Una vena es un vaso sanguíneo que conduce la sangre desde los capilares al corazón. Generalmente, las venas se caracterizan porque contienen sangre desoxigenada (que se reoxigena a su paso por los pulmones), y porque transportan dióxido de carbono y desechos metabólicos procedentes de los tejidos, en dirección de los órganos encargados de su eliminación (los pulmones, los riñones o el hígado). Sin embargo, hay venas que contienen sangre rica en oxígeno: éste es el caso de las venas pulmonares (dos izquierdas y dos derechas), que llevan sangre oxigenada desde los pulmones hasta las cavidades del lado izquierdo del corazón, para que éste la bombee al resto del cuerpo a través de la arteria aorta, y las venas umbilicales.

El cuerpo humano tiene más venas que arterias y su localización exacta es mucho más variable de persona a persona que el de las arterias. La estructura de las venas es muy diferente a la de las arterias: la cavidad de las venas (la luz) es por lo general más grande y de forma más irregular que las de las arterias correspondientes, y las venas están desprovistas de láminas elásticas.

En definitiva, son vasos de alta capacidad, que contienen alrededor del 70% del volumen sanguíneo total.

Están formadas por tres capas:

  • Interna, íntima o endotelial, los límites entre esta capa y la siguiente están con frecuencia mal definidas.
  • Media o muscular, poco desarrollada en las venas, y sin fibras elásticas. Constituida sobre todo de tejido conjuntivo, con algunas fibras musculares lisas dispuestas concéntricamente.
  • Externa o adventicia, que forma la mayor parte de la pared venosa. Formada por tejido conjuntivo laxo, que contiene haces de fibras de colágeno y haces de células musculares dispuestas longitudinalmente.

Sin embargo, algunas venas con función propulsora presentan una musculatura relativamente importante tanto en la media (en disposición concéntrica) como en la adventicia (en disposición longitudinal). Este tipo de venas se denominan venas musculares.

Las venas tienen una pared más delgada que la de las arterias, debido al menor espesor de la capa muscular, pero tienen un diámetro mayor que ellas porque su pared es más distensible, con más capacidad de acumular sangre.

A pesar de que las venas de las extremidades tienen actividad vasomotora intrínseca, el retorno de la sangre al corazón depende de fuerzas extrínsecas, proporcionadas por la contracción de los músculos esqueléticos que las rodean, y de la presencia de las válvulas, que aseguran el movimiento en un único sentido.

Se pueden considerar tres sistemas venosos: el sistema pulmonar, el sistema general (o sistémico) y el sistema porta.

Venas del sistema general: Por las venas de la circulación sistémica o general, circula la sangre pobre en oxígeno desde los capilares o microcirculación sanguínea de los tejidos a la parte derecha del corazón. Las venas de la circulación sistémica también poseen unas válvulas, llamadas válvulas semilunares que impiden el retorno de la sangre hacia los capilares.

Sistema pulmonar: Por las venas de la circulación pulmonar, circula la sangre oxigenada en los pulmones hacia la parte izquierda del corazón.

Sistema porta: Por las venas de los sistemas porta, circula sangre de un sistema capilar a otro sistema capilar. Existen dos sistemas porta en el cuerpo humano:

  • Sistema porta hepático: Las venas originadas en los capilares del tracto digestivo (desde el estómago hasta el recto) que transportan los productos de la digestión, se transforman de nuevo en capilares, en los sinusoides hepáticos del hígado, para formar nuevas venas que desembocan en la circulación sistémica.
  • Sistema porta hipofisario: La arteria hipofisaria superior procedente de la carótida interna, se ramifica en una primera red de capilares situados en la eminencia media. De estos capilares se forman las venas hipofisarias que descienden por el tallo hipofisario y originan una segunda red de capilares en la adenohipófisis que drenan en la vena yugular interna.

 

Normalmente, cada vena está asociada con una arteria, a menudo con el mismo nombre (aunque a veces hay diferencias: por ejemplo, las arterias carótidas están asociadas con las venas yugulares). Los nombres de las principales venas son:

Vena yugular externa (VYE). Desciende desde el ángulo de la cara hasta la parte central de la clavícula, termina en la vena subclavia. Drena la sangre que proviene en su mayor parte del cuero cabelludo y de la cara. Se origina por la unión de la vena retromandibular y la auricular posterior. Cualquiera de los dos grandes vasos situados en el cuello que reciben la mayor parte de la sangre del exterior del cráneo y de las estructuras profundas de la cara.

Venas subclavias. Son dos grandes venas, bilaterales: la subclavia derecha e izquierda. Su diámetro es aproximado al de un dedo meñique. Cada vena subclavia es la continuación de la vena axilar e inicia en el borde exterior de la primera costilla en borde medial del músculo escaleno anterior. Posteriormente se une a la vena yugular interna para formar la vena braquiocefálica (también conocida como vena innominada). El ángulo de unión es llamado el ángulo venoso. Las venas subclavias siguen el mismo curso que la arteria subclavia y está separado en la cara posterior por la inserción de los escalenos anteriores.

Venas coronarias. Son principalmente dos:

  • La vena coronaria mayor o vena coronaria izquierda, que recoge la sangre de la superficie anterior de los ventrículos. Comienza en el ápex cardíaco y asciende a lo largo del surco longitudinal anterior hacia la base de los ventrículos. Entonces se curva hacia la izquierda en el surco coronario y, alcanzando la parte posterior del corazón, desemboca hacia el extremo izquierdo del seno coronario. Recibe venas tributarias de la aurícula izquierda y de ambos ventrículos. Una de ellas, la vena marginal izquierda, es de tamaño considerable, y asciende a lo largo del margen izquierdo del corazón.
  • La vena coronaria menor o vena coronaria derecha, es una vena que recoge la sangre de ambas partes del lado derecho del corazón, sigue por el surco coronario (entre la aurícula y el ventrículo derechos) hacia la izquierda y desemboca en el seno coronario, en su extremo derecho. Recibe sangre de la parte posterior de la aurícula y el ventrículo derechos; la vena marginal derecha asciende a lo largo del margen derecho del corazón y se le une en el surco coronario, o desemboca directamente en la aurícula derecha.

Vena cava superior (VCS) e inferior (VCI).

La vena cava superior, es una de las dos venas más importantes del cuerpo humano. Se origina en la confluencia entre los dos troncos venosos braquiocefálicos derecho e izquierdo, a la altura del primer cartílago costal. Sigue su trayecto inferior y termina a la altura del tercer cartílago costal, por donde ingresa a la aurícula derecha. La VCS radica a la derecha del mediastino superior, anterolateral a la tráquea y posterolateral a la aorta ascendente. El nervio frénico se encuentra entre la VCS y la pleura mediastínica. La mitad terminal de la VCS está en el mediastino medio, al lado de la aorta ascendente, y forma el límite posterior del seno pericárdico transverso. El final de su trayecto se encuentra en el orificio de la vena cava superior, situado en la pared superior de la aurícula o atrio derecho.

Se relaciona con:

  • De forma anterior, con timo y sus vestigios.
  • De forma posterior, con el cayado de la vena ácigos y pedículo pulmonar derecho.
  • De forma lateral, con la pleura mediastínica del pulmón derecho y nervio frénico derecho.
  • De forma medial, con la Aorta ascendente.

 

Sus afluentes principales son:

Tributarias superficiales:

  • Vena yugular externa.
  • Vena yugular anterior.

Tributarias profundas:

  • Vena yugular interna.
  • Vena vertebral.
  • Vena yugular posterior.
  • Vena tiroidea inferior.

 

La vena cava inferior es un tronco venoso o vena de gran calibre en el cuerpo humano y otros mamíferos, que retorna sangre de los miembros inferiores, los órganos del abdomen y la pelvis hasta la aurícula derecha del corazón. Es la vena satélite de la aorta abdominal y reúne, el retorno venoso de todas las venas infradiafragmáticas. En el ser humano suele medir como promedio 22 cm de longitud, de los cuales 18 cm corresponden a su recorrido en el abdomen. Tiene un calibre de 20 mm en su porción más inferior, mientras que llega a los 30 mm en su porción superior con dos ensanchamientos a nivel de los riñones y otro por encima del hígado.

Se origina de la unión de las dos venas ilíacas primitivas sobre el cuerpo vertebral de la 5ª vértebra lumbar (L5). Desde allí, la vena cava inferior recorre el abdomen en su porción retroperitoneal a la derecha de la columna vertebral lumbar hasta penetrar en el surco de la cara posterior del hígado. Después de atravesar el músculo diafragma por el orificio cuadrilátero, se desvía hacia adelante y a la izquierda hasta vaciar en la aurícula derecha del corazón a nivel de la 9ª vértebra dorsal (D9).

 

Venas pulmonares. Son el conjunto de venas encargadas de transportar la sangre oxigenada desde los pulmones al corazón. Se trata de las únicas venas del organismo que transportan sangre oxigenada. Se originan a partir de las redes de capilares de los lobulillos pulmonares y de las últimas divisiones bronquiales. Estas ramificaciones convergen hacia el hilio pulmonar en número de cuatro, dos troncos paralelos al bronquio derecho y otros dos paralelos al bronquio izquierdo. Son venas voluminosas, cortas y carecen de válvulas. A través de ellas, la sangre oxigenada procedente del pulmón es transportada hasta el corazón, desembocando en la porción superior de la aurícula izquierda. Esta sangre llega al corazón luego de ser oxigenada mediante el proceso de hematosis que se lleva a cabo por medio de la barrera hemato-alveolar en el pulmón. A continuación, desde la aurícula izquierda, la sangre pasa al ventrículo izquierdo a través de la válvula mitral y, saliendo del mismo por la válvula aórtica, se introduce en la arteria aorta para así ser distribuida al resto del cuerpo.

 

Vena renal. Es la vena que drena sangre venosa del riñón, así como del tejido adiposo que lo rodea, de la glándula suprarrenal y de la parte superior del uréter. La vena renal derecha suele tener un corto trayecto hasta vaciar en la vena cava inferior, mientras que la vena renal izquierda, más larga que la derecha, describe un trayecto oblicuo de unos 7 mm, a lo largo de lo cual cruza la cara anterior de la aorta abdominal. Por razón de la asimetría de la vena cava inferior, es frecuente que la vena renal izquierda reciba anastomosis de la vena diafragmática izquierda, la vena suprarrenal izquierda, la vena testicular u ovárica en mujeres y la segunda vena lumbar.

 

Vena femoral. Es la prolongación de la vena poplítea. Esta vena penetra en la vaina femoral, lateral al conducto femoral, y termina detrás del ligamento inguinal, convirtiéndose en la vena ilíaca externa. La vena femoral recibe la sangre de la vena femoral profunda, creada por la unión de tres o cuatro venas perforantes y, desemboca en la vena femoral unos 8 cm por debajo del ligamento inguinal y casi 5 cm por debajo, de la desembocadura de la vena safena mayor.

 

Vena safena mayor y menor.

  • La vena safena mayor, es la gran vena superficial del muslo y la pierna. Se origina como continuación de la vena dorsal interna en el pie. Se ubica en el canal premaleolar interno y sube por la cara interna de la pierna, en donde es acompañada por el nervio safeno interno (en el muslo, el nervio safeno interno es profundo y la vena, superficial). Continúa su ascenso por el muslo hasta el triángulo de Scarpa, en donde atraviesa la fascia cribiformis por la fosa oval, limitada por el ligamento falciforme de Allan Burns. Hace su cayado sobre la arteria pudenda externa y termina desembocando en la vena femoral.
  • La vena safena menor, se origina como continuación de la vena dorsal externa en el pie. Es también llamada Vena safena parva, Vena Safena menor o Vena Safena externa. Se ubica en el canal retromaleolar externo junto con el nervio safeno externo, que la acompaña en su trayecto por la cara posterior de la pierna. Se coloca en el surco que separa los músculos gemelos y alcanza el hueco poplíteo, perforando la aponeurosis y desemboca en la vena poplítea.

 

Las venas son el acceso más rápido para la extracción de una muestra de sangre para su análisis. También son la vía más directa para la administración de medicamentos, fluidos y nutrición, llamándose a esta vía intravenosa o endovenosa.

La presión venosa es un término general que define la presión media de la sangre dentro del compartimento venoso. Un término más específico es la presión venosa central, que define la presión de la sangre en la vena cava inferior a la entrada de la aurícula derecha del corazón. Esta presión es importante, porque define la presión de llenado del ventrículo derecho, y por tanto determina el volumen sistólico de eyección, de acuerdo con el mecanismo de Frank-Starling. El volumen sistólico de eyección, es el volumen de sangre que bombea el corazón en cada latido, fundamental para asegurar el correcto aporte de sangre a todos los tejidos del cuerpo. El mecanismo de Frank-Starling establece que un aumento en el retorno venoso (la cantidad de sangre que llega por las venas cavas a la aurícula derecha) produce un aumento de la precarga ventricular (simplificado, el volumen de llenado del ventrículo izquierdo), y eso genera un incremento en el volumen sistólico de eyección.

 

VENAS PROFUNDAS de la CABEZA y el CUELLO.

Yugular externa.

Yugular interna. Sus ramificaciones son: la Temporal superficial, la Retromandibular, la Emisaria parietal, la Emisaria mastoidea, la Occipital, la Condilar emisaria, la Plexo pterigoideo, la Cervical profunda, la Yugular externa, la Tiroides superior, la Acompañante del n. hipogloso, la Facial, la Submentoniana, la Parotídea, la Labial superior, la Rama profunda de la vena facial, la Angular, la Nasofrontal y la Supratroclear.

Facial común.

Facial.

Facial profunda.

Labial superior.

Seno cavernoso.

Oftálmica.

Seno sagital inferior.

Seno sagital superior.

Cerebral magna.

Vertebral.

Cervical profunda.

Plexo venoso vertebral.

Transversa del cuello.

Seno sigmoideo izquierdo.

Plexo venoso pterigoideo.

 

VENAS SUPERFICIALES  de la CABEZA y del CUELLO.

Axilar.

Braquiocefálica.

Supraescapular.

Transversa del cuello.

Cervical superficial.

Yugular interna.

Yugular externa.

Retromandibular.

Maxilar.

Auricular posterior.

Emisaria en el agujero mastoideo.

Occipital.

Rama frontal de la temporal superficial.

Facial transversa.

Angular.

Bucal.

Labial superior.

Labial inferior.

Mentoniana.

Facial.

Facial común.

Rama comunicante de la yugular externa.

Subclavia.

Yugular anterior.

Infraorbitaria.

 

VENAS del CUELLO.

Yugular interna.

Yugular externa.

Arco yugular.

Yugular anterior.

Submentoniana.

Tiroidea inferior.

Tiroidea superior.

Transversa del cuello.

Facial.

Cervical superior.

Retromandibular.

Occipital.

 

YUGULAR Interna y sus ramificaciones extracraneales.

Temporal superficial.

Retromandibular.

Emisaria parietal.

Emisaria mastoidea.

Occipital.

Condilar emisaria.

Plexo pterigoideo.

Cervical profunda.

Yugular externa.

Yugular interna.

Tiroidea superior.

Acompañante del n. hipoglosao.

Facial.

Submentoniana.

Parotídea.

Labial superior.

Rama profunda de la vena facial.

Angular.

Nasofrontal.

Supratroclear.

 

VENAS BRAQUICEOFÁLICAS.

Las venas braquiocefálicas derecha e izquierda, venas anónimas, venas innominadas o troncos venosos braquiocefálicos, son dos troncos venosos situados en la parte superior del tórax que drenan sangre de la cabeza, cuello y miembros superiores, y se unen para formar la vena cava superior. Cada tronco se forma en la base del cuello por la unión de las venas yugular y subclavia del mismo lado.

El tronco se divide en:

El tronco derecho (vena braquiocefálica derecha, TA: vena brachiocephalica dextra), pasa casi verticalmente hacia abajo por delante del tronco arterial braquiocefálico.

El tronco izquierdo (vena braquiocefálica izquierda, TA: vena brachiocephalica sinistra), pasa de izquierda a derecha por detrás de la parte superior del esternón (a nivel de la articulación esternoclavicular.

Cada uno de estos troncos venosos recibe:

  • La vena vertebral.
  • La vena cervical profunda.
  • La vena tiroidea profunda.
  • La vena torácica interna.

 

El tronco izquierdo recibe además:

  • Ramas intercostales.
  • Ramas tímicas.
  • Ramas traqueales.
  • Ramas esofágicas.
  • Ramas frénicas.
  • Ramas mediastínicas.
  • Ramas pericárdicas.
  • El conducto torácico.
  • El tronco derecho recibe el conducto linfático derecho.