InsomnioSe define el insomnio como un trastorno del sueño que se traduce en una dificultad para dormir, pudiendo adoptar las siguientes formas:

  1. Dificultad para conciliar el sueño al acostarse; la persona tarda horas en dormirse.
  2. Frecuentes despertares durante la noche entre los que han de pasar intervalos largos de tiempo para volver a conciliar el sueño.
  3. Despertares muy tempranos por la mañana y no vuelve a conciliarse el sueño.

 

Tipos de Insomnio:

El insomnio podemos dividirlo según la duración del trastorno, según la gravedad y según el horario en el que se presenta:

Según la duración:

Si dura menos de 4 semanas, hablaremos de un insomnio transitorio o agudo.

Si dura más de 4 semanas, pero menos de 3 ó 6 meses, hablaremos de un insomnio a corto plazo o subagudo.

Si dura más de 3 ó 6 meses, estaremos ante un insomnio crónico o a largo plazo.

.

En función de su severidad:

Si hay un mínimo deterioro de la calidad de vida, hablaremos de un insomnio leve o ligero.

Si comienzan a surgir signos de deterioro en la calidad de vida, tales como irritabilidad, ansiedad o fatiga, tendremos un insomnio moderado.

Si la calidad de vida se ve francamente afectada, hablaremos de un insomnio grave o severo.

.

En función de los horarios:

Hablaremos de un insomnio inicial o de conciliación, cuando al paciente le cuesta conciliar el sueño.

Si la persona se despierta varias veces en la noche, estaremos ante un insomnio intermedio o de mantenimiento del sueño.

Si la persona se despierta mucho antes de lo que tenía pensado, estaremos ante un insomnio terminal o de final del sueño.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Estrés temporal o crónico a consecuencia de problemas personales, familiares o laborales.

Cambios frecuentes en los horarios de dormir, como les sucede a las personas que por motivos profesionales les cambian constantemente el turno de trabajo.

Malos hábitos alimenticios, como acostarse después de comidas copiosas o por el contrario, con hambre.

Consumo de sustancias excitantes como café, picantes, alcohol, drogas, etc.

Efectos secundarios a medicamentos.

Trastornos post-traumáticos.

Estados de ansiedad y tensión nerviosa.

Congestión nasal.

.

Síntomas más frecuentes.

Cansancio y fatiga.

Dolor de cabeza.

Pesadez en los ojos.

Cambios de humor e irritabilidad.

Falta de concentración.

Somnolencia diurna.

Desorientación espacial.

Dificultades para memorizar.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Cazzati, Javier. Insomnio: Las 50 leyes del buen dormir. Buenos Aires: Editorial Métodos 2009
¡Comparte salud y conocimiento!