Defectos de nacimiento.
  • Asma y bronquitis crónica.
  • Reacciones alérgicas como son erupciones cutáneas, mayormente de las joyas.
  • Desordenes del corazón.

.

Nutrientes sinérgicos

La combinación de este mineral con cualquiera de estos elementos, potencia su acción.

Alimentos ricos en níquel

Níquel - Manzanas - rd natturalSon muchos otros los alimentos que lo contienen; sin embargo estos son los más importantes:

Cereales y derivados: Avena. Maíz. Trigo sarraceno. Cebada.

Verduras y Hortalizas: AjoBrócoliCalabacínCebollaColiflor. Col Lombarda. EspinacasJudíaLechugaPerejil. PatataPuerroRábanosRemolachaTomateZanahoria.

Frutas: Albaricoque. Banana. CerezaCiruelaManzanaMelocotónMelónNaranjaPera. Pomelo. Uva.

Frutos secos: AlmendraAvellanaCacahueteNuez. Pistacho.

Pescados y Mariscos: Arenque.  Cigala. Langosta. Sardina.

Otros: Cacao. Chocolate. Chocolate con leche. Extracto de café, Café. Té.

.

Enfermedades en las cuales su uso puede hacerse aconsejable

 

 

 

Referencias y bibliografía:

  • Dizionario etimológico essenziale della lingua italiana. Milán: Aldo Garzanti, 1979.

 

¡Comparte salud y conocimiento!