Musculatura intrínseca del ojo

Musculatura intrínseca del ojo

Músculos del ojo

Músculos del ojo a nivel interno

La movilidad de los ojos se encuentra bajo el control de seis músculos extraoculares insertados sobre el globo ocular. Estos se contraen y relajan en coordinación con los del ojo opuesto.

Está constituida por cuatro músculos rectos: superior, inferior, medio y lateral y dos músculos oblicuos: superior e inferior. Cinco de los músculos tienen su origen en el vértice de la órbita y sólo el oblicuo inferior se origina en el ángulo inferior e interno de la misma. Los seis músculos se insertan en la esclera.

Los cuatro rectos alcanzan el globo insertándose en él desde atrás hacia delante, por lo que al contraerse desplazan al globo en la dirección que indica su nombre. Los oblicuos por el contrario, lo alcanzan de delante hacia atrás, desplazándolo al contraerse en sentido contrario a su nombre.

 

Invervación de los músculos del ojo

La inervación se lleva a cabo mediante tres pares craneales:

  • III par: inerva al recto superior, inferior, medio y oblicuo inferior.
    IV par: inerva al oblicuo superior.
    VI par: inerva al recto externo.

La vascularización proviene de la arteria oftálmica a través de las ramas musculares lateral o superior, y la medial o inferior. Las venas corresponden con las arterias y abocan a las venas órbitarias superior e inferior.

Las paredes lateral y medial de la órbita forman entre sí un ángulo de 45º. El eje orbitario forma entonces un ángulo de 22,5º respecto a las paredes lateral y medial.

Cuando un ojo mira al frente a un punto fijo en el horizonte con la cabeza erguida (posición primaria de la mirada), su eje óptico forma un ángulo de 22,5º- 23º para simplificar- con el eje de la órbita.

 

Acciones de los músculos del ojo

La acción principal del músculo corresponde al mayor efecto realizado cuando el ojo está en posición primaria (p.p.m.) y sus acciones secundarias son los efectos adicionales sobre la posición del ojo.

  • Rectos horizontales. En p.p.m. los rectos horizontales hacen movimientos horizontales puros y realizan sólo una acción primaria.
  • Rectos verticales. Su trayecto en órbita es idéntico al del eje de ésta insertándose delante del ecuador. Forman un ángulo de 23º con el eje óptico.
  • Oblícuos. Se insertan detrás del ecuador, en p.p.m. forman un ángulo de 51º.
  • Recto superior. Cuando el ojo está en una posición de 23º de abducción, el eje óptico y orbitario coinciden, no teniendo por tanto acciones secundarias, actuando como elevador. Por tanto, ésta es la mejor posición para explorar su posición. Cuando el globo está en una posición de 67º de aducción, el eje óptico y orbitario, forman un ángulo de 90º actuando aquí sólo como aductor e intorsionador.
  • Oblícuo superior. En p.p.m. la acción principal del oblícuo superior es la intorsión. Cuando el globo está en 51º de aducción, el eje óptico coincide con la línea de tracción del músculo. En esta posición sólo tiene una acción como depresor. Esta es la mejor para explorar este músculo. Cuando el globo está a 39º en abducción, el eje óptico y la línea de acción forman un ángulo de 90º. En esta posición actúa sólo como abductor e intorsionador.

 

 

Visión binocular

La percepción de un objeto como único cuando da una imagen sobre las retinas de ambos ojos lo denominamos visión binocular. Es preciso que el objeto pueda ser visto al mismo tiempo en ambos ojos, que las imágenes sean poco diferentes, una anisometropía importante (distinta refracción en ambos ojos) y una diferencia de agudeza visual son desfavorables.

Es necesario que ambas imágenes estén superpuestas y que a nivel de la corteza occipital se efectúe la elaboración de la percepción única final. La visión binocular ha sido dividida en tres grados: percepción simultanea, fusión y estereoscopia.

La importancia de la visión binocular se basa en que:

Mejora la agudeza visual monocular.
Aumenta el campo visual monocular.
Mediante ella se aprecia el relieve o visión tridimensional.

 

Músculos del ojo: recto y oblicuo inferiores

Con estas nociones básicas, es posible entender las acciones del recto inferior y oblicuo inferior.

  • Acciones de los músculos oculares.
  • Primaria Secundaria Terciaria
  • Recto Medio Aducción
  • Recto Lateral Abducción
  • Recto Inferior Descenso Exciclotorsión Aducción
  • Recto Superior Elevación Inciclotorsión Aducción
  • Oblicuo Inferior Exciclotosión Elevación Abducción
  • Oblicuo Superior Inciclotorsión Descenso Abducción

 

Movimientos oculares de los músculos del ojo

Son de tres tipos: ducciones, versiones y vergencias.

 

1.- Ducciones

Son movimientos monoculares que consisten en aducción, abducción,elevación (sursumducción), depresión (deorsumducción), intorsión(incicloducción) y extorsión (excicloducción).

  • Agonista. Es el principal músculo que realiza el movimiento del ojo en una dirección determinada.
  • Sinergista. Es el músculo que actúa conjuntamente con el agonista para producir un movimiento determinado.
  • Antagonista. Es el músculo que actúa en dirección opuesta que el agonista.

Cada músculo extra ocular tiene dos sinergistas y dos antagonistas, excepto los rectos horizontales que tienen tres antagonistas.

 

Ley de Sherrington de la inervación recíproca

El aumento de estímulos y la contracción de un músculo se acompaña automáticamente de un descenso recíproco del número de estímulos y relajación de su antagonista.

 

2.- Versiones

Movimientos binoculares en los que los dos ojos se mueven de forma sincrónica y simétrica en la misma dirección.

  • Posiciones secundarias de la mirada: Dextroversión (mirada derecha), levoversión (mirada a la izquierda), sursumversión (mirada hacia arriba) y deorsumversión (mirada hacia abajo).
  • Posiciones terciarias de la mirada: Dextroelevación (mirada arriba y a la derecha), dextrodepresión (mirada abajo y a la derecha), levoelevación (mirada arriba y a la izquierda) y levodepresión (mirada abajo y a la izquierda).
  • Posiciones cardinales de la mirada: Son seis: dextroversión y levoversión, dextroelevación y levoelevación, dextrodepresión y levodepresión.

 

Músculos yugo: Músculos del ojo

Cuando los ojos se mueven hacia cada una de las seis posiciones cardinales de la mirada, un músculo de un ojo se empareja con un músculo del ojo opuesto. Por ejemplo en levoversión los músculos yugo son el recto lateral del ojo izquierdo y el recto medio del ojo derecho.

Ley de Hering. Durante cualquier movimiento conjugado del ojo los músculos yugo son estimulados de forma similar y simultánea. En el estrabismo parético, el número de estímulos viene determinado siempre por el ojo que fija, con lo que el ángulo variará dependiendo del ojo que fije. Si el ojo no parético fija el grado de desalineación entre los dos ojos se llama desviación primaria. Cuando fije el ojo patético la desalineación entre los ojos se llama desviación secundaria.

 

3. – Vergencias

Movimientos oculares en los que los dos ojos se mueven de forma simétrica en dirección opuesta.

Convergencia. Puede ser voluntaria o refleja. La convergencia refleja tiene cuatro tipos:

  • Convergencia tónica. Tono nervioso cuando el paciente está despierto.
  • Convergencia proximal. Determinado por el conocimiento de la proximidad de un objeto.
  • Convergencia fusional. Reflejo optomotor por el que imágenes retinianas similares se proyectan en las áreas retinianas correspondientes. Se produce por la disparidad de la imagen retiniana bitemporal.
  • Convergencia acomodativa. Debido al reflejo sincinético de proximidad. Cada dioptría de acomodación se acompaña de un incremento completamente constante en la convergencia acomodativa (A/CA). El valor normal es 4, esto significa que cada dioptría de acomodación se asocia con 4 dioptrías de prisma de convergencia acomodativa. Las anomalías de esta relación son causas muy importantes de estrabismo. Una relación elevada producirá una esotropia durante la acomodación a un objeto cercano. Una relación baja puede producir una exotropia cuando el paciente mira un objeto cercano.

 

Divergencia. La única significativa es la divergencia fusional producida por la disparidad en la imagen retiniana binasal.

Vergencias fusionales. Movimientos correctores del ojo anulando la disparidad en la imagen retiniana. La amplitud fusional se refiere a la máxima cantidad de movimiento ocular producido por la vergencia fusional. Se puede medir con prismas.

La convergencia fusional para objetos distantes es aproximadamente de 15 dioptríasprismáticas (D) y de 25Δ para los cercanos.

Ayuda a controlar la exoforia. Puede disminuir con la fatiga, debilitamiento o enfermedad convirtiéndose entonces unaforia en una tropia.

Puede mejorarse con ejercicios ortópticos que producen sus mejores resultados para la mejoría de la insuficiencia de convergencia aumentándola convergencia fusional de proximidad. Las amplitudes de divergencia fusional normal son menores.

Los párpados

Los párpados

Los párpados. Estructura músculo membranosa cuya misión es proteger a los globos oculares. Debido a su capacidad de cierre representan un factor importante en la protección del globo ocular frente a los agentes externos luz, calor, frío, polvo, etc. Debido a sus continuos movimientos o parpadeos, aseguran una hidratación constante de la superficie ocular. Se considera el parpadeo como el acto fisiológico más significativo del flujo lagrimal.

Partes de los párpados

Está compuesto por:

Tejidos de los párpados

Están constituidos por los siguientes tejidos:

  • Piel. La más fina de todo el cuerpo. No hay grasa. Contiene numerosos pliegues y se puede distender por sangre y líquido, por su fineza los vasos subyacentes pueden aparecer como canales azul oscuro.
  • Tejido celular subcutáneo.
    Fibras musculares estriadas (orbicular y elevador).
    Fibras musculares lisas (músculo de Müller).
    Esqueleto fibrocartilaginoso (tarso).
    Mucosa (conjuntiva).
    Glándulas (de Meibomio).

 

 

La inervación palpebral está constituida por:

Inervación de los párpados

Inervación motora a cargo del VII par o facial que inerva el músculo orbicular y III par o motor ocular común, que inerva el músculo elevador.
Inervación sensitiva a cargo del V par o trigémino.
Inervación simpática, para el músculo de Müller. Justifica la afectación de los párpados por cualquier lesión de la vía simpática (retracción en la oftalmopatía distiroidea, ptosis en el síndrome de Claude-Bernard-Horner, etc.).

Vascularización de los párpados

La vascularización es la resultante de la unión de dos sistemas:

El interno subsidiario de la carótida interna y del seno cavernoso.
El externo subsidiario de la carótida externa y venas faciales.
La circulación linfática drena a los ganglios submaxilar, preauricular y parotídeo.

¿Cómo funcionan los párpados?

Cuando están abiertos, los párpados forman una apertura elíptica, la fisura palpebral, que mide entre 12 y 30 mm. Lateralmente la fisura forma un ángulo de 60º medialmente es redondeada. En negros y blancos el límite lateral está unos 2 mm. por encima del medial, en orientales puede estar 5 mm. más alto. En blancos y negros la fisura es más ancha en la unión del tercio interno con los dos tercios externos.

En los orientales la fisura es más ancha en la unión de la mitad externa con la mitad interna. En orientales el canto medial está tapado por un pliegue cutáneo vertical característico (epicantus), que cuando se presenta en blancos puede hacer que los ojos parezcan estar desviados hacia dentro por la menor exposición de la esclera nasal a cornea (pseudoestrabismo).

El límite de cada párpado mide unos 2 mm de espesor y unos 30 mm de largo. En un punto situado a 5 mm. del ángulo medial existe un pequeño orificio, el punto lagrimal. El surco intramarginal o línea gris, del margen del ojo divide el párpado en una hoja anterior que contiene músculo y piel, y otra posterior que contiene tarso y conjuntiva. Las pestañas se originan anteriormente a la línea gris y los orificios de las glándulas tarsales se abren posteriores a ella.

Las pestañas del párpado superior que se curvan hacia arriba son más numerosas que las del párpado inferior que se curvan hacia abajo. Las glándulas sebáceas de Zeis desembocan directamente al folículo de cada pestaña, las sudoríparas de Moll pueden desembocar directamente en el borde del párpado o en los folículos.

 

Conjuntiva

Conjuntiva

La conjuntiva es una membrana mucosa y transparente que tapiza el globo ocular desde el limbo hasta los fondos de saco conjuntivales, cubre por lo tanto a la esclerótica y se le conoce como conjuntiva bulbar, y también a la superficie posterior de los párpados y se le conoce como conjuntiva palpebral. Ayuda a lubricar el globo ocular, produciendo mucosidad y lágrimas, aunque éstas en una cantidad menor que las glándulas lagrimales.

 

Se pueden diferenciar las siguientes partes:

Partes de la conjuntiva

  • Conjuntiva bulbar, que recubre la esclerótica.
    Conjuntiva tarsal, que recubre la parte posterior del párpado.

En la zona del canto interno es posible reconocer dos formaciones en la conjuntiva, la carúncula y el pliegue semilunar.
Debido a su exposición a agentes externos es especialmente susceptible a traumas, infecciones y reacciones alérgicas, pudiendo inflamarse y dar lugar a la conjuntivitis.

 

La conjuntiva y los virus

La conjuntiva es el punto más débil de la defensa periférica del organismo frente a los virus, desempeñando un papel considerable en el contagio de enfermedades víricas que difunden por vía aérea, transportadas por las partículas salivares (sarampión, rubeola, parotiditis, gripe, etc.), siendo a menudo esta transmisión asintomática.

Por el contrario las bacterias encuentran en la conjuntiva un medio poco favorable para su desarrollo.

La flora bacteriana normal es el resultado de un equilibrio entre las diferentes especies microbianas y el huésped. Tanto es así que la esterilidad conjuntival (menos del 20%) es considerada como un hecho patológico.

 

Formación de la conjuntiva

Está formada por un epitelio estratificado no queratinizado. Su vascularización arterial es subsidiaria de la carótida interna a través de la oftálmica, ciliares anteriores y ramas conjuntivales y de la carótida externa a través de la facial, las palpebrales y ramas conjuntivales. Su vascularización venosa es tributaria de dos sistemas uno superficial donde las venas palpebrales drenan a las faciales y éstas a la vena cava, y uno profundo que a través de las venas oftálmicas drenan a las orbitarias y al seno cavernoso.

Los linfáticos conjuntivales, que se desarrollan a partir del tercer mes (por lo que no hay reacción folicular antes), desembocan en los ganglios preauricular, submaxilar y parotídeo. Esta capa adenoide justifica mucha de las manifestaciones alérgicas de la conjuntiva.

La conjuntiva posee inervación parasimpática, sensitiva, por el trigémino y simpática, vasomotora, en forma de filetes amielínicos que acompañan los vasos.

 

Las lágrimas ¿Por qué lloramos?

Las lágrimas ¿Por qué lloramos?

Lágrimas ¿Por qué lloramos?

Aparato lagrimal

Se compone de un aparato secretor (glándulas lagrimales) y de un aparato excretor (vías lagrimales).

Glándula lacrimal

Está alojada en la fosa lacrimal, que está situada en la parte superior externa de cada órbita. Su función es la producir lágrimas para mantener la humedad del ojo.

Existen varias glándulas accesorias situadas en el párpado, conocidas como glándulas de Meibomio, cuya secreción también forma parte de la película lagrimal y previene su evaporación.

Estas glándulas que se encuentran situadas en los párpados superior (50) e inferior (25), producen una secreción compuesta por diferentes sustancias, entre las que abundan diversos lípidos, triglicéridos y esteroles libres.

 

Composición de las lágrimas

Las lágrimas están compuestas por agua, cloruro de sodio y albúmina y su función es mantener limpia y húmeda la superficie del ojo, nutrir la córnea en su parte externa y actuar como lubricante para facilitar el movimiento del párpado.

La glándula lacrimal se encuentra dividida por el tendón del músculo elevador del párpado superior, en dos partes: una porción superior u orbitaria y una porción inferior o palpebral.

 

Nervio lacrimal

El nervio que recoge la sensibilidad de la glándula lacrimal es el nervio lacrimal, una rama oftálmico, a su vez rama del nervio trigémino. El nervio que estimula a la glándula lacrimal para la producción de lágrimas, es un nervio motor y vegetativo parasimpático. Las fibras parasimpáticas viajan desde el nervio facial (VII par craneal) por medio del nervio petroso mayor y del nervio del conducto pterigoideo hasta llegar al ganglio pterigopalatino, lugar en el que hace sinapsis con los cuerpos neuronales y salen como fibras postganglionares.

 

¿Cómo se forma el nervio lacrimal?

Constituido por la glándula lagrimal principal y por las accesorias. La glándula principal se encuentra bajo el ángulo súperoexterno de la órbita, el resto de glándulas accesorias se encuentran en: conjuntiva tarsal (las de Henle y Wolfing), conjuntiva bulbar (la de Manz), en fondo de sacos conjuntivales (la de Krausse) y en la conjuntiva del borde libre palpebral (la de Zeiss, Moll y Meibomio).

La arteria lagrimal es rama de la oftálmica, la vena lagrimal drena a la vena oftálmica superior y los colectores linfáticos desembocan al ganglio parotídeo.

La inervación de la glándula lagrimal principal está a cargo del parasimpático que utiliza el trayecto del facial.

 

¿Cómo es el proceso del llanto?

Las lágrimas bañan permanentemente la córnea, conjuntiva y fondos de saco conjuntivales organizándose en una película lagrimal. Esta forma una barrera entre el epitelio córneo-conjuntival y el medio externo. Su papel es de defensa contra las infecciones, nutrición de la córnea y perfección óptica del dióptrico aire-córnea. La película lagrimal es estable excepto en circunstancias como traumatismos, enfermedad de la superficie ocular, emoción, etc. Así un tiempo de ruptura de la película lagrimal corto puede ser el único signo objetivo de una erosión corneal crónica.

Esta estabilidad se consigue por un equilibrio adecuado entre secreción (glándulas lagrimales, conjuntivales y palpebrales) y la evacuación (vías lagrimales). Una secreción deficiente dará un síndrome del ojo seco con posibilidad de lesión de la superficie ocular, una evacuación deficiente dará como consecuencia una acumulación de la lágrima en los bordes palpebrales inferiores y un molesto rebosamiento o epífora.

Entre los diversos factores que procuran el equilibrio entre la secreción y excreción destacamos la anatomía de los bordes palpebrales, la evaporación, la gravedad, la atracción capilar, el movimiento intranasal de aire, la velocidad de secreción lagrimal, los músculos orbiculares y su acto de parpadear, funcionado como una auténtica bomba de excreción, y la competencia de pliegues mucosos o válvulas.

 

La película lagrimal

La película lagrimal se compone de:

  • Una capa interna mucosa.
  • Una intermedia acuosa.
  • Una externa lipídica.

Los componentes mucosos desempeñan un papel fundamental en la humectación de la córnea, sin ellos ésta seria hidrofóbica. Este puede ser uno de los mecanismos de la aparición de puntos de sequedad.

La capa acuosa forma la mayor parte de las 7 micras de grosor de la película lagrimal. Es la más importante en el intercambio de materiales a través dela superficie y en la protección. La capa lipídica retrasa la evaporación de la capa acuosa y proporciona la mayor estabilidad a la película lagrimal.

 

Aparato lacrimal excretor

Las vías lagrimales están situadas en la región ínfero interna de la órbita. Se inician en la proximidad del cantus interno a nivel de los puntos lagrimales, orificios situados a nivel del borde libre palpebral uno superior y otro inferior.

Estos puntos se continúan con los canalículos lagrimales que confluyen en un canalículo común, de dirección horizontal, que se continúa con el saco lagrimal, alojado en la fosa lagrimal del unguis.

La pared posterior es fácilmente separable de la fosa lagrimal siendo ésta el plano de clivaje en la cirugía de las vías lagrimales para abordar el saco. Su extremo inferior se continúa con el canal lagrimonasal que desemboca en el meato inferior.

El tendón del orbicular pasa transversalmente por delante del saco siendo este el punto de referencia quirúrgico. Es visible por debajo de la piel. En caso de infección la fistulización se localiza inmediatamente por debajo de este punto.

 

Ver color ¿Cómo es posible ver los colores?

Ver color ¿Cómo es posible ver los colores?

Ver color ¿Cómo es posible? Visión de los colores

En los conos hay tres tipos de pigmentos, permitiendo que éstos sean sensibles selectivamente a luces de diferentes colores, rojo, verde y azul. Las absorciones de los pigmentos en las tres variedades de conos son máximas para una longitud de onda de 430 nm para el azul (longitud de onda corta), 535 nm para el verde y 575 nm para el rojo (longitud de onda larga).

Según las proporciones de estimulación entre los diversos tipos de cono, el sistema nervioso las interpreta como distintos colores. La estimulación de los tres tipos de color a la vez da sensación de blanco.

El ojo miope, mayor que el emétrope, verá mejor el color  con longitudes de onda más larga como el rojo, lo que tendrá su interés a la hora de realizar un estudio refractivo. Por otra parte los cristalinos cataratosos absorberán longitudes de onda corta como los azules, por lo que no es raro que tras la cirugía de cataratas los pacientes nos refieran ver el color de nuevo.

 

Adaptación a la luz y oscuridad en el color

Cuando se blanquea una parte de pigmento visual el ojo pierde sensibilidad. Adaptación a la luz es la reducción de la sensibilidad del ojo a la luz tras la exposición a ésta durante un tiempo.

Es rápida y están involucrados principalmente los conos. La adaptación a la oscuridad durante un tiempo, hace que se regenere gran cantidad de pigmento aumentando la sensibilidad de los receptores a menor cantidad de luz.

Los conos se adaptan más rápidamente debido a la mayor velocidad de síntesis de pigmento visual. Sin embargo los bastones son mucho más sensibles.

 

Visión del contraste y el color

Las células ganglionares transmiten sus señales en forma de potencial de acción, con un promedio de 5 estímulos por segundo. Las células ganglionares que se disparan sólo cuando la luz se enciende son las llamadas on, las que se disparan cuando la luz se apaga se denominan off.

Un campo receptor está compuesto por una zona central que depara solamente respuestas on, una zona periférica de respuesta sólo off, y una zona intermedia con ambos tipos de respuestas. Así el sistema visual consigue un buen contraste de los bordes de los objetos, cualidad muy importante.

Aunque los conos foveales ocupan sólo un cuarto del área visual, la información transportada por sus circuitos tiene una representación enorme y altamente desproporcionada en las áreas receptoras visuales del cerebro.

 

Súper alimentos para la depresión que te volverán una persona positiva

Súper alimentos para la depresión que te volverán una persona positiva

Alimentos para depresión. Están ahí, al alcance de nuestra mano. Disponibles desde cualquier bolsillo. Estar de buen humor es algo que todos buscamos siempre. Para ello, es necesario que nuestros niveles químicos internos estén equilibrados. Factores como el estrés desequilibra nuestros niveles hormonales dejando como resultado cuadros de ansiedad, depresión, angustia, entre otros trastornos psicológicos.

 

Triptófano: la clave de alimentos para depresión

La hormona estrella para la regulación de nuestra buena salud emocional es el triptófano. Este, es una sustancia necesitada por nuestro cerebro para dar la fabricación de la llamada “hormona de la felicidad” una neurohormona llamada serotonina.

La buena y positiva, noticia es que el triptófano está presente en muchos alimentos para depresión.

Cereales integrales

alimentos-para-la-depresion

Alimentos como pasta, arroz, pan integral entre otros son buenos para aumentar la producción de serotonina. Estos alimentos son favorables para la secreción de la insulina. Dicha hormona a su vez aumenta la serotonina. No olvides incluir una ración diaria en tu dieta de alimentos para depresión.

Carnes magras

alimentos-para-la-depresion

Aquellas carnes magras tales como pollo o pavo producen un aumento de la mencionada “hormona de la felicidad” debido a los aminoácidos esenciales que contienen estos alimentos.

Pescado

alimentos-para-la-depresion

El salmón es conocido en su aporte a la salud gracias a sus ácidos grasos omega 3. Este tipo de ácido graso ayuda en la sintetización de la serotonina por lo que además mejora la memoria y la concentración.

alimentos-para-la-depresion

El atún es otro de los alimentos rico en nutrientes. Ayuda junto con sus vitaminas B3, B6 y B12 a la mejora del sistema nervioso influyendo directamente en nuestro estado de ánimo.

 

Legumbres

alimentos-para-la-depresion

Cualquier legumbre es portadora de serotonina, el alimento estrella de los alimentos para  depresión. Guisantes, garbanzos, alubias, lentejas, habas, etc. Además, estas nos aportan la proteína vegetal así como cantidades de fibra necesaria para el cuerpo que ayuda a nuestro tránsito intestinal a la vez que nos sacia. Contienen vitaminas del grupo B en su mayoría tales como B1 B3 B6 y B9.

 

Frutas

alimentos-para-la-depresion

El abanico multicolor que da un buen frutero lleno de deliciosas frutas de estación ya es un impulso a la serotonina y a nuestra felicidad. Siendo más concretos, las naranjas, el plátano así como la piña son las frutas que más cantidad de triptófano poseen. Además de ser ricas en agua, minerales, fibra y vitaminas.

 

Chocolate

alimentos-para-la-depresion

Lo has leído bien. El chocolate es un alimento para depresión por excelencia. Eso sí, tiene que ser el más puro que podamos encontrar. De un 60% de cacao puro hacia arriba. Atrás a las barras clásicas con leche, frutos secos y azúcar. Un cuadradito inocente al día nos aportará una buena cantidad de triptófano para el resto del día.

 

Frutos secos

alimentos-para-la-depresion

Las almendras, nueces, semillas de girasol y calabaza son unos alimentos excelentes para dar a nuestro organismo parte de la dosis de triptófano que necesita. Se pueden acompañar en deliciosas ensaladas, sopas, guisos o incluso comiéndolos solos a modo picoteo sano entre comidas. La porción ideal es un puñadito en la palma de la mano.

Cáncer. Historias reales

Cáncer. Historias reales

Cáncer. Historias reales

Lo que tenemos que soportar cuando caemos enfermos.

Mi nombre es Emilio y tengo 63 años. Lo que voy a contar espero que le sirva de referencia tanto a quien administra los protocolos de la Sanidad Pública, a los profesionales de la salud que aunque sean muy buenos médicos son muy malos psicólogos y a personas que están padeciendo lo mismo que yo los cuales, sin duda se se1ntirán identificados con la situación.

Mi historia comienza hace 14 meses. Un buen día por la mañana comienzo a sentir dolor en las costillas. Siempre he sido un hombre de creer en la medicina tradicional y por lo tanto acudí a ella al comenzar mis primeros síntomas. Mi médico de familia, el cual estaba literalmente “abarrotado” de pacientes en la sala de espera, me recibió y preguntó, sin moverse de su silla: qué era lo que sucedía. Le conté lo que estaba sintiendo: dolor que comenzaba en el esternón y daba la vuelta por mis costillas hasta alcanzar la espalda. Además de encontrarme débil y sin demasiadas ganas de comer.

Me hizo algunas preguntas de rutina, tales como si me había dado un golpe, si había tenido tos, si había tenido fiebre. A todas ellas contesté con un NO. Entonces y sin hacerme exploración alguna – lo cual no me extraña pensando en todos los pacientes que aquel hombre tenía aún por ver acumulándose en la sala de espera- me dijo que probablemente se tratara de una artrosis que me estaba afectando a las costillas. Estaba con bastantes kilos de más (98 Kg) y él sabía que yo había trabajado en una cadena de montaje y ello había requerido intensos esfuerzos físicos durante años. Sin duda, valoró esto y pensó que podría muy bien ser la consecuencia de aquel tipo de trabajo laboral y de mi corpulencia física. Me recetó antiinflamatorios y me dijo que volviera a verle a los 15 días. Rigurosamente hice lo que él me había indicado, pero aquellos síntomas no desaparecían. Es cierto que cuando los tomaba, el dolor disminuía su intensidad durante unas 4 horas; pero después reaparecía incluso con una mayor intensidad.

Volví a su consulta en la fecha fijada y de nuevo encontré su consulta con una cantidad de gente que más pareciera que aquello era la oficina de desempleados que la sala de espera de un médico. Es decir que aquel hombre tenía que ver, valorar, diagnosticar y recetar a todos aquellos pacientes en un tiempo record. Como yo no había sido un hombre enfermizo, desconocía todos los procedimientos y abusos que hace la Seguridad Social pública, tanto con los médicos como con los pacientes. Al entrar en esa rueda, me fui enterando de que en algunos casos a los médicos se les obliga a visitar un número de pacientes mínimo –que quien les manda, estipula bajo su criterio de oficina- en 3 ó 4 horas. Consecuencia: Médicos inconformes que reconocen no tener el suficiente tiempo para hacer su trabajo bien y pacientes mal valorados.

Cuando me tocó mi turno y entré, me preguntó por mi estado, si el dolor había remitido y ya me encontraba mejor. Le dije que no solo no me encontraba mejor sino que además había comenzado a sentir molestias en el estómago y dolor de cabeza. Me dijo que haríamos unos análisis y que continuara con los antiinflamatorios más un protector gástrico que me iba a recetar. Nos volveríamos a ver cuando ya tuviera los resultados. Al salir de su consulta debía pedir en la recepción de aquel centro una fecha para realizar el análisis.

Otra vez una cola de gente de mucho cuidado; todos estábamos allí para solicitar diferentes consultas y pruebas. Después de más de 40 minutos me atendieron y cuando vi la fecha que me habían fijado pensé: “espero no tener nada grave porque de lo contrario lo tengo crudo”. Me había dado fecha para dentro de 30 días. Hay que decir que a ello se le deben añadir al menos otros 10 días más, hasta que las pruebas se hayan completado y el médico recibe los análisis. En definitiva, me quedaba así hasta dentro de 40 días más.

Los días iban pasando y yo cada vez me sentía peor. El dolor había aumentado y los antiinflamatorios ya no me hacían nada, ni siquiera disminuirlo. Pase de tener pocas ganas de comer y tener que hacerlo por pura obligación. Me di cuenta que estaba bajando de peso lentamente porque el cinturón de mi pantalón cada vez tenía que ponerlo en un agujero menor. También me percaté de que cuando hacía deposiciones, éstas parecía que tenían aceite mezclado con ellas. La vedad es que estaba ya bastante preocupado y ansioso porque llegara el día de la consulta. Por fin llegó. Cuando me vio entrar en su consulta, por su expresión tuve la certeza de que mi aspecto le preocupaba. Le relaté como sentía y todos los síntomas que además de los anteriores, se habían ido añadiendo. Me dijo que en los resultados del análisis se mostraba que mis niveles de glucosa y de hemoglobina glucosilada, estaban muy alterados. Tenía que ponerme un tratamiento para intentar reducirlos. Por lo tanto había que hacer dieta severa –me la dio escrita en un folio-, caminar todos los días y bajar de peso. Además iba a enviarme a un especialista en endocrinología.

Como expresar lo que sentí: Me aconsejaba bajar de peso; pero si esto ya estaba bajando sin yo proponérmelo. Me decía que tenía que llevar una dieta severa; pero si no tenía ganas de comer. Me pedía que caminara todos los días, al menos 1 hora; pero si estaba cada día más débil. Me dejaba un tratamiento que no me había mejorado en nada, me ponía otras pastillas para la diabetes y ahora, me remitía a un especialista. No entendía nada.

Tenía que volver a aquel mostrador de recepción a pedir cita con el especialista. Me pidieron mi teléfono diciéndome que me llamarían para darme día y hora en el Hospital General. Ciertamente me llamaron a los dos días para decirme que podía acudir a esa consulta 6 meses más tarde a los 12.00. Me quedé petrificado, realmente me estaban diciendo que tenía que esperar en mis condiciones físicas, 6 meses para que otro médico me escuchara.

Yo estaba ya jubilado desde hacía 3 años debido a restricciones laborales en la empresa donde trabajaba. Por lo tanto mis ingresos mensuales eran escasos como para pensar en acudir a médicos privados. Toda mi vida había cotizado a la Seguridad Social ya que comencé a trabajar desde que tenía 18 años. Sin embargo eso no contaba para nada, no me quedaban muchas opciones: o me aguantaba y seguía degenerándome o intentaba que otros me ayudaran. Conseguí una cita con un endocrino particular en pocos días y por supuesto acudí esperanzado y ansioso por resolver el problema. En este caso no había colas de gente, el trato con la enfermera era de lo más cordial y amable. La sala de espera estaba limpia, había revistas para entretenerte mientras esperabas y los asientos eran muy cómodos.

Cuando entré en su despacho el médico se levantó y me estrechó la mano. Comencé a explicarle desde el principio, cuando me habían comenzado los síntomas, como me sentía, lo que el médico de familia me había recetado y su posible diagnóstico. El doctor me escucho con suma atención y me solicitó el análisis que me habían realizado; a lo cual tuve que responderle que se lo habían quedado allí y yo no tenía copia alguna de él. Me pidió que me tumbara en una camilla y me abriera de camisa. Me exploro, tomo la tensión, auscultó, me miró los lagrimales de mis ojos, palpó el cuello, me peso y me hizo una prueba de glucosa con una tira reactiva. El azúcar en ese momento estaba en 325. Me realizó un buen número de preguntas de todo tipo, alimentación, otras enfermedades anteriores, costumbres, trabajos y antecedentes familiares.

Después de todo esto me dijo que precisaba hacer un hemograma completo y una ecografía abdominal. Le pregunté cuánto dinero me iban a costar esas pruebas y él me dijo que aproximadamente serían unos 300 €. Yo sabía que aquello me iba a costar tener problemas económicos al menos durante 2 meses, pero merecía la pena si por fin encontraba una solución. hr3Por lo tanto así lo hice y en 15 días el médico tenía en su mesa los resultados de ambas pruebas. Yo ya llevaba casi 3 meses padeciendo y cada vez me sentía peor. Me dijo que en la ecografía se mostraba una sombra que había que saber de qué se trataba. En los análisis de sangre, las defensas del organismo habían disminuido y los niveles de glucosa estaban muy altos, por cual recomendaba realizar otra serie de pruebas más específicas y por supuesto con unos precios para mí imposibles de pagar de una pensión. Consecuencia: Volvía a estar en manos del Estado.

Cuando el médico de familia volvió a verme 1 mes más tarde, solicitó con urgencia que el especialista me recibiera. Debo decir que esto aceleró bastante la burocracia y 1 mes más tarde por fin pude lograr que me viera. Comenzó por solicitar un TAC, una ecografía y otros análisis de sangre. Tenía que volver cuando los resultados estuvieran. Solo les puedo decir que para hacerlas tardé otros 2 meses más.

Cada día estaba más débil. Desde el principio de mi enfermedad había perdido ya 18 kilos. Tenía intensos dolores que solo se aliviaban cuando me inclinaba hacia delante y no siempre. Me habían cambiado los analgésicos pero éstos no me hacían gran cosa. Por las noches, atacaba el dolor de firme y no podía conciliar el sueño. Solo quería estar en la cama sin ruido ni luz. Yo vivía solo desde que mi esposa falleciera de cáncer hacía 15 años. Mis hijos, ya mayores no vivían en la ciudad donde yo resido y cuando hablábamos por teléfono yo no quería preocuparles contándoles mis problemas. Así pues, estaba llevando aquella situación como Dios me ayudaba.

 

Cáncer de páncreas…

Cuando por fin los resultados llegaron yo estaba muy deteriorado. Había perdido ya 27 kilos. Me senté delante del especialista y este sin más preámbulos me espetó: Es muy posible que usted tenga cáncer de páncreas. Por supuesto, tenemos que asegurarnos realizando una biopsia. Ustedes no se imaginan el jarro de agua helada que sentí como me caía encima. No podía ser cierto lo que aquel hombre me estaba contando con semejante frialdad. Cuando por fin me repuse, le pregunté que si realmente tenía cáncer de páncreas ¿cuánto me quedaba de vida?. Utilizando el mismo tono de voz me contestó que no sobrepasaría los 3 meses. Añadió que aunque resultara duro lo que me estaba diciendo, él era partidario de decirlo al paciente porque pensaba que tenía derecho a saberlo. Ciertamente es así; sin embargo creo que hay otras maneras de dar semejante noticia. Pienso realmente que una de las asignaturas pendientes de los médicos es la psicología. Yo no lo hice, creo firmemente en Dios y de echo estoy aún aquí; pero quizás otras personas tomaran la decisión de suicidarse para no pasar por el infierno que supone tener un cáncer y más de páncreas.

Por otra parte, entiendo que quizás si se me hubiera detectado antes; sí en lugar de hacerme esperar tanto tiempo para realizarme pruebas que ahora soy consciente de que se pueden tener en 48 horas, esto no estaría pasando. Me hubieran dado más oportunidades de vivir.

Tenemos una ingente cantidad de médicos, enfermeras y especialistas que están sin trabajo. Grandes edificios que están cerrados, cayéndose por falta de mantenimiento y uso que podrían ser aprovechados para atender a personas que durante toda su vida han aportado parte de su trabajo, esfuerzo y dinero a este país que ahora los olvida utilizando una burocracia interminable.

Ahora sé con certeza que tengo un carcinoma de páncreas y no se puede hacer nada, tan solo esperar la muerte.

Emilio.

Psoriasis

Psoriasis

psoriasisPsoriasis. A lo largo de mi carrera profesional he tenido la oportunidad de observar muchos casos de psoriasis. Estas personas no solo se encuentran físicamente molestas debido a los síntomas desagradables de la enfermedad, si no que también psicológicamente se sienten mal ante la mirada de los demás. Y es que la apariencia física en nuestros días es algo muy importante.

Además debido al carácter autoinmune y genético que tiene esta enfermedad, su solución es muy difícil. El trato con ellos me ha demostrado que solo los tratamientos con hipertermia dan resultados aceptables.

La adecuada alimentación juega un papel importantísimo en la mejoría o el empeoramiento de la enfermedad. Por eso, es importante ser conscientes de que comer sano no es simplemente una moda o un requisito para encontrarnos a gusto con nosotros mismos, en cuanto a lo estético. Comer sano aporta los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo realice las funciones naturales de manera óptima y segura.

Cuando se me presentan estos casos de Psoriasis mi consejo es el siguiente:

1.- Alimentación encaminada a la depuración del organismo.

2.- Aportes extraordinarios de:

Vitaminas: A, B9, C, E,

Le invitamos conocer nuestra tienda online portaldevidaysalud.es donde encontrará mezclas naturales para varios desequilibrios.

Dietética y Nutrición (Pdf)

Dietética y Nutrición (Pdf)

Dietética y Nutrición

Dietética y Nutrición. La Dietética es la disciplina que estudia los regímenes alimenticios en la salud o en la enfermedad (dietoterapia).

La Nutrición es principalmente el aprovechamiento de los nutrientes. Es el proceso biológico en el que los organismos asimilan los alimentos y los líquidos necesarios para el funcionamiento, el crecimiento y el mantenimiento de sus funciones vitales; así como su transformación en energía.

La alimentación es un punto crucial que en innumerables ocasiones, marca la diferencia entre la salud y la enfermedad. Pero cuando ésta última llega, es absolutamente necesario adecuar los alimentos a las necesidades de un organismo enfermo.

Entre los precursores de esta ciencia podemos citar a Hipócrates con su célebre frase Que tu alimento sea tu medicina…. Con ello nos quería transmitir la importancia que una alimentación adecuada tiene en la salud del cuerpo. A la vez, la constancia de que en no pocas ocasiones podemos llegar a recuperar la salud si sabemos comer.

En este libro tendremos acceso a información extensa sobre más de 80 alimentos; sus nutrientes y los beneficios que podemos obtener al consumirlos.

Libro de Dietética y Nutrición.

Próstata

Próstata

La próstata. Se trata de un órgano glandular del aparato genitourinario masculino. Tiene forma de castaña y del tamaño de una nuez; con la edad (a partir de los 50 años) su tamaño aumenta.

Se localiza en frente del recto, debajo y a la salida de la vejiga urinaria; rodeando el conducto que lleva la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo (uretra). Contiene células que producen parte del líquido seminal que protege y nutre a los espermatozoides contenidos en el semen.

 

Función de la próstata

Las hormonas masculinas estimulan la glándula prostática desde el desarrollo del feto y ésta continua creciendo hasta que se alcanza la edad adulta, manteniendo su tamaño mientras se producen las hormonas masculinas. En el caso de que las hormonas masculinas desaparezcan, la glándula prostática no puede desarrollarse, y reduce su tamaño, hasta en ocasiones casi desaparecer.

Durante el orgasmo, el esperma es trasmitido desde los conductos deferentes a la uretra, a través de los conductos eyaculadores que entran en la glándula; por lo tanto solo son capaces de eyacular únicamente a través de la estimulación de la misma o de un masaje prostático.

 

Aporte de la glándula prostática

Encima y a los lados de la glándula prostática se encuentran las vesículas seminales, las cuales producen la mayor parte del líquido seminal.

 

Zonas de la próstata

Se observan varias zonas, pero las más importantes son:

Estroma fibromuscular: Se extiende posterolateralmente y forma la cápsula.

Zona transicional: Próxima el verum montanum y al tejido glandular periuretral. Es el asiento de la hiperplasia de próstata.

Zona central: Rodea a la zona de transición.

Zona periférica o marginal: Ocupa el 75% del volumen total y es donde se localiza el cáncer de próstata.

 

Drenaje linfático y próstata

Se realiza a través de vasos linfáticos que drenan en la superficie exterior de la próstata, formando la red periprostática, que drena tanto en los ganglios de la cadena ilíaca externa, como en ganglios sacros y ganglios hipogástricos.

 

Enfermedades más frecuentes de la próstata

Prostatitis: Se trata de una inflamación de la próstata que puede ser o no infecciosa. Las prostatitis crónicas suelen suceden en próstatas grandes de personas mayores de 50 años que presentan hipertrofia prostática benigna.

Hipertrofia benigna de próstata: Conocida también como hiperplasia prostática benigna o adenoma prostático. Se trata de cambios normales que sufre la próstata al envejecer.

Cáncer de próstata: Es muy común entre los hombres mayores de 50 años.

 

Referencias y bibliografía

  • Asociación Española de Urología.
  • Urología peruana.
  • Portal de Urología para profesionales.
  • Confederación Americana de Urología.