Los huesos y el frío

Los huesos y el frío .Este mes, con la pronta llegada del frío, nos toca dedicarnos una  huesosa una de las afecciones más comunes entre nosotros, los problemas óseos, artrosis, artritis, reuma, osteoporosis. Son algunas de las dolencias que más afectan a los habitantes de las islas Canarias. Cuál es el motivo, un 25% tiene que ver con el clima, húmedo y variable, que es una constante en nuestro entorno. Otro 25% pertenece a la herencia, ya que un elevado número de personas que padecen estas enfermedades tienen antecedentes familiares, padres, abuelos o tíos que han tenido los mismos problemas de huesos. Y por último, y quizás el más numeroso, es la forma de alimentación y la poca información que sobre ello existe. Por ejemplo, todos sabemos que una de las materias primas más consumidas en todas las islas son las papas; pues bien, cuántas personas saben que el afectado de artritis o reuma, debe consumirlas con mucha moderación ya que contienen una sustancia llamada solanina que puede provocar reacciones alérgicas y empeorar las articulaciones. Existen de la misma manera, otros tres alimentos a los que les pasa lo mismo: el tomate, la berenjena y el pimiento. Y si pensamos en el azúcar, ¿se sabe que es un pequeño ladrón de vitaminas que nuestro organismo necesita para sentirse bien y poder combatir las enfermedades? Y los que padecen de artrosis o de osteoporosis, ¿saben que las acelgas y las espinacas bloquean la absorción del calcio debido a su riqueza en oxalatos? En cuanto a la carne, la de cerdo y las carnes rojas, son ricas en ácido araquidónico, a partir del cual el organismo produce eicosanoides, sustancias que provocan reacciones inflamatorias.

Es verdad que los alimentos no pueden curarnos, pero lo que sí es cierto es que una adecuada alimentación puede ayudarnos a mejorar e incluso frenar el desarrollo de enfermedades tan comunes y dolorosas como son las que afectan a nuestros huesos.

Asimismo, hay que contar con que existen otras cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de prevenir y tratar este tipo de dolencias. Antes hemos nombrado el clima variable de las islas y la casi constante humedad, ésta es imposible de evitar puesto que entre otras cosas vivimos rodeados de agua. Seguro que el afectado de huesos siente más dolor cuando llueve o amenaza con hacerlo. Solemos comentar en la consulta que realmente nos convertimos en partes meteorológicos, ya que antes de que se produzcan estos cambios climatológicos, nuestros huesos ya nos están avisando, a veces incluso con varios días de antelación. Pero existen sistemas que pueden aislarnos y protegernos de ella, por ejemplo usar deshumidificadores en las estancias donde tengamos que permanecer durante horas. Eso en los que respecta al entorno, y en lo que concierne a nuestro cuerpo, usemos la lana y la felpa, estos tejidos son un aislante ideal de la humedad.

CUIDADO Y PREVENCIÓN

Y vamos a extendernos un poco más en el cuidado y prevención. El ejercicio diario es muy importante por diversos motivos, pero en la cuestión que nos ocupa, es preciso recomendarlo debido a que sin él ganaremos un peso que no sólo no necesitamos, sino que además empeorará la situación de las articulaciones. Caminar y nadar es algo que siempre está dentro de nuestras posibilidades y que muchas veces no lo hacemos por pura y dura vagancia. Cambiemos nuestros hábitos, paseemos al menos una hora al día, y sí es posible hagamos algo de natación. Ello fortalecerá nuestros músculos, dará elasticidad a las articulaciones y nos mantendrá en un peso correcto.

Cuidemos estos pequeños detalles y veremos como nuestra enfermedad mejora, dándonos la oportunidad de tener menos molestias ayudando con ello a nuestra calidad de vida.

Publicado en sección Vivir del periódico EL DÍA

Reyes Rodrigo Segurado

Naturópata y directora de RD-Nattural

Les invitamos a conocer portaldevidaysalud , tienda online de productos naturales .