Depresión

La depresión es un trastorno del ánimo, durante el cual la persona se siente abatida y triste e incapaz de reaccionar a estímulos afectivos. Puede ser transitoria o duradera. En su aparición influyen trastornos genéticos, biológicos y psicosociales. De cualquier forma es un problema que avanza si no se trata, afectando a los pensamientos, a los sentimientos, a la salud física y al comportamiento. Es una patología muy frecuente que puede afectar a cualquier persona.

Hay evidencias de alteraciones de los neurotransmisores, citoquinas y hormonas que parecen modular o influir de forma importante sobre la aparición y el curso de la enfermedad. La psiconeuroinmunología ha evidenciado trastornos en el eje hipotálamo-hipofisario-adrenal relacionados con los neurotransmisores, así como alteraciones inmunológicas asociadas a citoquinas en el trastorno depresivo mayor.

Esto parece apuntar a una fuerte relación entre la serotonina y el sistema inmune en esta psicopatología.

Algunos tipos de depresión tienden a afectar a miembros de la misma familia, lo cual sugeriría que se puede heredar una predisposición biológica. En algunas familias la depresión severa se presenta generación tras generación. Sin embargo, la depresión severa también puede afectar a personas que no tienen una historia familiar de depresión.

Según la OMS en el mundo hay más de 350 millones de personas con depresión. La incidencia es aproximadamente de 1 por cada 20 personas, siendo más habitual entre las mujeres, quizás debido a factores hormonales. Según su intensidad puede ser:

Leve, cuando solamente aparecen algunos de los síntomas y el hecho de ejecutar cualquier actividad cotidiana supone un gran esfuerzo.

Moderada, si se presentan muchos síntomas y es difícil realizar las actividades diarias.

Severa, cuando están presentes casi todos los síntomas y resulta imposible hacer vida normal.

Se a encontrado durante la historia de la medicina natural genes vinculados a que una persona sea o no más supceptible a la depresión:

  • GATA1. Parece disminuir el tamaño del cerebro, aumenta la depresión.
  • (CALM2, -SYN1, RAB3A, RAB4B y TUBB4) disminuidos por GATA1.
  • SLC6A15. Transportador de aminoácidos en el cerebro, aumenta las posibilidades de padecer depresión.
  • MKP-1. Aumentado en pacientes con depresión.
  • FTO. Gen de la obesidad parece influir en la depresión.
  • CREB1. Depresión en mujeres.
  • GRM7. Receptor metabotrópico del glutamato.
  • FNDC. (Factor neurotrófico derivado del cerebro) al suprimirlo aumenta la ansiedad y la depresión.
  • 5-HTTLPR. Variante del gen transportador de serotonina.
  • p11. Su deficiencia provoca depresión.
  • SERT-s. Gen transportador de serotonina corta.
  • SERT-l. Gen transportador de serotonina larga.
  • RNF123. Afecta al hipocampo.
  • PDE4B. Aumenta la posibilidad de padecer depresión.
  • Hipocreatina. Disminuye la depresión.

Varios estudio describen la identificación de la región cromosómica 3p25-26, situada en el brazo corto del cromosoma 3, en la que hay un total de 214 genes.

.

Causas y Factores a tener en cuenta.

Su origen es multifactorial, aunque hay que destacar algunos factores desencadenantes:

Estrés.

Personas con baja autoestima.

Problemas laborales.

Problemas familiares, como la muerte de un ser querido, separaciones matrimoniales, etc.

Accidentes y traumatismos severos.

Abuso del alcohol u otras sustancias tóxicas.

Predisposición genética.

Hay evidencias de alteraciones de los neurotransmisores, citoquinas y hormonas que parecen modular o influir de forma importante sobre la aparición y curso de la enfermedad.

Haber padecido otras enfermedades tales como Parkinson, accidentes cerebro-vasculares, ataques al corazón o cáncer, pueden llevar a una enfermedad depresiva.

En el sexo femenino, los cambios del ciclo menstrual, el embarazo, el post-parto y la menopausia; debido a niveles inferiores de estrógenos, parecen desempeñar un papel importante en la etiopatología de la depresión.

.

Síntomas más frecuentes.

Pérdida de apetito.

Alteraciones en la memoria.

Insomnio.

Síntomas somáticos.

Ansiedad.

Irritabilidad y cambios de humor.

Tristeza.

Decaimiento.

Disminución en el rendimiento laboral.

Conducta suicida, en las depresiones severas.

.

.

.

Referencias y Bibliografía:

  • Kramer, Peter D. (2006). Contra la depresión. Barcelona: Seix Barral.
  • Jackson, Stanley W. (1986). Historia de la melancolía y la depresión. Madrid: Turner.
  • Ayudo Gutiérrez, J. L. (1980). Trastornos afectivos. En J. L. Rivera y otros (1980), Manual de psiquiatría. Madrid: Karpos.
  • Cabaleiro, A., Fernández Mugetti, G. y Sáenz, M.: Depresión y subjetividad
  • Vara Horna, Arístides A. (2006). Aspectos generales de la depresión: Una revisión empírica. Asociación por la Defensa de las Minorías: Lima.
  • Hollon, S. & Ponniah, K. (2010). A review of empirically supported psychological therapies for mood disorders in adults. Depression and Anxiety.
  • Weissman, M., Markowitz, J. & Klerman, G. (2000). Comprehensive Guide to Interpersonal Psychotherapy. Basic Books.
  • García Sánchez, J. & Palazón Rodríguez, P. (2010). Afronta tu depresión con psicoterapia interpersonal. Desclée de Brouwer (en prensa).
  • Beck, J. (1995). CTerapia cognitiva: conceptos básicos y profundización. Gedisa Editora.
  • Burns, D. (1980). Sentirse bien. Ediciones Paidós.
  • Martell, C. et al.(2010). Behavioral activation for depression. The Guilford Press.