ANATOMÍA y FISIOLOGÍA.

El corazón es un órgano musculoso hueco cuya función es bombear la sangre a través de los vasos sanguíneos del organismo. Se sitúa en la parte inferior del mediastino medio, entre el segundo y quinto espacio intercostal izquierdo, en donde está rodeado por una membrana fibrosa gruesa llamada pericardio. El pericardio está formado por una capa parietal y corazónuna capa visceral. Rodeando a la capa de pericardio parietal, está la fibrosa, formado por tejido conectivo y adiposo. La capa serosa del pericardio interior secreta líquido pericardio que lubrica la superficie del corazón, para aislarlo y evitar la fricción mecánica que sufre durante la contracción. Se inerva por ramas de los plexos subsidiarios del plexo cardíaco, que tienen fibras simpáticas, parasimpáticas y aferentes. El pericardio parietal, se inerva por fibras sensitivas que viajan en su mayoría por los nervios frénicos, aunque también por los nervios intercostales. También recibe fibras simpáticas y parasimpáticas del plexo cardíaco.

El corazón tiene forma de una pirámide inclinada con el vértice en sentido anterior izquierdo; la base, opuesta a la punta, en sentido posterior y 3 lados:

– La cara diafragmática, sobre la que descansa la pirámide.

– La cara esternocostal anterior.

– La cara pulmonar hacia la izquierda.

Posee tres tipos de músculo que se pueden agrupar en:

  • Músculos de excitación, donde se encuentran fibras musculares excitadoras y conductoras especializadas.
  • Músculos de contracción, que son el músculo auricular y músculo ventricular.

De dentro a fuera el corazón presenta las siguientes capas:

El endocardio, una membrana serosa de endotelio y tejido conectivo de revestimiento interno, con la cual entra en contacto la sangre. Incluye fibras elásticas y de colágeno, vasos sanguíneos y fibras musculares especializadas, las cuales se denominan fibras de Purkinje. En su estructura encontramos las trabéculas carnosas, que dan resistencia para aumentar la contracción del corazón.

El miocardio, que es el músculo cardíaco propiamente dicho, encargado de impulsar la sangre por el cuerpo mediante su contracción. Encontramos también en esta capa tejido conectivo, capilares sanguíneos, capilares linfáticos y fibras nerviosas.

El epicardio, que es una capa fina serosa mesotelial que envuelve al corazón, llevando consigo capilares y fibras nerviosas. Esta capa se considera parte del pericardio seroso.

El corazón se divide en cuatro cavidades, dos superiores atrios o aurículas y dos inferiores o ventrículos. Los atrios reciben la sangre del sistema venoso, pasan a los ventrículos y desde ahí salen a la circulación arterial. El atrio derecho y el ventrículo derecho forman el corazón derecho. Recibe la sangre que proviene de todo el cuerpo, que desemboca en el atrio derecho a través de las venas cavas, superior e inferior. El atrio izquierdo y el ventrículo izquierdo forman el corazón izquierdo. Recibe la sangre de la circulación pulmonar, que desemboca a través de las cuatro venas pulmonares a la porción superior de la aurícula izquierda. Esta sangre está oxigenada y proviene de los pulmones. El ventrículo izquierdo la envía por la arteria aorta para distribuirla por todo el organismo.

El tejido que separa el corazón derecho del izquierdo se denomina septo o tabique. Funcionalmente, se divide en dos partes no separadas: la superior o tabique interauricular, y la inferior o tabique interventricular. Este último es especialmente importante, ya que por él discurre el fascículo de His, que permite llevar el impulso eléctrico a las partes más bajas del corazón.

En los conductos de salida de las 4 cavidades, encontraremos las válvulas cardiacas cuya finalidad es la de dejar pasar la sangre en la dirección correcta, evitando que ésta fluya hacia atrás; para ello mantiene aislado por un instante el flujo sanguíneo en alguna de las cuatro cavidades. Están formadas por unas membranas finas que son resistentes y constituidas por tejido endotelial, que es el mismo que recubre el interior de los vasos sanguíneos y el corazón. Estas membranas están sujetas a unos tejidos musculares, que las sostienen y que originan el movimiento de apertura y de cierre. Estos músculos son las cuerdas tendinosas y los músculos papilares.

Son cuatro y se clasifican en dos grupos:

Válvulas Atrioventriculares.

Válvula bicúspide o mitral: Impide que la sangre retorne del ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda. Está formada por dos membranas, las cuales reciben cuerdas tendinosas de los músculos papilares anterior y posterior, situados en la pared externa del ventrículo izquierdo.

Válvula tricúspide: Impide que la sangre retorne del ventrículo derecho a la aurícula derecha. Está formada por tres membranas, las cuales reciben cuerdas tendinosas de los músculos papilares anterior, inferior y septal de las paredes del ventrículo derecho. Del músculo papilar septal o interno sale de forma independiente el músculo papilar del cono arterial o de Lushka, que contribuye a delimitar el infundíbulo o cono arterial, conducto por el que circula la sangre desde ese ventrículo derecho hasta la arteria pulmonar.

Válvulas Semilunares.

Válvula sigmoidea aórtica: Impide que la sangre retorne desde la aorta al ventrículo izquierdo. Está formada por tres membranas, dos anteriores y una posterior.

Válvula pulmonar: Impide que la sangre retorne del conducto pulmonar al ventrículo derecho. Está formada por tres membranas, dos posteriores y una anterior.

Irrigación arterial del Corazón.

Las arterias coronarias, las primeras ramas de la aorta, irrigan el miocardio y el epicardio. Las arteria coronarias derecha e izquierda, surgen de los senos aórticos correspondientes en la parte proximal de la aorta ascendente, justo por encima de la válvula aórtica y pasan a los lados opuestas del tronco pulmonar. Las arterias coronarias irrigan ambas aurículas y ventrículos.

Las arterias coronarias son aquellas que irrigan el miocardio del corazón. Se originan en los senos aórticos (de Valsalva) izquierdo y derecho de la válvula aórtica, que regula el flujo de sangre del ventrículo izquierdo hacia la aorta. Son dos: la arteria coronaria derecha y la arteria coronaria izquierda.

Arteria coronaria derecha. Se distribuye hacia el ventrículo derecho y la aurícula derecha del corazón. Irriga la aurícula derecha, tres cuartos derechos e inferiores del ventrículo derecho, mitad derecha de la cara inferior del ventrículo izquierdo, tercio posterior del tabique interventricular, habitualmente ambos nodos (nodo sinoauricular y nodo atrioventricular) y fasciculo auriculoventricular. Presenta una rama interventricular posterior.

Arteria coronaria izquierda. Se distribuye hacia el ventrículo izquierdo y la aurícula izquierda del corazón. Irriga la aurícula izquierda, parte de la aurícula derecha, tercio izquierdo de pared anterior del ventrículo derecho, ventrículo izquierdo (salvo mitad derecha de cara inferior), dos tercios anteriores del tabique interventricular. Presenta ramas colaterales: ramas para la vaina aórtica y el pliegue preaórtico, y rama auricular y, ramas terminales: arteria interventricular anterior y arteria auriculoventricular izquierda.

Las venas que drenan la sangre de los diversos tejidos que constituyen el corazón son dos principalmente:

La vena coronaria mayor o vena coronaria izquierda. Recoge la sangre de la superficie anterior de los ventrículos, sigue el surco longitudinal anterior y desemboca en el seno coronario. Recibe venas tributarias de la aurícula izquierda y de ambos ventrículos. Una de ellas, la vena marginal izquierda, es de tamaño considerable, y asciende a lo largo del margen izquierdo del corazón.

La vena coronaria menor o vena coronaria derecha. Recoge la sangre de ambas partes del lado derecho del corazón, sigue por el surco coronario (entre la aurícula y el ventrículo derechos) hacia la izquierda y desemboca en el seno coronario, en su extremo derecho.

Inervación del Corazón.

Esta viene dada por fibras nerviosas autónomas, procedentes de los nervios vagos y de los troncos simpáticos que ejercen su acción a través de los plexos cardiacos que se encuentran en la base del corazón, divididos en dos porciones; una superficial (ventral) y otra profunda (dorsal).

Plexo Nervioso Cardiaco Superficial, proveniente del ganglio cervical superior izquierdo (simpático) y del nervio vago izquierdo (parasimpático), formará el plexo pulmonar izquierdo y coronario derecho.

Plexo Nervioso Cardiaco Profundo, proveniente de los ganglio simpáticos cervicales medio e inferior izquierdos, ganglios simpáticos cervicales superior, medio e inferior derecho, ganglios simpáticos torácicos (comunmente T1-T4 y en algunos casos T5 y T6) de ambos lados y del nervio vago derecho, formará el plexo pulmonar derecho, coronario izquierdo y parte del coronario derecho.

Ramas comunicantes, entre ambos Plexos Cardiacos.

La inervación simpática proviene de las fibras simpáticas preganglionares, que se originan en las astas Intermedio Laterales de los segmentos medulares torácicos de T1-T4 (y algunas veces del T5). Hacen sinapsis en los ganglios simpáticos de la cadena cervical y dorsales o torácicos superiores.