taninosLos Taninos en sentido farmacéutico, son componentes vegetales que están en condiciones de ligar las proteínas de la piel y de la mucosa, y transformarlas en sustancias insolubles resistentes. En ello precisamente, radica su acción beneficiosa ya que quitan la base del cultivo a las bacterias que han colonizado la piel y la mucosa heridas.

Se extraen de las plantas con agua o con una mezcla de agua y alcohol, que luego se decanta y se deja evaporar a baja temperatura hasta obtener el producto final. Los taninos tienen un ligero olor característico, sabor amargo y astringente, y su color va desde el amarillo hasta el castaño oscuro.

Químicamente son metabolitos secundarios de las plantas, fenólicos, no nitrogenados, solubles en agua y no en alcohol ni solventes orgánicos.

La fórmula C14H14O11, considerada en algunos libros como la del tanino común, es sólo aproximada, ya que son polímeros complejos. Hay dos categorías de taninos, clasificados basándose en su vía de biosíntesis y sus propiedades químicas: los taninos condensados y los taninos hidrolizables.

  • Los taninos condensados (a veces también llamados proantocianidinas) son polímeros de un flavonoide llamado antocianidina. Es común encontrarlos en la madera de las plantas leñosas.
  • Los taninos hidrolizables son polímeros heterogéneos formados por ácidos fenólicos, en particular ácido gálico, y azúcares simples. Son más pequeños que los taninos condensados y son hidrolizados con más facilidad, sólo basta ácido diluido para lograrlo. La mayoría tiene una masa molecular entre 600 y 3.000.

Cada planta crea su fórmula de taninos que actúa en sinergia junto con el resto de propiedades de la misma aunque por lo general comparten ciertas características o indicaciones:

Astringente. Confiere propiedades antidiarréicas, como la infusión de hierba de betónica.

Hemostático local y cicatrizante. Favorece la coagulación y curación de heridas. Infusiones de diversas plantas ricas en taninos como la salicaria se utilizan para el lavado y curado de heridas.

Antiséptico local. Su capacidad de precipitar proteínas les otorgan propiedades antibacterianas, aportando valor en el tratamiento de heridas y llagas de piel y mucosas. Por ejemplo, el uso de ratania en la higiene y cuidado bucofaríngeo.

Antiinflamatorio y favorecedor del retorno venoso. Es muy extendido el uso, oral o tópico, de preparados  con plantas ricas en taninos (hammamelis, castaño de indias) en el tratamiento de problemas vasculares, como varices y hemorroides. Algunas proantocianidinas inhiben a mediadores de la inflamación, de ahí su efectividad.

Antioxidante. Tienen capacidad de estabilizar especies reactivas al oxígeno. Esto proporciona un campo de acción terapéutica muy extenso: daño oxidativo, procesos inflamatorios y procesos degenerativos. La granada es una fruta cargada de antioxidantes, que debe parte de su fama terapéutica a los taninos.

.

Precauciones y Datos a tener en cuenta.

Los taninos han demostrado tener cierta toxicidad en dosis muy elevadas (cuando los alimentos contienen aproximadamente un 5% de taninos). En las personas los problemas son muy raros, aunque pueden provocar alguna alteración digestiva, en parte porque los taninos afectan al crecimiento de la flora intestinal normal.

Los taninos pueden interferir en la absorción de ciertos elementos, especialmente metales como el cobre, el calcio y el hierro. No es conveniente, pues, que las personas con anemia ferropénica –por falta de hierro– abusen de las bebidas y alimentos ricos en taninos, como es el caso del café, el té y el chocolate.

Los taninos pueden ocasionar estreñimiento, así como dificultad para la digestión de proteínas, minerales, fibra y carbohidratos.

.

Plantas que contienen taninos.

Aciano (Centaurea Cygnus L).

.

Ácoro verdadero (Acorus calamos L).

.

Agracejo (Bérberis vulgaris).

.

Agrimonia (Agrimonia eupatoria L).

.

Agripalma (Leonurus cardiaca L).

.

Ajedrea (Satureja hortensis L).

.

Ajenjo (Artemisa absinthium L).

.

Ajenuz (Nigella sativa L).

.

Albahaca (Ocimum basilicum L).

.

Alcaravea (Carum carvi L).

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Clasificación y funciones: Taiz, Lincoln y Eduardo Zeiger. Secondary Metabolites and Plant Defense. En: Plant Physiology, Fourth Edition. Sinauer Associates, Inc. 2006. Capítulo 13.
  • R Corder, JA Douthwaite, DM Lees. 2001. Endothelin-1 synthesis reduced by red wine. Nature. 414: 863-864
  • GW Felton, K Donato, RJ Del Vecchio, SS Duffey. 1989. Activation of plant foliar oxidases by insect feeding reduces nutritive quality of foliage for noctuid herbivores. Journal of Chemical Ecology 15: 2667-2694.
  • Butler, L. G. 1989. Effects of condensed tannin on animal nutrition. En: RW Hemingway y JJ Carchesy (editores). Chemistry and significance of condensed tannins. Plenum, Nueva York. pp. 391-402.