DepurarDepurar el organismo significa estimular los mecanismos necesarios para eliminar materia tóxica del cuerpo y evitar en la medida de lo posible la enfermedad.

A lo largo de nuestra vida el organismo se va intoxicando por diferentes motivos, residuos alimenticios, fármacos, cansancio, estrés, ingestión de elementos tóxicos como por ejemplo, el alcohol. Todo ello hace que nuestros órganos sufran un desgaste mayor del necesario y nuestra vida se acorte con ello.

Al igual que limpiamos nuestra casa para poder vivir en ella, es recomendable limpiar nuestro cuerpo, al menos 1 vez al año para preservar nuestra salud. 

Una dieta rica en frutas y verduras ayuda a depurar el organismo gracias a su alto contenido en agua, fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Su acción depurativa se basa sobre todo en su alto contenido de agua y de fibra, su riqueza en potasio y bajo aporte de sodio. De este modo, la ingesta diaria de frutas y verduras contribuye a la eliminación del exceso de líquidos y de toxinas presentes en nuestro cuerpo.

.

Propiedades de Frutas y Verduras.

Frutas y verduras son alimentos que constituyen la base de la dieta Mediterránea. Su componente mayoritario es el agua: en torno al 90% de su peso, por lo que su valor calórico es generalmente bastante bajo. Por esta razón, así como por su alto aporte de fibra de alto valor saciante, frutas y verduras son alimentos idóneos para incluir en una dieta de control de peso. Además, dicho contenido de fibra, contribuye también a prevenir el estreñimiento y ayuda a controlar los niveles de colesterol, así como la velocidad con la que los azúcares pasan hacia la sangre. Son también una excelente fuente de minerales y vitaminas, algunas de ellas con acción antioxidante, lo que les convierte en alimentos que contribuyen a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares, degenerativas e incluso de cáncer.

En el caso de las frutas, sus vitaminas se encuentran sobre todo bajo la piel, por lo que si es posible, se recomienda no realizar un pelado profundo a la hora de su consumo.

En cuanto a las verduras, hay que tener en cuenta que su riqueza tanto en vitaminas como en minerales, puede verse notablemente disminuida al cocinarlas. Por ésta razón hay que consumir al menos una vez al día verduras crudas en forma de ensalada, y saber que a la hora de cocinarlas, lo más recomendable es hervirlas al vapor o asarlas a la papillote. En caso de que se vayan a cocer, conviene emplear poca cantidad de agua y emplear una olla rápida para que la cocción se realice en el menor tiempo posible con el fin de minimizar las pérdidas nutritivas.

Los expertos aconsejan el consumo de frutas y verduras a diario, en concreto se recomienda consumir de 3 a 5 raciones de verdura (400 gramos) y tres o más piezas medianas de fruta al día.

El alto contenido en agua, sumado a que frutas y verduras son alimentos pobres en sodio y ricos en potasio, no sólo les convierte en alimentos refrescantes y con un bajo aporte calórico, sino que además hace que sean alimentos con una importante acción diurética y por tanto, depurativos y desintoxicantes del organismo.

Su consumo resulta muy adecuado para las personas sanas de cualquier edad, pero en especial, para quienes sufren de hipertensión, hiperuricemia, gota, cálculos renales y en caso de retención de líquidos, ya que al estar aumentada la producción de orina, se eliminan además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc.

Así mismo, al ser alimentos ricos en fibra, mejoran el tránsito intestinal y favorecen la expulsión de las heces del organismo.