Espondiloartritis

La espondilitis anquilosante, también llamada morbus Bechterew, mal de Bechterew-Strümpell-Marie, espondilitis reumática espondilitis anquilopoyética, es una enfermedad de carácter autoinmune reumática crónica, que cursa con dolor intenso y endurecimiento paulatino de las articulaciones.

Pertenece al grupo de las llamadas espondilopatías o espondiloartropatías seronegativas ya que a diferencia de la artritis reumatoide, el resultado del los análisis en sangre FR (factor reumatoide) es negativo.

Afecta principalmente a la columna vertebral, a los ligamentos y a la musculatura esquelética; en especial a la zona cervical, lumbar y sacroilíaca, pero puede llegar a afectar a otras zonas articulares como las rodillas, los hombros, las caderas y el talón de Aquiles. Durante el desarrollo de la enfermedad pueden aparecer también, inflamaciones oculares en el iris y en la úvea ocular, causando migrañas y fotofobia. También pueden ser afectados otros órganos como los riñones y pulmones.

Es una de las formas más frecuentes de espondiloartropatías; es decir enfermedades inflamatorias autoinmunes del raquis, la columna vertebral y sobre todo, las articulaciones sacroilíacas.

Desde la aparición de los primeros síntomas hasta el diagnóstico definitivo, suelen transcurrir entre 5 y 15 años.

Los síntomas aparecen por lo general entre los 20 y 25 años de edad, y solo en el 25% de los casos después de los 40 años. La aparición de la enfermedad está estrechamente relacionada con el HLA-B27, un antígeno que parece jugar un papel muy importante en la función del sistema inmunitario; aunque no se descarta que otros genes estén también involucrados. Por esta razón se supone que se trata de una enfermedad hereditaria.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Herencia.

El factor reumatoide es negativo en el 100% de los casos.

El 90% de los casos presentan positivo el antígeno HLA-B27.

Desde los primeros síntomas pasan entre 5 y 7 años (en casos aislados, hasta 15 años) hasta el diagnóstico definitivo.

Un diagnóstico seguro se puede obtener con la ayuda de un estudio de la pelvis, en particular la articulación sacroiliaca, con ayuda de la resonancia magnética.

.

Síntomas más frecuentes.

Dolor y rigidez en la columna vertebral; más activos en la noche y al levantarse por la mañana. Mejoran con el movimiento.

Fatiga.

Inflamación de los ojos.

Fotofobia.

Dolor en los talones.

Rigidez y dolor de cadera.

Dolor e inflamación articular en rodillas, tobillos y hombros.

Inapetencia.

Fiebre leve.

Pérdida de peso.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Ankylosing Spondylitis: Diagnosis and Management by Barend J. van Royen and Ben A. C. Dijkmans, Jan 13, 2006
  • Ankylosing Spondylitis and the Spondyloarthropathies: A Companion to Rheumatology 3E (Companion to Rheumatology) by Michael H. Weisman, John D. Reveille, and Desiree van der Heijde, Feb 21, 2006.
  • Braun J, Bollow M, Remlinger G et al.: Prevalence of Spodylarthropathies in HLA-B27 positive and negative blood donors. Arthritis & Rheumatism 1998;41:58–67
  • Goldman L, Ausiello DA. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007.
  • Sidiropoulos PI, Hatemi G, Song IH, et al. Evidence-based recommendations for the management of ankylosing spondylitis: systematic literature search of the 3E Initiative in Rheumatology involving a broad panel of experts and practising rheumatologists. Rheumatology (Oxford). 2008. 47(3):355-61.
  • Dagfinrud H, Kvien TK, Hagen KB. Physiotherapy interventions for ankylosing spondylitis. Cochrane Database, Syst Rev. 2008. (1):CD002822.