dolorEl dolor es una experiencia sensorial y emocional (subjetiva), generalmente desagradable, que pueden experimentar todos aquellos seres vivos que disponen de un sistema nervioso. Es una experiencia asociada a una lesión tisular o expresada como si ésta existiera. La ciencia que estudia el dolor se llama algología.

La función fisiológica del dolor es señalar al sistema nervioso que una zona del organismo está expuesta a una situación que puede provocar una lesión. Esta señal de alarma desencadena una serie de mecanismos cuyo objetivo es evitar o limitar los daños y hacer frente al estrés. Para ello, el organismo dispone de los siguientes elementos:

Detectores de la señal nociva: Depende de la existencia de neuronas especializadas en la recepción del dolor, denominadas nociceptores.

Mecanismos ultrarrápidos de protección (reflejos): Son reacciones rápidas, generadas a nivel de la médula espinal que pueden tener como efecto:

  • Una reacción de retirada (por ejemplo, cuando se retira la mano rápidamente al tocar una superficie ardiente).
  • Una contractura de la musculatura que bloquea la articulación si se ha producido una lesión articular (es el caso del lumbago después de la lesión de un disco intervertebral tras un movimiento en falso).

Mecanismos de alerta general (estrés), por activación de los centros de alerta presentes en el tronco cerebral; ello se traduce en un aumento de la vigilancia y de las respuestas cardiovasculares, respiratorias y hormonales que preparan al organismo a hacer frente a la amenaza (mediante la huida o la lucha).

Mecanismos de localización consciente e inconsciente de la lesión, a nivel del cerebro; la localización es precisa si la lesión se produce en la piel y difusa o incluso deslocalizada si la lesión afecta un tejido profundo.

Mecanismos comportamentales para hacer frente a la agresión: Debido a la activación de centros especializados en el cerebro, aumenta la agresividad y pueden producirse manifestaciones de cólera; estas pulsiones tienen como objetivo movilizar la atención del sujeto e iniciar los comportamientos de huida o lucha para preservar la integridad corporal.

Mecanismos de analgesia endógenos: En ciertas circunstancias estos mecanismos permiten hacer frente a la amenaza a pesar de que se hayan sufrido graves heridas.

La participación tanto de fenómenos psicológicos (subjetivos) como físicos o biológicos (objetivos) en el dolor varía según el tipo de dolor y el individuo que lo manifiesta.

La fisiología del dolor tiene cuatro componentes que son:

  1. La nocicepción: Es la única etapa común en todas las personas pues es una etapa inicial bioquímica. A su vez se divide en tres subetapas que son la transducción, transmisión y modulación del dolor.
  2. La percepción consciente.
  3. El sufrimiento.
  4. El comportamiento del dolor.

.

Características del dolor.

Según las características del dolor se puede conocer su origen o etiología, y por lo tanto su diagnóstico, su tratamiento. Estas características son:

Localización: Es la parte del cuerpo donde se localiza el dolor. Ejemplos: dolor de cabeza (cefalea), dolor torácico, dolor abdominal, etc.

Tipo: Según las sensaciones que tiene el paciente. Ejemplos: punzante, opresivo, lacerante, cólico, etc.

Duración: El tiempo desde su aparición.

Frecuencia: Es el número de veces que ha ocurrido el dolor de similares características.

Intensidad: Generalmente cuando es el primer dolor suele ser intenso o fuerte, pero cuando se ha repetido varias veces en el tiempo, se puede cuantificar.

Irradiación: Es el trayecto que recorre el dolor desde su localización original hasta otro lugar.

Síntomas acompañantes: Como náuseas, vómitosdiarreafiebre, temblor, etc.

Signos acompañantes: Sudoración, palidez, escalofríos, trastornos neurológicos, etc.

Factores agravantes: Son las circunstancias que aumentan el dolor, por ejemplo tras la ingesta, determinados movimientos, etc.

Factores atenuantes: Son las circunstancias que disminuyen el dolor, por ejemplo el descanso, posiciones corporales.

Medicamentos: Que calman o que provocan el dolor.

.

Factores que modulan el dolor.

Existen múltiples factores psicológicos y físicos que modifican la percepción sensorial del dolor, unas veces amplificándola y otras veces disminuyéndola.

  1. Sexo y edad.
  2. Nivel cognitivo.
  3. Personalidad: Estado de ánimo, expectativas de la persona, que producen control de impulsos, ansiedad, miedo, enfado, frustración.
  4. Momento o situación de la vida en la que se produce el dolor.
  5. Relación con otras personas, como familiares, amigos y compañeros de trabajo.
  6. Dolores previos y aprendizaje de experiencias previas.
  7. Nivel intelectual, cultura y educación.
  8. Ambiente: Ciertos lugares (ejemplo: sitios ruidosos, o con iluminación intensa) tienden a exacerbar algunos dolores (ejemplo: cefaleas).

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • «The activation mechanism of rat vanilloid receptor 1 by capsaicin involves the pore domain and», Proceedings of the National Academy of Sciences 97 (25): 13889, 2000, consultado el 2009-06-29
  • «The capsaicin receptor: a heat-activated ion channel in the pain pathway», Nature 389 (6653):16–824, 1997, consultado el 2009-06-27
  • «Impaired nociception and pain sensation in mice lacking the capsaicin receptor», Science 288 (5464): 306, 2000, consultado el 2009-06-29
  • «Identification of a cold receptor reveals a general role for TRP channels in thermosensation.», Nature 416 (6876): 52-58, 2002, consultado el 2012-04-24
  • «TRPM8, but not TRPA1, is required for neural and behavioral responses to acute noxious cold temperatures and cold-mimetics in vivo.», Pain 150 (2): 340-350, 2010, consultado el 2012-04-24
  • «Numbing the senses: role of TRPA1 in mechanical and cold sensation», Neuron 50 (2): 177–180, 2006, consultado el 2009-06-30
  • «Nicotine activates the chemosensory cation channel TRPA1.», Nature Neuroscience 12 (10): 1293-1299, 2009, consultado el 2012-04-24
  • Price, D.D. (2002), «Central neural mechanisms that interrelate sensory and affective dimensions of pain», Mol Interv. 2 (6): 392–403,339, consultado el 2009-08-30
  • D. Craig A. (2003), «Pain mechanisms: labeled lines versus convergence in central processing», Annu Rev Neurosci. 26: 1–30, PMID12651967
  • Dahl JB, Moiniche S (2004). «Pre-emptive analgesia». Br Med Bull 71:  pp. 13–27. doi:10.1093/bmb/ldh030. PMID 15596866.
  • Sapolsky, Robert M. (1998). Why zebras don\’t get ulcers: An updated guide to stress, stress-related diseases, and coping. New York: W.H. Freeman and CO. ISBN 0-585-36037-5.
  • Straube S, Andrew Moore R, Derry S, McQuay HJ (January 2009). «Vitamin D and chronic pain». Pain 141 (1-2):  pp. 10–3.doi:10.1016/j.pain.2008.11.010. PMID 19084336.
  • Robert Ornstein PhD, David Sobel MD (1988). The Healing Brain. New York: Simon & Schuster Inc. pp. 98–99. ISBN 0-671-66236-8.
  • Douglas E DeGood, Donald C Manning MD, Susan J Middaugh (1997). The headache & Neck Pain Workbook. Oakland, California:New Harbinger Publications. ISBN 1-57224-086-5.
  • Ray, Sondra (1984). Renacimiento en la nueva era. Móstoles (Madrid, España): Neo Person Ediciones. 84-88066-03-1.
  • Boletín de divulgación de la dirección de investigación del Hospital general de México