uveítisLa uveítis es la inflamación de la úvea o lámina intermedia del ojo que se encuentra entre la esclerótica y la retina y por extensión a cualquier tipo de inflamación del ojo. La úvea es la encargada de aportar la mayor parte del suministro sanguíneo a la retina.

Existen 4 tipos diferentes:

Uveítis anterior, llamada también iridociclitis que afecta básicamente al iris y cuerpo ciliar. Es la más común de todas, afectando al iris, córnea y cuerpo ciliar. En ocasiones está provocada por enfermedades autoinmunes aunque en la mayoría de los casos su causa es desconocida.

Uveítis intermedia o parsplanitis, llamada así porque la inflamación afecta a la pars plana que es un área estrecha ubicada entre el iris y la coroides. Generalmente es un proceso leve que no se asociada a ninguna otra enfermedad, aunque se ha observado en enfermos afectados de enfermedad de Crohn y de esclerosis múltiple. En casos especiales puede complicarse dejando depósitos de material inflamado o produciendo pequeñas hemorragias en la pars plana.

Uveítis posterior, en este caso la inflamación afecta a la coroides y en algunas ocasiones se extiende a la retina (coriorretinitis). Este tipo de uveítis puede resultar peligrosa ya que se puede producir pérdida de visión de intensidad variable.

Panuveítis, en este caso se ven afectados por la inflamación los segmentos anterior y posterior del ojo.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

En muchos casos se desconoce su causa, pero en otros se tiene constancia de que está originada por enfermedades sistémicas, toxinas y traumatismos. Estas son algunas de las enfermedades que pueden causarla:

  • Artritis reumatoide.
  • Brucelosis.
  • Herpes simple.
  • Herpes zóster.
  • Enfermedad de Behçet.
  • Sarampión.
  • Rubéola.
  • Enfermedad de Kawasaki.
  • Enfermedad de Eales.
  • Síndrome de Vogt-Koyanagi-Harada.
  • Enfermedad de Lyme.
  • Esclerosis múltiple.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Leptospirosis.
  • Lupus eritematoso sistémico.
  • Sarcoidosis.
  • Sífilis.
  • Sida.
  • Toxocariasis.
  • Toxoplasmosis.
  • Tuberculosis.
  • Colitis ulcerosa.
  • Cisticercosis ocular.

 

La uveítis, especialmente sus formas crónicas y no tratadas se ven asociadas con una alta incidencia de complicaciones que ponen en riesgo la visión, tales como:

  • Cataratas.
  • Desprendimiento de la retina.
  • Glaucoma.
  • Hemorragias intraoculares
  • Líquido en la retina (edema macular quístico).
  • Pérdida de visión.

.

Síntomas más frecuentes.

Visión borrosa.

Enrojecimiento del ojo.

Sensibilidad a la luz.

Manchas que se mueven o flotan.

En ocasiones, dolor.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Goldstein DA, Pyatetsky D, Tessler HH. Classification, symptoms, and signs of uveitis. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane’s Ophthalmology. 15th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 32.
  • Goldstein DA, Horsley M, Ulanski LJ II, Tessler HH. Complications of uveitis and their management. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane’s Ophthalmology. 15th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 60.
  • Cunningham ET Jr, Nozik RA. Uveitis: Diagnostic approach and ancillary analysis. In: Tasman W, Jaeger EA, eds. Duane’s Ophthalmology. 15th ed. Philadelphia, Pa: Lippincott Williams & Wilkins; 2009:chap 37.
  • Yanoff M, Cameron D. Diseases of the visual system. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 431.