HipertensiónLa presión sanguínea es la fuerza que ejerce la sangre al circular, sobre las paredes de los vasos sanguíneos. La hipertensión arterial es la presión en las arterias más grandes, aquellas que forman los vasos sanguíneos que toman la sangre que sale del corazón.

La presión arterial varia durante el ciclo cardíaco permitiéndonos distinguir entre:

Sistólica que es definida como el máximo de la curva de presión en las arterias y que ocurre cerca del principio del ciclo cardíaco (primer latido) durante la sístole o contracción ventricular.

Diastólica que es el valor mínimo de la curva de presión en la fase de diástole o relajación ventricular del ciclo cardíaco.

Suele ser una enfermedad crónica que se caracteriza por un incremento continuo de las cifras de presión sanguínea en las arterias, es decir, las cifras de la presión arterial por encima de 139/89.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Obesidad.

Abuso de alcohol y/o tabaco.

Consumo de drogas.

Estrés.

Problemas nerviosos.

Embarazo.

Exceso en el consumo de sal.

Resistencia a la insulina.

Herencia.

Edad.

Medicamentos: Supresores del apetito, anticonceptivos, corticosteroides, ciertos medicamentos para el resfriado, ciertos medicamentos para las migrañas.

Enfermedades endocrinas: Hipertiroidismo, hipotiroidismo, feocromocitoma, hiperfunción de la corteza suprarrenal, trastornos hormonales.

Enfermedades renales: Glomerulonefritis, enfermedad renal crónica, poliquistosis renal, tumores productores de renina, enfermedades intrínsecas a la arteria renal, aterosclerosis de la arteria renal, masas intrínsecas compresivas de la arteria renal.

Enfermedades de la aorta (vascular): Coartación aórtica, poliarteritis nodosa, aumento del volumen intravascular, aumento del gasto cardíaco, rigidez de la aorta.

Enfermedades neurogénicas: Enfermedades bulbares y medulares, traumatismo craneoencefálico o de la médula espinal, hipertensión intracraneal, tumores encefálicos, apnea del sueño.

Enfermedades del sistema nervioso central: Disautonomía, síndrome de Guillain-Barré, porfiria aguda, fibrodisplasia.

Esclerodermia.

Enfermedad de Takayasu-Onishi.

Hipertensión secundaria a coartación aórtica.

Acromegalia.

Hipercalcemia.

Deficiencia de 11-hidroxilasa.

Deficiencia de 17-hidroxilasa.

Síndrome de Geller.

.

Síntomas más frecuentes.

Dolor en la nuca.

Dolor torácico.

Náuseas y vómitos.

Zumbido en los oídos.

Mareos.

Fatiga.

Confusión.

Latidos cardíacos irregulares.

Hemorragia nasal.

Cambios en la visión.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Dreisbach, Albert W; Sat Sharma y Claude Kortas (feb de 2010). «Hypertension» (en inglés). Nephrology: Hypertension and the Kidney. eMedicine.com. Consultado el 5 de julio de 2010.
  • José F. Guadalajara Boo (jefe de Servicio Clínico del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez). Programa de actualización continua para Cardiología. pp. p8.
  • DÍAZ, Mónica. ¿Cómo comenzar el tratamiento del paciente hipertenso?. Revista Argentina de Cardiología [online]. 2006, vol.74, n.3 [citado 2010-07-23], pp. 191-193. ISSN 1850-3748.
  • Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure (JNC 7). Rockville, Md. National Heart, Lung, and Blood Institute, US Department of Health and Human Services; August 2004. National Institutes of Health Publication No. 04-5230.
  • Kaplan NM. Systemic Hypertension: Therapy. In: Libby P, Bonow RO, Mann DL, Zipes DP, eds. Braunwald\’s Heart Disease: A Textbook of Cardiovascular Medicine. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 41.
  • Medline Plus. Hipertensión arterial.