Insuficiencia renal

Insuficiencia renal

insuficienciaLa insuficiencia renal es una enfermedad muy seria por la cual los riñones dejan de funcionar correctamente, disminuyendo su capacidad de filtración de toxinas y otras sustancias de desecho de la sangre de forma adecuada.

Se puede dividir en tres categorías:

Insuficiencia renal aguda (IRA): Esto es una pérdida progresiva y rápida de la función renal, resultando una retención de los productos residuales nitrogenados (urea y creatinina) y los no nitrogenados, acompañado por una disminución de la tasa de filtrado glomerular (VFG). Dependiendo de su severidad y de la duración de la disfunción renal, esta acumulación estará acompañada, entre otras muchas cosas de disturbios metabólicos, tales como acidificación de la sangre (acidosis metabólica) y elevados niveles de potasio (hiperpotasiemia), cambios en el balance del fluido corporal.

Insuficiencia renal crónica (IRC): Es la condición que se produce por el daño permanente e irreversible de la función de los riñones. Ésta puede resultar de la complicación de una gran cantidad de enfermedades del riñón, tales como nefropatía por IgA (enfermedad de Berger), enfermedades inflamatorias de los riñones (llamadas en conjunto glomerulonefritis), pielonefritis crónica y retención urinaria, y el uso de medicamentos tóxicos para el riñón (especialmente medios de contraste y algunos antibióticos).

Insuficiencia renal terminal (IRT): Es la última consecuencia, en la cual generalmente la diálisis se requiere hasta que se encuentre un donante para un trasplante renal.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Las personas de más alto riesgo son los diabéticos, lo que tengan antecedentes familiares de enfermedad renal y los que sufren de hipertensión arterial.

Se cataloga según causas pre-renales, renales y post- renales:

Pre-renal: Es la más frecuente de todas y potencialmente reversible; implica que la disminución de la tasa de filtración glomerular es secundaria a hipoperfusión renal, es decir disminución del flujo sanguíneo renal por causas locales. Sus causas son:

  • Disminución del volumen circulante de la sangre (hipovolemia) debido a hemorragias, quemaduras, deshidratación, pérdidas por vías gastrointestinales debidas a vómitos o diarreas, pérdidas por vías renal debidas a diuréticos, diuresis osmótica o insuficiencia suprarrenal, secuestro de líquido en el espacio extravascular debido a pancreatitis, peritonitis, traumatismos o hipoalbuminemia.
  • Bajo gasto cardíaco, debido a cardiopatías de diversa índole, hipertensión pulmonar o embolia pulmonar.
  • Alteraciones de la resistencia valvular renal y periférica debidas a vasodilatación sistémica o vasoconstricción renal.

Renal: Las lesiones en el riñón pueden afectar a diferentes niveles estructurales del mismo ya sea glomerular, vascular, tubular o intersticial, éstas pueden ser ocasionadas por:

  • Destrucción del tejido muscular (rabdomiólisis).
  • Destrucción de los glóbulos rojos de la sangre (hemólisis) ya que la hemoglobina daña los túbulos renales.
  • Mieloma múltiple debido a hipercalcemia.
  • Glomerulonefritis aguda.
  • Necrosis tubular aguda: Post-operatoria, nefrotoxicidad, sepsis o eclampsia.
  • Hipertensión arterial maligna.
  • Vasculitis.
  • Inflamaciones sistémicas debido a infección (pielonefritis).
  • Abuso de medicamentos y toxinas.

Post-renal.

En la obstrucción de las vías urinarias sus causas pueden ser:

  • Hipertrofia benigna de próstata.
  • Cáncer de próstata.
  • Litiasis renal.
  • Cáncer de ovarios.
  • Cáncer colon-rectal.
  • Medicamentos que interfieran en el normal vaciado de la vejiga.
  • Catéter urinario obstruido.

.

Síntomas más frecuentes.

Heces con sangre.

Mal aliento y sabor metálico en la boca.

Tendencia a la formación de hematomas.

Cambios en el estado mental o en el estado de ánimo.

Inapetencia.

Diminución en la sensibilidad, especialmente en las manos o en los pies.

Fatiga.

Dolor en un costado (entre las costillas y las caderas).

Temblor en las manos.

Hipertensión arterial.

Náuseas o vómitos que pueden durar días.

Hemorragia nasal.

Hipo persistente.

Sangrado prolongado.

Crisis epiléptica.

Movimientos letárgicos y lentos.

Hinchazón por retención de líquidos en el cuerpo, por lo general en tobillos, pies, piernas y manos.

Cambios en la micción poca o ninguna orina.

  • Micción excesiva durante la noche.
  • Suspensión de la micción por completo.

Coloración cetrina en la piel.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Molitoris BA. Acute kidney injury. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 122.
  • Sharfuddin AA, Weisbord SD, Palevsky PM, Molitoris BA. Acute kidney injury. In: Taal MW, Chertow GM, et al, eds. Brenner & Rector\’s The Kidney. 9th ed. Philadelphia, PA: SaundersElsevier; 2011:chap 30.
¡Comparte salud y conocimiento!
Infecciones vaginales

Infecciones vaginales

Las infecciones vaginales o vulvar se define como la aparición o proliferación en la vagina o en la vulva de gérmenes, que en situación normal no están o no se desarrollan. Su presencia origina síntomas más o menos molestos para la mujer.

Son varios los factores que pueden irritar o infectar los genitales externos femeninos, entre ellos una higiene excesiva o con productos inadecuados, o un cambio frecuente de pareja. Sin embargo los tratamientos actuales son muy eficaces para combatirlos.

 

Tipos de infecciones vaginales

  • Por Bacterias: Son las vaginosis bacterianas. Si aparece el flujo presenta un olor similar al pescado en descomposición, sobre todo tras el coito.
  • Por Hongos: Son los vaginitis Micóticas o Candidiasis. Con ellas el flujo se vuelve blanco, grumoso, semejante al yogurt.
  • Por Tricomonas: Suelen producir un flujo abundante, de color verde pistacho, con aire y de olor escaso.
  • Por virus como el Herpes, o el Virus de Papiloma Humano: Pueden originar verrugas genitales en vulva, periné, zona perianal, vagina o cuello uterino, o bien infecciones que no originan síntomas, pero que tienen una relación directa con el cáncer uterino.

 

Causas y factores a tener en cuenta sobre las infecciones vaginales.

Modificación de la barrera microbiológica y ácida de la vagina: El pH vaginal normal es ácido debido a la acción de bacterias que existen normalmente en la vagina y que no originan infecciones, sino que nos protegen de la acción de otros gérmenes nocivos creando una barrera de protección. Cuando eso se modifica proliferan los gérmenes patógenos que producen las infecciones vaginales.

Transmisión de Gérmenes, a la vagina por relaciones sexuales con una persona infectada.

Tratamiento con antibióticos que pueden eliminar los lactobacilos protectores de la vagina, favoreciendo que se desarrollen otros gérmenes dentro de ella.

Cualquier enfermedad que cursa con defectos de la inmunidad como el sida, tras un trasplante y tomando fármacos inmunosupresores. En estas situaciones existe mayor riesgo.

En el embarazo, son frecuentes las infecciones por hongos. El aumento de la acidez vaginal, el incremento en los niveles de hormonas y los cambios anatómicos favorecen la infección.

Tras la menopausia, también son más frecuentes por la disminución de los niveles de estrógenos: (hormonas femeninas) y el adelgazamiento del epitélio (revestimiento) vaginal.

 

Síntomas más frecuentes en una infección vaginal

  • Flujo o secreción anormal (por lo general más abundante), a veces con mal olor. Es los que se conoce como leucorrea.
  • Picor o pruito, tanto por fuera (la vulva), como por dentro (la vagina).
  • Escozor o sensación de ardor.
  • Dolor en genitales externos.
  • Dolor en la micción.
  • Dispaurenia o dolor con coito.

 

Referencias y bibliografía:

  • Biggs WS, Williams RM. Common gynecologic infections. Prim Care. 2009 Mar;36(1):33-51,
  • Habif TP. Superficial fungal infections. In: Habif TP, ed. Clinical Dermatology. 5th ed. St. Louis, Mo: Mosby Elsevier; 2009:chap 13.
  • Eckert LO, Lentz GM. Infections of the lower genital tract: vulva, vagina, cervix, toxic shock syndrome, HIV infections. In: Katz VL, Lentz GM, Lobo RA, Gershenson DM, eds. Comprehensive Gynecology. 5th ed. Philadelphia, PA: Mosby Elsevier; 2007:chap 22.
  • Merritt DF. Vulvovaginitis. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 543.

 

¡Comparte salud y conocimiento!
Infecciones víricas y bacterianas

Infecciones víricas y bacterianas

Infecciones víricas y bacterianas. Infección es un término que se aplica cuando existe una colonización de un organismo del exterior perjudicando el normal funcionamiento del cuerpo. Estos invasores pueden ser:

 

¿Cuáles son las infecciones víricas y bacterianas que agreden al cuerpo?

Priones: Son agregados supramoleculares transmisibles que se caracterizan por producir enfermedades que afectan al Sistema Nervioso Central (SNC).

Virus: Es una entidad infecciosa que solo puede multiplicarse dentro de las células de otro organismo. Los virus se diseminan de muchas formas y cada tipo de virus tiene un método distinto de transmisión. No todos los virus provocan enfermedades ya que muchos se reproducen sin causar daño alguno al organismo infectado.

BacteriasSon los microorganismo unicelulares más abundantes del planeta. En el cuerpo humano hay aproximadamente tantas células bacterianas como células humanas, por ejemplo en la piel y en el tracto digestivo. Nuestro sistema inmune hace que la gran mayoría de estas bacterias sea beneficiosa o inofensiva. Sin embargo otras, pueden causar enfermedades que pueden llegar a ser mortales como la tuberculosis.

Hongos: Se designa a un grupo de organismo unicelulares con un núcleo verdadero, entre los que e encuentran los mohos, levaduras y setas.

Protozoos, vermes o artrópodos: Provocan enfermedades parasitarias, como la malaria.

De cualquier forma, en todos los casos perturba la biología del hospedador afectado. las infecciones víricas y bacterianas deben tenerse en cuenta en el momento de detectar el primer síntoma.

 

 

 

Referencias y bibliografía:

  • Dr. Jorge Antonio Amézquita Landeros, Dr. Jose Luis Jiménez Corona (29-ago-2011). «Capítulo8: Infección en cirugía». En Dr. Jesús Tápia Jurado; Dr.Abel Archundia García; Dr. Wulfrano Antonio Reyes Arellano.
  • Patrick R. Murray; Ken S. Rosenthal; Michael A. Pfaller (Abril de 2009). «Capítulo 7: Flora comensal y patógena en el ser humano». En Patrick R. Murray. Microbiología Médica (6a edición).España: Elsevier-Mosby. pp. 73-77. ISBN 978-84-8086-465-7OCLC 733761359. Consultado el sábado 31 de marzo de 2012.
  • Kumate, Jesús; Gutiérrez, Gonzalo; Muñoz, Onofre; Santos, Ignacio; Solórzano Fontino; Miranda Guadalupe (2008). «Capítulo 1: Origen y evolución de las enfermedades infecciosas».Infectología Clínica Kumate-Gutiérrez (17a edición). México: Méndez Editores (publicado el 2009). pp. 3-11. ISBN 968-5328-77-3OCLC 728653050
  • Villarreal, L. P. (2005) Viruses and the Evolution of Life. ASM Press, Washington DC ISBN 1-55581-309-7
  • The Online Etymology Dictionary. «Virus». Consultado el 12 de enero de 2010.
  • Vreeland R, Rosenzweig W, Powers D (2000). «Isolation of a 250 million-year-old halotolerant bacterium from a primary salt crystal». Nature 407 (6806):  pp. 897 – 900. PMID 11057666
  • Kaiser D. «Signaling in myxobacteria». Annu Rev Microbiol 58:  pp. 75–98. PMID 15487930
  • Tudzynski B. (2005). «Gibberellin biosynthesis in fungi: genes, enzymes, evolution, and impact on biotechnology».Applied Microbiology and Biotechnology 66 (6):  pp. 597–611. doi:10.1007/s00253-004-1805-1PMID15578178
  • Ainsworth GC. (1976), Introduction to the History of Mycology, Cambridge, UK: Cambridge University Press, ISBN 0-521-11295-8
  • Jennings DH, Lysek G. (1996), Fungal Biology: Understanding the Fungal Lifestyle, Guildford, UK: Bios Scientific Publishers Ltd, ISBN 978-1859961506
  • Cavalier-Smith, T. (2006). «Protozoa: the most abundant predators on earth». Microbiology Today Nov 06 (Pt):  pp. 166-169
  • Honigberg, B. M., Balamuth, W., Bovee, E. C., Corliss, J. O., Gojdics, M., Hall, R. P., Kudo, R. R., Levine, N. D., Loeblich, A. R., Jr., Weiser, J. & Wenrich, D. H. (1964). «A Revised Classification of the Phylum Protozoa». J Protozool 11:  pp. 7-20.

 

¡Comparte salud y conocimiento!
Insomnio

Insomnio

Se define el insomnio como un trastorno del sueño que se traduce en una dificultad para dormir, pudiendo adoptar las siguientes formas:

  1. Dificultad para conciliar el sueño al acostarse; la persona tarda horas en dormirse.
  2. Frecuentes despertares durante la noche entre los que han de pasar intervalos largos de tiempo para volver a conciliar el sueño.
  3. Despertares muy tempranos por la mañana y no vuelve a conciliarse el sueño.

 

Tipos de Insomnio

El insomnio podemos dividirlo según la duración del trastorno, según la gravedad y según el horario en el que se presenta:

Según la duración:

Si dura menos de 4 semanas, hablaremos de un insomnio transitorio o agudo.

Si dura más de 4 semanas, pero menos de 3 ó 6 meses, hablaremos de un insomnio a corto plazo o subagudo.

Si dura más de 3 ó 6 meses, estaremos ante un insomnio crónico o a largo plazo.

 

En función de su severidad:

Si hay un mínimo deterioro de la calidad de vida, hablaremos de un insomnio leve o ligero.

Si comienzan a surgir signos de deterioro en la calidad de vida, tales como irritabilidad, ansiedad o fatiga, tendremos un insomnio moderado.

Si la calidad de vida se ve francamente afectada, hablaremos de un insomnio grave o severo.

 

En función de los horarios:

Hablaremos de un insomnio inicial o de conciliación, cuando al paciente le cuesta conciliar el sueño.

Si la persona se despierta varias veces en la noche, estaremos ante un insomnio intermedio o de mantenimiento del sueño.

Si la persona se despierta mucho antes de lo que tenía pensado, estaremos ante un insomnio terminal o de final del sueño.

 

Causas y factores a tener en cuenta en el insomnio

  • Estrés temporal o crónico a consecuencia de problemas personales, familiares o laborales.
  • Cambios frecuentes en los horarios de dormir, como les sucede a las personas que por motivos profesionales les cambian constantemente el turno de trabajo.
  • Malos hábitos alimenticios, como acostarse después de comidas copiosas o por el contrario, con hambre.
  • Consumo de sustancias excitantes como café, picantes, alcohol, drogas, etc.
  • Efectos secundarios a medicamentos.
  • Trastornos post-traumáticos.
  • Estados de ansiedad y tensión nerviosa.
  • Congestión nasal.

 

Síntomas más frecuentes de insomnio

  • Cansancio y fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Pesadez en los ojos.
  • Cambios de humor e irritabilidad.
  • Falta de concentración.
  • Somnolencia diurna.
  • Desorientación espacial.
  • Dificultades para memorizar.

.

.

.

Referencias y bibliografía

  • Cazzati, Javier. Insomnio: Las 50 leyes del buen dormir. Buenos Aires: Editorial Métodos 2009
¡Comparte salud y conocimiento!
Impotencia

Impotencia

Se entiende por impotencia cuando el varón no puede mantener una erección en el pene que sea lo suficientemente firme como para poder realizar el coito o cópula.

 

Diferentes tipos de impotencia

En medicina natural se distinguen distintos tipos de impotencia:

  • Impotencia coeundi: La imposibilidad de realizar el coito o cópula.
  • Impotencia erigendi: Incapacidad para lograr una erección lo suficientemente firme y duradera como para tener una relación sexual satisfactoria.
  • Impotencia psíquica: Incapacidad de realizar el coito por problemas personales no físicos.
  • Impotencia generandi: Incapacidad de procrear aunque la penetración sea correcta.

Generalmente se habla en este caso de infertilidado esterilidad, bien por un mal funcionamiento de los órganos sexuales o porque sus gametos (espermatozoides) son defectuosos.

 

Causas y factores a tener en cuenta en la impotencia

  • Enfermedades tales como la diabetes, hipertensión arterial, afecciones cardíacas, trastornos del tiroides, mala circulación, depresión o trastornos neurológicos, como por ejemplo Parkinson o esclerosis múltiple.
  • Algunos medicamentos para tratar la hipertensión arterial, úlcera péptica, somníferos y antidepresivos.
  • Daños a nervios a causa de cirugía de próstata.
  • Abuso de alcohol, nicotina y drogas.
  • Mala comunicación con la pareja.
  • Problemas psicológicos, familiares o laborales.
  • Lesiones en la médula espinal.
  • Estrés.
  • Obligación de mantener relaciones sexuales con la pareja no deseada.

 

 

 

Referencias y bibliografía:

  • McVary, K. T.. Clinical practice. Erectile dysfunction. N Engl J Med. 2007 Dec; 357(24): 2472-81.
  • Melnik T, Soares BG, Nasselo AG. Psychosocial interventions for erectile dysfunction. Cochrane Database Syst Rev. 2007 Jul 18;(3):CD004825.
¡Comparte salud y conocimiento!