Porque la salud es nuestro bien más preciado

922-38-86-06
rdnattural@rdnattural.es
RD Nattural

Alimentación y
consejos
para esta enfermedad


Hígado graso

Curso de Medicina Natural

Curso de naturopatía

Estamos seguros de que el estudiante de esta noble y antigua profesión, quedará absolutamente formado para ejercerla con su mayor rigor y fiabilidad.
A la vez, tendrá en su poder una completísima enciclopedia de 2.410 páginas, que podrá consultar de forma rápida si lo requiere, o elaborar por sí mismo combinaciones de terapias y fórmulas magistrales, si su espíritu es inquieto.
Nuestro curso de naturopatía, reconocido por el estado, lo podrá realizar en un año, en cómodos plazos y con los mejores profesionales del campo de la medicina natural.
¡Ahora por 50€ al mes y sin intereses ni gastos de matriculación!

Curso de Medicina Natural : (Comprar en tienda)

PROFESIONALES
DE LA SALUD
Publicite su negocio con nosotros aquí
  • LIBRO ACEITES ESENCIALES
Hígado graso Sequedad vaginal La lubricación vaginal se considera la primera fase de la respuesta sexual femenina y también la excitación (equivalente a la erección masculina), acompañada...

Hígado graso Sequedad vaginal (Pdf)
Cirrosis hepática Una cirrosis hepática implica que las células del parenquima  o hepatocitos (células que lo hacen funcional) del hígado al morir, son...

Cirrosis hepática (Pdf)
Depresión La depresión es un trastorno del ánimo, durante el cual la persona se siente abatida y triste e incapaz de reaccionar...

Depresión (Pdf)
  • LIBRO VITAMINAS, MINERALES Y AMINOÁCIDOS ( 5.95€ )
  • LIBRO DIETÉTICA Y NUTRICIÓN ( 5.95€ )
PROFESIONALES
DE LA SALUD
Publicite su negocio con nosotros aquí
  • LIBRO ACEITES ESENCIALES
Colesterol El colesterol es una sustancia grasa que se encuentra en los tejidos corporales y el plasma sanguíneo. Se presenta en altas...

Colesterol (Pdf)
Amenorrea Se define la amenorrea como la ausencia de menstruación por un período mayor de 90 días. Esta situación puede ser...

Amenorrea (Pdf)
Raquitismo El raquitismo es una enfermedad del periodo de crecimiento (niños), casi siempre debida a la falta de vitamina D, aunque puede...

Raquitismo (Pdf)
Epistaxis-Hemorragias nasales La epistaxis es una hemorragia por las fosas nasales. Su causa puede ser de diferente índole. En los niños es...

Epistaxis-Hemorragias nasales (Pdf)
Espondiloartritis anquilosante La espondilitis anquilosante, también llamada morbus Bechterew, mal de Bechterew-Strümpell-Marie, espondilitis reumática y espondilitis anquilopoyética, es una enfermedad de carácter autoinmune reumática crónica, que cursa con...

Espondiloartritis anquilosante (Pdf)
  • LIBRO VITAMINAS, MINERALES Y AMINOÁCIDOS ( 5.95€ )
  • LIBRO DIETÉTICA Y NUTRICIÓN ( 5.95€ )

CURSO DE MEDICINA NATURAL RD NATTURAL
50€/mes sin intereses ni gastos de matriculación
¡SOLICITE MÁS INFORMACIÓN!

Hígado graso

Hígado

El hígado graso o esteatosis hepática es la acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células del hígado o hepatocitos. Se la conoce también como esteatosis cuando hay infiltración o depósito de grasa intrahepática y, esteatohepatitis cuando además existe inflamación. No siempre se produce lesión hepática, debido a la gran capacidad funcional del hígado; sin embargo si no se trata el problema y no se encuentra una solución drástica puede desencadenar una cirrosis, un hepatocarcinoma o una hepatitis fulminante.

No se conoce la causa específica del hígado graso, se piensa que se trata de una aberración en el metabolismo de las grasas la que conduce a una acumulación intrahepática de los triglicéridos.

Se produce hepatomegalia y el hígado adopta un aspecto moteado y blanco, pudiendo observarse al microscópio como los hepatocitos muestran gotas lipídicas que pueden ser de gran tamaño y existir pocas (célula en anillo de sello, más característico de situaciones crónicas) o ser pequeñas y abundantes (célula espumosa, más típico de situaciones agudas).

La acumulación de triacilglicéridos en unas u otras zonas del lobulillo hepático dependerá de la causa: en la congestión hepática (que genera isquemia) los triglicéridos se acumulan preferentemente en el centro del lobulillo (esteatosis centrolobulillar).

La esteatosis perilobulillar es producida tras períodos prolongados de ayuno. Si estos procesos se acompañan de hepatitis (esteatohepatitis) se acaba produciendo necrosis que desembocará en fibrosis hepática.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

La mayoría de los casos están relacionados con:

La obesidad.

Cambios drásticos de peso corporal en cortos periodos de tiempo.

Índices altos de colesterol y triglicéridos.

Alimentación rica en grasas.

Vida sedentaria.

Diabetes y resistencia a la insulina

Abuso de medicamentos como antiinflamatorios o sedantes.

Alcoholismo.

Estrés oxidativo.

Liberación de citokinas.

Diverticulosis.

Síndrome metabólico.

Antecedentes familiares de estatosis hepática.

Hepatitis C crónica.

Exposiciones a agentes tóxicos.

Embarazo. Se produce una complicación muy rara durante el embarazo, conocida como esteatosis hepática aguda del embarazo.

.

Síntomas más frecuentes.

Cansancio y fatiga.

Malestar en el cuadrante superior del abdomen.

Sensación de pesadez después de las comidas.

Dolor abdominal.

Vómitos.

Pérdida de apetito.

Diarrea.

Pérdida de peso.

Somnolencia.

Astenia.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Dr. Benítes Solís. Hospital Clínico de Ecuador.
  • Valenti L, Dongiovanni P, Piperno A, et al. (October 2006). «Alpha 1-antitrypsin mutations in NAFLD: high prevalence and association with altered iron metabolism but not with liver damage». Hepatology 44 (4):  pp. 857–64.
  • Hamaguchi M, Kojima T, Takeda N, Nakagawa T, Taniguchi H, Fujii K, Omatsu T, Nakajima T, Sarui H, Shimazaki M, Kato T, Okuda J, Ida K (2005). «The metabolic syndrome as a predictor of nonalcoholic fatty liver disease». Ann. Intern. Med. 143 (10):  pp. 722–8. PMID 16287793

Volver

Comentarios del naturópata

Es importante que sepamos que el hígado es esencial para la vida ya que sus funciones son absolutamente necesarias para nuestro organismo. Él es el encargado de limpiar de nuestra sangre, las sustancias químicas que puedan dañar nuestro cuerpo; destruye los gérmenes invasores que hayamos podido contraer; ayuda a nuestro cuerpo a utilizar los alimentos como nutrientes; almacena en su interior vitaminas, mineras y glucosa, que luego sabiamente administra; obtiene hierro de los glóbulos rojos y participa en la coagulación de la sangre, entre otras muchas cosas. Por todo ello, la salud del hígado es imprescindible.

Cuando el hígado tiene un exceso de grasa, ve limitadas sus funciones y lentamente se va degenerando. Es de extrema importancia solucionar el problema nada más tener conocimiento de él. Dentro de la naturopatía yo opto por utilizar uno o varios de estos elementos ya que me da buenos resultados: 1.- Alimentación adecuada, libre de grasas y rica en antioxidantes y depurativos hepatobiliares. 2.- Complementos a base de:

3.- En determinados casos, la aplicación de Hipertermia profunda da muy buenos resultados para ayudar a eliminar material tóxico, reoxigenando los tejidos.

Recomendaciones generales

RD NATTURAL ha elaborado y pone a su disposición en documentos PDF, una extensa información sobre los alimentos más adecuados en estos casos; aquellos que deberán ser evitados y, una serie de consejos y recomendaciones que ayudarán a la eliminación de materia tóxica.

También si así lo desea, podrá obtener combinaciones de plantas depurativas del hígado, vitaminas, minerales y aminoácidos; todos ellos elaborados con materiales naturales de la más alta calidad.

higado_graso_nutricion[1]
 

39 respuestas a “Hígado graso”

  1. rdnattural dice:

    Hola buenas noches, a parte de que tome el medicamento si no come la nutrición recomendada para un hígado graso no hace nada le voy a enviar la nutrición recomendada y algunas recomendaciones.

    NUTRICIÓN RECOMENDADA.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    RECOMENDACIONES GENERALES.

    En nuestra vida cotidiana también podemos hacer mucho para favorecer el buen funcionamiento de hígado y vesícula biliar.

    Ayudará a mejorar las digestiones el colocar calor directo sobre el hígado y la vesícula biliar unos 20 minutos después de terminar de comer.

    El descanso adecuado es indispensable para su correcto funcionamiento. Un mínimo de 8 horas sería lo recomendable.

    Se deben vigilar muy de cerca los niveles de colesterol y triglicéridos, procurando mantenerlos siempre dentro de los límites permitidos.

    El ejercicio moderado y diario es importante para que tanto el hígado como la vesícula biliar, realicen bien sus funciones.

    Las comidas nunca deben ser copiosas. El exceso en la alimentación provocará digestiones lentas y difíciles.

    La evacuación diaria se hace necesaria para asegurase una correcta eliminación de material tóxico por las heces. Si la persona tiene problemas en este sentido, debe ayudarse de laxantes suaves naturales.

    La dieta alimenticia debe guardarse escrupulosamente, de ello dependerá en gran medida la solución al problema.

    Los horarios de comidas deben ser respetados, es importante que el organismo reciba adecuadamente y a sus horas, la alimentación.

    Deben ser evitadas las alteraciones del sistema nervioso. Está demostrado que las mismas inciden sobre los órganos más debilitados.

    Debe evitarse cocinar con elementos de hierro ya que puede ser tóxico para el hígado.

    La hipertermia da buenos resultados en el tratamiento de algunas de estas enfermedades.

    UN Cordial Saludo.

  2. Mauricio Miranda dice:

    Tengo fuerte dolor abdominal derecho al estar sentado. Llevo alrededor de 7 meses con él y varios médicos me han diagnosticado SII, sin embargo el último médico me mandó estudios de perfil hepático y todo salió bien, salvo las bilirrubinas elevadas. Bilirrubina total = 2.5. Me dijo que es probable que mi dolor se produzca por higado graso, y me recetó Abrixone. Creen que por fin encuentre remedio a mi dolor con este medicamento? Muchas gracias.

  3. rdnattural dice:

    Hola buenas noches, le voy a enviar la nutrición recomendada para su enfermedad y algunas recomendaciones haber si puedo ayudarle dentro de mis posibilidades.

    NUTRICIÓN RECOMENDADA.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    RECOMENDACIONES GENERALES.

    En nuestra vida cotidiana también podemos hacer mucho para favorecer el buen funcionamiento de hígado y vesícula biliar.

    Ayudará a mejorar las digestiones el colocar calor directo sobre el hígado y la vesícula biliar unos 20 minutos después de terminar de comer.

    El descanso adecuado es indispensable para su correcto funcionamiento. Un mínimo de 8 horas sería lo recomendable.

    Se deben vigilar muy de cerca los niveles de colesterol y triglicéridos, procurando mantenerlos siempre dentro de los límites permitidos.

    El ejercicio moderado y diario es importante para que tanto el hígado como la vesícula biliar, realicen bien sus funciones.

    Las comidas nunca deben ser copiosas. El exceso en la alimentación provocará digestiones lentas y difíciles.

    La evacuación diaria se hace necesaria para asegurase una correcta eliminación de material tóxico por las heces. Si la persona tiene problemas en este sentido, debe ayudarse de laxantes suaves naturales.

    La dieta alimenticia debe guardarse escrupulosamente, de ello dependerá en gran medida la solución al problema.

    Los horarios de comidas deben ser respetados, es importante que el organismo reciba adecuadamente y a sus horas, la alimentación.

    Deben ser evitadas las alteraciones del sistema nervioso. Está demostrado que las mismas inciden sobre los órganos más debilitados.

    Debe evitarse cocinar con elementos de hierro ya que puede ser tóxico para el hígado.

    La hipertermia da buenos resultados en el tratamiento de algunas de estas enfermedades.

    Un Cordial Saludo.

  4. karol dice:

    hola, tengo el higado graso aparte de calculos en la vesicula; estoy dando de lactar. hace 2 años me realice una biopsia al higado, mi bilirubina siempre es 2.85; tengo colesterol y trigliceridos, soy de contextura delgada. com puedo hacer

  5. rdnattural dice:

    Hola buenas noches, el hígado graso si se cuida no hay ningún problema le voy a enviar los alimentos que debe comer y los que debe de evitar así como unas recomendaciones.

    NUTRICIÓN RECOMENDADA.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    RECOMENDACIONES GENERALES.

    En nuestra vida cotidiana también podemos hacer mucho para favorecer el buen funcionamiento de hígado y vesícula biliar.

    Ayudará a mejorar las digestiones el colocar calor directo sobre el hígado y la vesícula biliar unos 20 minutos después de terminar de comer.

    El descanso adecuado es indispensable para su correcto funcionamiento. Un mínimo de 8 horas sería lo recomendable.

    Se deben vigilar muy de cerca los niveles de colesterol y triglicéridos, procurando mantenerlos siempre dentro de los límites permitidos.

    El ejercicio moderado y diario es importante para que tanto el hígado como la vesícula biliar, realicen bien sus funciones.

    Las comidas nunca deben ser copiosas. El exceso en la alimentación provocará digestiones lentas y difíciles.

    La evacuación diaria se hace necesaria para asegurase una correcta eliminación de material tóxico por las heces. Si la persona tiene problemas en este sentido, debe ayudarse de laxantes suaves naturales.

    La dieta alimenticia debe guardarse escrupulosamente, de ello dependerá en gran medida la solución al problema.

    Los horarios de comidas deben ser respetados, es importante que el organismo reciba adecuadamente y a sus horas, la alimentación.

    Deben ser evitadas las alteraciones del sistema nervioso. Está demostrado que las mismas inciden sobre los órganos más debilitados.

    Debe evitarse cocinar con elementos de hierro ya que puede ser tóxico para el hígado.

    La hipertermia da buenos resultados en el tratamiento de algunas de estas enfermedades.

    Un cordial Saludo.

  6. maricel Rios dice:

    Hola a mi mamá le.diagnosticaron.hígado graso. La tiene.q operar de la.vesícula pero.quisiera saber que.dieta puede hacer para eliminar eso y si es curable gracias

  7. rdnattural dice:

    Hola buenas noches,le voy enviar la nutrición recomendada para la recuperación de su hígado y espero poder ayudarle dentro de mis posibilidades.

    NUTRICIÓN RECOMENDADA.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    RECOMENDACIONES GENERALES.

    En nuestra vida cotidiana también podemos hacer mucho para favorecer el buen funcionamiento de hígado y vesícula biliar.

    Ayudará a mejorar las digestiones el colocar calor directo sobre el hígado y la vesícula biliar unos 20 minutos después de terminar de comer.

    El descanso adecuado es indispensable para su correcto funcionamiento. Un mínimo de 8 horas sería lo recomendable.

    Se deben vigilar muy de cerca los niveles de colesterol y triglicéridos, procurando mantenerlos siempre dentro de los límites permitidos.

    El ejercicio moderado y diario es importante para que tanto el hígado como la vesícula biliar, realicen bien sus funciones.

    Las comidas nunca deben ser copiosas. El exceso en la alimentación provocará digestiones lentas y difíciles.

    La evacuación diaria se hace necesaria para asegurase una correcta eliminación de material tóxico por las heces. Si la persona tiene problemas en este sentido, debe ayudarse de laxantes suaves naturales.

    La dieta alimenticia debe guardarse escrupulosamente, de ello dependerá en gran medida la solución al problema.

    Los horarios de comidas deben ser respetados, es importante que el organismo reciba adecuadamente y a sus horas, la alimentación.

    Deben ser evitadas las alteraciones del sistema nervioso. Está demostrado que las mismas inciden sobre los órganos más debilitados.

    Debe evitarse cocinar con elementos de hierro ya que puede ser tóxico para el hígado.

    La hipertermia da buenos resultados en el tratamiento de algunas de estas enfermedades.

    Un Cordial Saludo.

  8. yoly casasola dice:

    Hola hace 4 meses m operaron d vesícula m quedo el estomago delicado baje como 8 kilos,tuve laringitis y m recetaron amoxi,la semana pasada me dio gastroenteritis y en los análisis m salieron transaminasas altisimas q dieta m recomienda?no quiero bajar mas de peso

  9. rdnattural dice:

    Hola buenas noches, la única prueba que se puede hacer es un escaner abdominal pero tiene radiación yo le voy a enviar una dieta y algunas recomendaciones para el hígado graso haber si puedo ayudarle dentro de mis posibilidades.De todas formas no debe preocuparse ya por su vesícula ya que ya se la han quitado.

    NUTRICIÓN RECOMENDADA.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    RECOMENDACIONES GENERALES.

    En nuestra vida cotidiana también podemos hacer mucho para favorecer el buen funcionamiento de hígado y vesícula biliar.

    Ayudará a mejorar las digestiones el colocar calor directo sobre el hígado y la vesícula biliar unos 20 minutos después de terminar de comer.

    El descanso adecuado es indispensable para su correcto funcionamiento. Un mínimo de 8 horas sería lo recomendable.

    Se deben vigilar muy de cerca los niveles de colesterol y triglicéridos, procurando mantenerlos siempre dentro de los límites permitidos.

    El ejercicio moderado y diario es importante para que tanto el hígado como la vesícula biliar, realicen bien sus funciones.

    Las comidas nunca deben ser copiosas. El exceso en la alimentación provocará digestiones lentas y difíciles.

    La evacuación diaria se hace necesaria para asegurase una correcta eliminación de material tóxico por las heces. Si la persona tiene problemas en este sentido, debe ayudarse de laxantes suaves naturales.

    La dieta alimenticia debe guardarse escrupulosamente, de ello dependerá en gran medida la solución al problema.

    Los horarios de comidas deben ser respetados, es importante que el organismo reciba adecuadamente y a sus horas, la alimentación.

    Deben ser evitadas las alteraciones del sistema nervioso. Está demostrado que las mismas inciden sobre los órganos más debilitados.

    Debe evitarse cocinar con elementos de hierro ya que puede ser tóxico para el hígado.

    La hipertermia da buenos resultados en el tratamiento de algunas de estas enfermedades.

    Un Cordial Saludo.

  10. Virginia Ortiz dice:

    Tengo 55 años me quitaron la vesicula hace 6meses segun era vecicula en porcelana gracias a dios salio negativa nunca tuve dolor. Mi colesterol el mas alto fue 190 trigli 130 y lo demas normal hago ejercicio todos los dias ni como carne desde hace 25 años cuido mi alimentacion y resulta tengo higado graso pero de todos los sintomas no tengo ninguno soy muy activa solo me han hecho ultrasonido mi ya q el cirujano se le olvido tomar una biopsia cuando quito vesicula . Q otros estudios me puedo hacer para comprobar el diagnostico????

  11. rdnattural dice:

    Hola buenos días, le voy a enviar la nutrición recomendada para el problema de su Mama y algunas recomendaciones.

    NUTRICIÓN RECOMENDADA.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    RECOMENDACIONES GENERALES.

    En nuestra vida cotidiana también podemos hacer mucho para favorecer el buen funcionamiento de hígado y vesícula biliar.

    Ayudará a mejorar las digestiones el colocar calor directo sobre el hígado y la vesícula biliar unos 20 minutos después de terminar de comer.

    El descanso adecuado es indispensable para su correcto funcionamiento. Un mínimo de 8 horas sería lo recomendable.

    Se deben vigilar muy de cerca los niveles de colesterol y triglicéridos, procurando mantenerlos siempre dentro de los límites permitidos.

    El ejercicio moderado y diario es importante para que tanto el hígado como la vesícula biliar, realicen bien sus funciones.

    Las comidas nunca deben ser copiosas. El exceso en la alimentación provocará digestiones lentas y difíciles.

    La evacuación diaria se hace necesaria para asegurase una correcta eliminación de material tóxico por las heces. Si la persona tiene problemas en este sentido, debe ayudarse de laxantes suaves naturales.

    La dieta alimenticia debe guardarse escrupulosamente, de ello dependerá en gran medida la solución al problema.

    Los horarios de comidas deben ser respetados, es importante que el organismo reciba adecuadamente y a sus horas, la alimentación.

    Deben ser evitadas las alteraciones del sistema nervioso. Está demostrado que las mismas inciden sobre los órganos más debilitados.

    Debe evitarse cocinar con elementos de hierro ya que puede ser tóxico para el hígado.

    La hipertermia da buenos resultados en el tratamiento de algunas de estas enfermedades.

    Un Cordial Saludo.

  12. ivonne dice:

    Hola. pues me alegra que contesten las preguntas. A mi mama le detectaron esteatosis hepatica moderada y queria preguntar algunos remedios. en donde vivimos no tenemos disponible el cardo mariano. Lei algunos publicados. pero si pudieran dar otros. Se los agradeceria

  13. rdnattural dice:

    Hola buenas tardes creo sinceramente que durante su embarazo, debe hacerle caso al ginecologo y alimentarse bien ya que su bebe necesita todas esas proteinas para su desarrollo, no se preocupe por su hígado graso después ya volvera a llevar su dieta este tranquila no le va a pasar nada por ello.

    Un Cordial Saludo.

  14. NOrma dice:

    Tengo 7 meses de embarazo y mi ginecologo me dijo que debo comer carne tomar leche, huevos, porque mi bebe lo requiere, pero a mi me afecta al higado graso que hago ayudenme porfavor

  15. admin dice:

    Hola buenos días no debe preocuparse demasiado no tiene porque ocurrirle lo mismo que a su padre, con una alimentación adecuada y una forma de vida sana no tiene porque pasarle nada. le envio la nutrición recomendada para su emfermedad.

    NUTRICIÓN RECOMENDADA.

    La cirrosis es una histopatología en la que las células del parénquima de un órgano interno cualquiera, son sustituidas al morir, por un tejido anormal de tipo cicatricial, formado a partir del tejido estromal del propio órgano, en este caso el hígado.

    Ello ocasiona a quien lo padece una degeneración lenta pero irreversible en su calidad de vida.

    Por ello en la alimentación tenemos un punto más que importante para reducir el problema. Vamos a elegir por lo tanto aquellos alimentos que por sus características nos aporten los siguientes beneficios:

    Antioxidantes: Que ayuden al organismo a evitar la degeneración celular.

    Depurativos: Que ayuden al organismo a eliminar la mayor cantidad de material tóxico posible, haciendo hincapié sobre todo en el hígado y la vesícula biliar.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS AUMENTAR.

    Sería una buena idea comenzar el tratamiento con caldos depurativos que nos permitan aliviar nuestro organismo de elementos tóxicos. Esta idea se apoyará aún más si nos vemos obligados a tomar medicaciones para combatir alguna enfermedad.

    CALDO DEPURATIVO: En 1 ½ de agua mineral pondremos 2 ó 3 cebollas, 6 u 8 dientes de ajo, una rama de apio y un buen chorro de aceite de oliva. Lo dejaremos cocer hasta que las cebollas estén bien hechas. Acto seguido lo colaremos y pasaremos las cebollas, los ajos y el apio por la licuadora, lo mezclaremos con el caldo de la cocción y estará listo para usar.

    La dosis recomendada será de 1 taza en ayunas y otra antes del almuerzo.

    CEREALES INTEGRALES: La fibra que proporcionan los cereales integrales acelera el tránsito intestinal arrastrando sustancias tóxicas.

    UVAS: Activan la función desintoxicadora del hígado, aumentando la producción de bilis.

    MANZANAS: Son ricas en pectina, que actúa facilitando la eliminación de sustancias tóxicas.

    CIRUELA: Posee carácter depurativo, desintoxicante y diurético lo cual las hace recomendables en los casos de afecciones hepáticas y biliares.

    CEREZAS: Las curas semanales depurativas a base de cerezas, son excelentes para una buena depuración orgánica que favorezca la eliminación de desechos y toxinas.

    NÍSPEROS: Ayudan a descongestionar el hígado y a desinflamarlo.

    PAPAYA: Resulta muy aconsejable ya que es una fruta fácil de digerir y tonifica todos los procesos digestivos.

    ALCACHOFA: La alcachofa produce un intenso aumento de la secreción biliar, facilitando además el vaciamiento de la vesícula biliar. La bilis segregada tras la ingestión de la alcachofa es menos densa y más fluida, lo cual favorece la descongestión del hígado.

    CEBOLLA: Estimula la función desintoxicadota del Hígado.

    CHUCRUT o COL FERMENTADA: Las grasas de la col tienen una gran importancia preventiva y curativa. Disueltas en ellas, se encuentran las sustancias sulfuradas responsables de la mayor parte de sus acciones medicinales.

    RÁBANO: El consumo de rábano aumenta la secreción de la bilis en el hígado, facilitando a la vez el vaciamiento de la vesícula biliar.

    ENDIVIAS: Las sustancias amargas de la endibia, ejercen una acción favorable sobre las vías biliares. Además resultan de fácil digestión.

    ESCAROLA: Contiene sustancias amargas que estimulan los órganos digestivos, facilitando el vaciamiento de la vesícula biliar.

    BERENJENA: Activa la función biliar, favoreciendo el vaciamiento de la bilis.

    ACEITUNA: Ayudan al vaciamiento de la vesícula biliar.

    TAPIOCA: Proporciona hidratos de carbono fácilmente asimilables y a penas nada de grasas y proteínas, lo cual contribuye a facilitar la función del hígado.

    PATATAS: Los hidratos de carbono complejos, como el almidón, constituyen el nutriente que más fácilmente puede metabolizar un hígado enfermo. La patata es rica en ello.

    TAMARINDO: Mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de material tóxico.

    MIEL: Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, la miel es un poderoso agente antimicrobiano. Asimismo, gracias a los antioxidantes que contiene, es un excelente elixir para frenar la aparición de los radicales libres, responsables del envejecimiento y del padecimiento de algunas enfermedades.

    LECITINA: Ayuda a la eliminación y prevención del colesterol.

    ACEITE DE OLIVA: El aceite en crudo facilitará el transito intestinal ayudando a la eliminación de material tóxico, a la vez que ayudará a controlar los niveles de colesterol en sangre.

    ACEITES EXTRAÍDOS EN FRÍO DE SEMILLAS Y VEGETALES: Contienen ácidos grasos esenciales, fáciles de procesar.

    SOJA: Ayuda a disminuir los niveles de colesterol además de ser muy rica en elementos fitoquímicos de poderosa acción antioxidante y antidegenerativa.

    ACHICORIA: Ayuda al vaciamiento de la vesícula biliar.

    REMOLACHA/BETERRADA: Contienen antioxidantes, carotenoides y flavonoides, todos ellos antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres y tienen un efecto depurador del hígado.

    BRÓCOLI: Aporta vitaminas del grupo B y vitamina C, ambas importantes para la desintoxicación del hígado.

    ARROZ INTEGRAL: Nos aporta vitaminas del grupo B y un poderoso antioxidante, el selenio.

    ZANAHORIA: Es muy rica en vitamina A, en betacaroteno y otros carotenoides que protegen el hígado.

    AJO: Además de ser un poderoso antiinfeccioso, nos aporta selenio y glutatione, ambos poderosos antioxidantes.

    ESPINACAS: Nos ofrece ácido fólico y vitaminas del grupo B que ayudan en la desintoxicación del hígado.

    TOMATE: Posee importantes cantidades de vitaminas C y E, además de un poderoso antioxidante, el licopene.

    PIMIENTO: Es una excelente fuente de vitamina C, que nos ayudará en la desintoxicación y en la protección del hígado.

    BROTES DE ALFALFA: Son una importante fuente de vitamina K.

    MELÓN: Muy depurativo.

    NUECES: Son una excepcional fuente de arginina, la cual ayuda al hígado a eliminar productos de deshecho, como por ejemplo el amoníaco.

    PESCADOS RICOS EN OMEGA 3: Atún, Caballa, Bonito, Sardina, etc.

    AGUA: Al menos 8 vasos al día facilitará la labor tanto el Hígado como de la Vesícula biliar.

    NOTA: Como es lógico, todos estos alimentos están recomendados, siempre y cuando no haya una predisposición alérgica o intolerancia a alguno de ellos y por supuesto, si no se padece otra enfermedad que los contraindique.

    ALIMENTOS QUE DEBEMOS EVITAR.

    Igual que existen alimentos que benefician al hígado y a la vesícula biliar, también existen otros que por sus características, los perjudican. El consumo de ellos hará, sin duda que empeore la situación. Estos son algunos de ellos:

    Bebidas alcohólicas: Estas deben ser absolutamente evitadas ya que dificultarán las funciones del Hígado.

    Grasa total: Las grasas de origen animal son una de las principales amenazas para el hígado.

    Proteínas: Las proteínas animales saturan ampliamente las funciones del hígado y de la vesícula biliar.

    Sal: Impide la correcta eliminación de material tóxico de nuestro organismo.

    Embutidos: A excepción del jamón cocido y el de pavo, son altamente intoxicantes de nuestro organismo y por lo tanto, del hígado y la vesícula biliar.

    Mariscos: Provocan una intoxicación general del organismo.

    Lácteos: Dentro de los que se incluyen quesos, natas, leche impiden la correcta eliminación y vaciamiento de la vesícula biliar.

    Fritos: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Especias: Provocan una sobrecarga en las funciones del hígado y la vesícula biliar.

    Frutos cítricos: Suelen provocar acidez en las personas con problemas de vesícula biliar.

    Café: Es altamente tóxico tanto para el hígado como para la vesícula biliar.

    Aceites vegetales procesados: Las grasas hidrogenadas provocan un trabajo extraordinario al hígado.

    Carnes grasas y rancias: Son altamente intoxicantes de nuestro organismo.

    Dulcorantes artificiales: Contienen sustancias químicas tóxicas.

    Pescado crudo: El “sushi” puede albergar en su interior bacterias dañinas para el hígado.

    Hongos salvajes: Muchos de ellos pueden contener toxinas que dañen severamente el hígado.

    Un Saludo.

  16. Stella dice:

    Me detectaron higado graso y hepatomegalia, en el hepatograma aparecen algo altas las transaminasas. Estoy preocupada ya que mi padre sufre de hepatocarcinoma y cirrosis no alcoholica. Por el momento me recomendaron consumir una mezcla de alcachofa, cardo mariano y diente de leon. Quisiera saber si debo preocuparme dado mis antecedentes o si es normal lo de las transaminasas altas. Muchas gracias y saludos desde Argentina

  17. rdnattural dice:

    Buenas tardes Jacqueline, quizás pueda ayudarla el tomar en ayunas una combinación de alcachofa + cardo mariano.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  18. JACQUELINE dice:

    BUENOS DIAS. TENGO 1 MES Y 20 DIAS DE OPERADA DE VESÍCULA TENGO MI DIETA PERO EL HIGADO AUN LO TENGO INFLAMADO Y TODO ME MANDA PARA EL BAÑO ASI SEA DIETA GRASA O NO, PERO EL HIGADO ME DUELE SIEMPRE TOMO TE DE MANANILLA

  19. Ale dice:

    Soy ale tengo 47años. Y tengo el hígado. Grasoso. Estoy tomando. Las ampolletas. 1 antes. En. Ayunas. X. 1mes. Neo-cholal. Cuestan. 213en. La sanpablo . No. Como. Grasa. Y. Tomo. Agua,

  20. admin dice:

    Buenos días Faby, según el vademecum dentro de los efectos secundarios de ese fármaco no consta el aumento de peso.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  21. admin dice:

    Buenos días Maricels, no hay estudios completos que lo contraindiquen en embarazo. De todas formas, entiendoq ue si su médico se lo ha mandado ya ha tenido en cuenta ésta situación.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  22. maricels dice:

    Ola buen dia me detectaron higado graso toi en tratamiento cholal digenor y legalon y no se aun si estoi embarazada eso provoka algun dano al bebe???

  23. Faby dice:

    Buen día, tengo 20 días tomando el cholal , ya no me siento cansada y ls manchas de mi cara se han aclarado, pero es normal que este subiendo de peso por tomar el cholal

  24. rdnattural dice:

    Buenos días Aylien, para depurar el hígado da buen resultado tomar en ayunas la combinación de las siguientes plantas: Alcachofa + Cardo mariano + un chorrito de limón exprimido. Por supuesto, si quiere resultados ha de llevar la dieta adecuada al problema de la grasa en hígado.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  25. aylien dice:

    Hola.. tengo 11 semanas de embarazo y antes ya me habían detectado hígado graso mi ecotomografia me arrojo que tenia esteotosis hepatica y los examenes me salen alterados … que puedo hacer, que puedo tomar? me preocupa sobre todo ahora que estoy embarazada

  26. gabriel dice:

    Hola yo teno higado graso igual me cansaba demaciado pero actualmente me encuentro tomando neo cholal y abrixone y vitamina E y me e mejorado ya no sienot la fatiga les puedo asegurar que si lo toman y llevan la dita sin consumir productos con grasa animal. En 20dias me e sentido muy bien mi doctor me dijo que en tres meses estare bien estoy feliz y buenoo espero k les sirva mi comentario

  27. Guillermo Sanchez dice:

    hace como 10 años me tectaron colesterol y trigliceridos 243, y 150 investigue y cambie mi alimentacion baje el colestero a 180 y los trigliceridos a 135 de ahi he llebado mi alimentacion un poco bariada aveses me tomo mi cervecita asta 5 no mas me he depurado con limon, denuevo me he sentido con un dolor en el agdomen, fui al dr, y sali con piedras en la vecicula e higado graso, ahora estoy tomando voldo con setilina de soya y una alimentacion a base de verduras, frutas, pollo sin piel, pescado, frijol de soya, carne soya, arroz de soya, camino y juego 3 a 4 veces x cemana, no estoy endulzando mis vevidas con azucar normal sino con miel aveces o sin dulces, deje las sodas, tengo 23 diaz con esta dieta y me siento bastante mejor tengo 60 años. pesaba 69 kg y en 23 diaz baje 2 kg. y sigo esta dieta tengo sita con una nutriologa dentro de 25 diaz. en un mes mas me hare otros examenes, luego les cuento como sali, un abrazo a tosos y cuiden sus higado, tengo programado mi cirugia para abril espero estar mejor para no llegar a la cirugia.

  28. rdnattural dice:

    Buenos días Nilcegaido, a muchas personas les pasa que su hígado no metaboliza correctamente y a pesar de llevar una dieta, la grasa se acumula en él. En estos casos es recomendable consumir diariamente una combinación de aceite de oliva + boldo + alcachofa. También tomar diariamente omega 3

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  29. nilcegaido dice:

    hoy me diagnosticaron higado graso no tengo sobrepeso hago dieta y actividad fisica por que esto

  30. rdnattural dice:

    Buenos días Dore, la combinación que le han recomendado es perfecta para depurar hígado y vesícula biliar. Lo ideal es hacerlo ahora durante 30 días seguidos y después, 2 días por semana permanentemente. De esa forma siempre mantendrá tanto hígado como vesícula depurados. No hay nada en ese compuesto que pueda hacer daño, salvo, por supuesto intolerancia a cualquiera de sus componentes.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  31. DORE dice:

    Hola Rodrigo buenas noches
    Me recomendaron tomar te alcachofa (hirviendo 1 alcachofa y poniendo 500 ml en una botella o vaso) adicionarle el jugo de 1 limon y de 1 a 3 cucharadas de aceite de olivo. Revolverlo bien y tomar durante el día los 500 ml.
    Esto para limpiar el hígado y la vesícula.
    Mi pregunta es: Está bien esta recomendación? Llevo 3 días tomándolo. Cuántos días más debo hacerlo y qué tan seguido se recomienda (cuántas veces en el año).
    Muchas gracias

  32. rdnattural dice:

    Buenos días Tamara, el cardo mariano no presenta contraindicaciones en caso de lactancia materna. La adecuada es de 1 cápsula en ayunas.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  33. Tamara dice:

    hola, quisiera saber si puedo consumir carduus marianus, ahora que estoy amamantando a mi bebe de 4 meses, y cuanta es la dosis, el frasco que tengo es de 17g. 50 capsulas cada capsula 240 mg.
    agradecida.

  34. rdnattural dice:

    Buenos días Raul, en este enlace puede descargarse a su ordenador la dieta y recomendaciones generales apropiadas.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  35. raul dice:

    buenos dias amigo : he sido operado recientemente de la vescícula, me detectaron el higado graso . quisiera saber una dieta adecuada por ambas cosas . gracias

  36. rdnattural dice:

    Buenos días Tatiana, teniendo un hígado graso es normal que usted se sienta cansada y que sus niveles de hierro estén tan disparados. En mi opinión es preciso depurar el hígado y la mejor combinación para hacerlo es alcachofa + cardo santo + boldo, tomado 3 veces al día, antes de comidas. En cuanto al hígado graso, he visto muy buenos resultados en el consumo de esta combinación: Levadura de arroz rojo + Shiitake + Policosanol + Coenzima Q10 + extracto de pimienta negra, tomado 1 ó 2 veces al día. Todo ello hay que acompañarlo, como es lógico de la alimentación adecuada.

    Un saludo cordial.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  37. Tatiana Roos dice:

    Hola y a quien concierna.

    Soy mujer de 63 años, y hace unos 20 me han detectado higado graso. Me he aumentado de peso porque me enfermé con
    estress. No pude salir a caminar ya que me caía, no tenía fuerza para caminar. Ahora estoy bien, y mer han examinado nuevamente el hígado con una ecografía y han detectado que tengo grasa en el páncreas también.

    Le agradecería me dijero que puedo hacer para mejorar esto, siempre estoy cansada, has que creo me voy a morir. Además tengo el nivel de ferritina en sangra super algo casi 500.

    Qué puedo decirle a mi médico, cómo puedo obtener ayuda?

    Hace cosa de cuatro años he comenzado a bajar de peso ya que pesbna 135 kilos, ahora debo de estar pesando 100 ó 99, no me he vuelto a pesar, ya que no quiero traumarme, pero soy conciente de que tengo que bajar de peso. He eliminado muchos alimentos de mi dieta, carbohidratos sobre todo, siempre me como un poco de pan, pero como bien generalmente, mucha fruta y vegetales crudo y cocido, no bebo alcohol y no fumo. No entiendo por qué me ha pasado esto, además tengo un bulto en el hígado que según el médico no debe de ser nada peligroso, ya que tiene el mismo tamaños desde hace 20 años cuando lo detectaron. Hace 20 años que me hicieron una biopsia del hígado y me dijeron que tenía steatosis en el hígado, pero nunca me dieron una dieta específica, y he tenido una inflamación en el hígado una vez, por favor necesito toda la ayuda que pueda.

    ‘Ahora mismo entreno dos a tres veces por semana.

    Gracias por la respuesta.

    Tatiana

  38. rdnattural dice:

    Buenos días Leonidas, yo no creo que la operación tenga nada que ver con el aumento de las transaminasas, pero sí con haber tenido una insuficiencia biliar. Pienso que sería una buena idea realizar una depuración del hígado a base de plantas tales como alcachofa, cardo santo y boldo; además es necesario adecuar la alimentación y realizar ejercicio diario.

    Un saludo cordial y felices fiestas.

    Reyes Rodrigo.
    Naturopata.

  39. Leonidas dice:

    Buenas Noches amigo.
    hace 36 dias fui operado de la vesicula por lamparoscopia y ayer me hicieron los examenes y me detectaros las trasas en 750 y bilirrubina en 1.65, lo demas estaban en su valor normal, tambien me hice el del hepatitis y salio negativo, esta alteracion de la trasas las habia tenido en tres oportunidades antes de operarme pero siempre volvia a sus valores normales, la pregunta es que podria estar afectando el higado, o si esto es producto de la operacion tengo 38 años

Deja un comentario

Este sitio, como la mayoría, usa cookies. Si sigues navegando entendemos que aceptas la política de cookies. Aceptar