FibromialgiaLa fibromialgia es un grupo de síntomas y trastornos musculo-esqueléticos cuyo origen se desconoce pero que afecta a un importante número de población, más femenina (3-6% entre los 20 y los 50 años de edad) que masculina y que causa fundamentalmente, inflamación y degeneración fibrosa de uno o varios músculos y, en general incapacita a la persona que la padece para llevar una vida normal.  

Los sitios frecuentes en los cuales se presentan los síntomas dolorosos suelen ser: la región lumbar (zona baja de la espalda), cuello, tórax y muslos. En ocasiones se producen calambres y espasmos musculares dolorosos y localizados. 

Dada la naturaleza de la fibromialgia y la gran variedad de síntomas que el paciente puede presentar y al no existir pruebas de laboratorio para realizar el diagnóstico de la misma ya que los análisis, radiografía, biopsias musculares y diferentes pruebas de laboratorio generalmente son normales, el diagnóstico se estable por eliminación de otras patologías y la valoración de la historia clínica realizada por el médico. 

Luego de descartadas otras enfermedades, se comprueba la existencia de los denominados tender points, que no es lo mismo que los puntos gatillo o trigger points del síndrome miofascial. Existen un total de 18 puntos. Se considera que puede haber una fibromialgia cuando, al aplicar una presión de cuatro kilogramos sobre dichos puntos, el paciente reporta dolor en 11 ó más de ellos. Esta técnica fue desarrollada por el American College of Rheumatology 

Estos puntos se encuentran repartidos por todo el cuerpo: rodillas, hombros, cuello, glúteos, codos, cadera, etc. En todo caso, este criterio fue inicialmente adoptado como forma de definición de caso, razón por la cual el diagnóstico requiere de una evaluación minuciosa por parte de un médico especializado en enfermedades reumáticas (reumatólogo). 

.

Síntomas más frecuentes:

  • Dolor persistente en zonas sensibles al tacto, llamados puntos hipersensibles.
  • Fatiga extrema.
  • Rigidez de intensidad variable en músculos, tendones y tejidos blandos.
  • Dificultad para conciliar el sueño, siendo éste además poco o nada reparador.
  • Rigidez matutina que afecta al menos a 3 puntos anatómicos, por más de 3 meses.
  • Trastornos en la memoria.
  • Depresión.
  • Ansiedad y Angustia.
  • Dolores de cabeza.
  • Incontinencia urinaria.
  • Migrañas.
  • Sequedad de boca y ojos.
  • Zumbidos en los oídos (sonidos acúferos).
  • Alteraciones en la visión.
  • Alteraciones en el ritmo intestinal.
  • Espasmos nocturnos durante el sueño.

 .

Causas y Factores a tener en cuenta:

Como se ha indicado anteriormente sus causas no han sido bien definidas, sin embargo se sabe que hay una mayor predisposición en:

  • Personas que hayan sido sometidas a un estrés importante y situaciones emocionales complicadas.
  • Personas con enfermedades como la artritis reumatoide.
  • Traumatismos físicos.
  • Exposición permanente al frío y la humedad.
  • Insomnio persistente.
  • Reacción alérgica a metales, bien sea por restauración dental, tatuajes, piercing, joyas, cosméticos, etc.
  • Algunos estudios apuntan hacia una predisposición genética, pues la fibromialgia es 8 veces más frecuente entre los miembros de la misma familia.
  • En ocasiones aparece después de haber padecido enfermedades que debilitan el organismo como por ejemplo un lupus eritematoso sistémico, aunque se entiende que es una circunstancia que despierta una anomalía oculta en la regulación de la capacidad del respuesta del organismo ante determinados estímulos dolorosos.

 .

No es aconsejable. 

  • Realizar ejercicios físicos sin la debida orientación profesional.
  • Estar en ambientes fríos y húmedos.
  • Someterse a situaciones de estrés, ansiedad o angustia.
  • Tomar excitantes.

.

Las Terápias más adecuadas. 

El tratamiento de la fibromialgia debe ser multidisciplicario si se quiere alcanzar el objetivo, para ello debe abarcar:

– Ejercicio adecuado para facilitar la elaxticidad de los tejidos y prevenir la atrofia muscular.

– Psicoterapia para soportar la depresión y la ansiedad que en un 90% de los casos acompaña a la enfermedad.

– Plantas o fármacos que ayuden a relajar la musculatura y a disminuir la inflamación.

– Tratamientos o terapias naturales que ayuden a reducir la inflamación y relajar la musculatura, como por ejemplo la hipertermia profunda, el yoga, la acupntura, etc.

– Plantas que ayuden a luchar contra la ansiedad, como por ejemplo la planta de San Juan o Hipérico.

– Suplementos alimenticios que aporten nutrientes celulares y liberen radicales libres del organismo ayudando con ello a la desintoxicación del cuerpo y el aumentos el sistema inmune. Uno de los más utilizados es el magnesio.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Abeles M, Solitar BM, Pillinger MH, Abeles AM. Update on fibromyalgia therapy. Am J Med. 2008;121:555-561.
  • Häuser W, Bernardy K, Üceyler N, Sommer C. Treatment of fibromyalgia syndrome with antidepressants. JAMA. 2009;301:198-209.
  • Wolfe F, Rasker JJ. Fibromyalgia. In: Firestein GS, Budd RC, Harris ED Jr., et al., eds. Kelley\’s Textbook of Rheumatology. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2008:chap 38.