asmaPadecen asmaSegún la Organización Mundial de la Salud (OMS), unos 300 millones de personas en el mundo. El asma es una inflamación de las vías aéreas, normalmente de carácter crónico. Cualquier persona puede padecerla, desde los lactantes hasta los ancianos. La más frecuente es la bronquial, que se caracteriza por episodios de disnea (dificultad para respirar), que se producen sobre todo por la noche y en forma de ataques. La causa de este ataque es una contracción patológica de los bronquios debida a una inflamación de la mucosa, a un espasmo o a una secreción mucosa excesiva. Los ataques de asma suelen ser consecuencia de una alergia de las vías respiratorias. La herencia, la constitución, los conflictos psíquicos y las infecciones también influyen de forma importante en los ataques de asma. En general, esta enfermedad aparece en la juventud más temprana.

Durante el ataque, la respiración es extremadamente dificultosa. El afectado no puede expulsar el aíre que inspira. El ataque viene acompañado de ruidos silbantes y estertores. La persona debe sentarse erguido con los brazos apoyados. El rostro suele adquirir una expresión de miedo y una tonalidad pálida o azulada. Al final del ataque, el enfermo expulsa una mucosa espesa debido a la intervención del sistema nervioso, que logra expulsar las secreciones que dificultan la respiración y así poder restablecer el ritmo mecánico normal de la respiración. Los ataques suelen durar pocos minutos, o bien horas y días. Las personas que padecen estos ataques con frecuencia suelen acabar sufriendo bronquitis crónica.

.

Causas y Factores a tener en cuenta sobre el asma.

Asma producida por esfuerzo: Entre 40% y 80% de la población asmática infantil, presenta broncoconstricción durante el ejercicio, de breve duración.

Asma nocturna: Es otra presentación, más frecuente en pacientes mal controlados cuya mortalidad (70%) alcanza pico en la madrugada.

Asma ocupacional: Ocasionada por aspiración de elementos tóxicos, olores, esfuerzos físicos, etc.

Asma alérgica: Ocasionada por alergias alimentarias, por ejemplo, Los sulfitos, son agentes conservantes del vino tinto, la cerveza y determinados alimentos. Ellos pueden desencadenar crisis alérgicas de asma.

Asma estacional: Ocasionada por alergias respiratorias a polen, gramíneas, etc.

Asma inestable o caótica: Sin motivo aparente.

Asma genético: La enfermedad tiene un fuerte componente hereditario, expresado como un antecedente familiar por ejemplo, de rinitis, urticaria o eccema. Se han asociado más de 100 genes con el asma.

Asma inducida por consumo de tóxicos: Por ejemplo el consumo de tabaco.

Asma provocada por catarros o bronquitis recurrentes.

Asma provocada por alteraciones nerviosas: El estrés, la ansiedad y la angustia han demostrado ser desencadenantes de crisis asmáticas.

Asma por el uso de antibióticos: Puede ser causa de su aparición al sufrir estas personas una modificación de la flora microbiana normal, predisponiéndolas a una modificación del sistema inmune.

Asma por cesáreas: Parece ser que tienden a asociarse con el asma más individuos que los nacidos con un parto normal. Se valora la hipótesis de que sucede por el mismo motivo que en por uso de antibióticos; dicho individuo sufre una modificación del componente microbiano e inmunitario.

Asma por infecciones virales: Varias infecciones virales como HSV (virus del herpes simple), VSV (Virus de la estomatitis vesicular), CSV (bacterias capaces de producir compuestos sulfúricos volátiles), han sido correlacionadas con diversos tipos de asma.

Asma patológica: El proceso de inflamación crónica puede que conduzca a cambios estructurales tales como la fibrosis, el engrosamiento o hipertrofia del músculo liso bronquial, hipertrofia de las glándulas y la angiogénesis (formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de otros preexistentes), lo que puede dar lugar a una obstrucción irreversible de las vías aéreas.

El ejercicio desmesurado y extenuante puede aumentar la posibilidad del asma inducida por el ejercicio, conocida por las siglas AIE.

.

Síntomas más frecuentes del asma.

Accesos de estornudos. El paciente aquejado de esta enfermedad puede llegar a presentar crisis de estornudos repetitivos, fuertes e irritantes

Tos seca y persistente. Este es otro de los síntomas más frecuentes, las crisis de tos seca que pueden llegar a durar varios minutos e incluso horas.

Jaquecas. El paciente aquejado de esta enfermedad tiene una mala oxigenación en sus pulmones lo que le provoca con frecuencia fuertes dolores de cabeza.

Abatimiento y cansancio general. Aquí sucede lo mismo, al no tener una buena oxigenación, la persona, se siente muy cansada y abatida.

Trastornos digestivos, náuseas, vómitos, reflujo gastrointestinal, etc.

Picor de garganta. Normalmente antes de las crisis de tos, aparece un molesto y persistente picor de garganta.

Sensación de falta total de aíre. Cuando comienza la crisis, sobre todo, es cuando el paciente siente como si el aire le faltara.

En plena crisis: Sudor, palidez, pupilas dilatadas, tonalidad azulada en labios y uñas.

Silbidos en la respiración.

Tórax distendido, el paciente no puede echar el aire que ha inspirado.

Rigidez en los músculos de cuello.

Mucosidad escasa y espesa. El paciente tiene cierta dificultad en expulsar la mucosidad.

Alteraciones del sistema nervioso. Estas personas se muestras irascibles y tienen frecuentes cambios de humor. Todo dependerá de cómo se encuentre en ese momento o de cómo le esté afectando la enfermedad psicológicamente.

El paciente no puede acostarse totalmente, necesita estar ligeramente sentado.  Solo así respira mejor.

 

Referencias y Bibliografía:

  • National Asthma Education and Prevention Program Expert Panel Report 3: Guidelines for the Diagnosis and Management of Asthma. Rockville, MD. National Heart, Lung, and Blood Institute, US Dept of Health and Human Services; 2007. NIH publication 08-4051.
  • Wechsler ME. Managing asthma in primary care: putting new guideline recommendations into context. Mayo Clin Proc. 2009;84:707-717.
  • Harrison Principios de Medicina Interna 16a edición (2006). «Capítulo 236. Asma» (en español). Harrison online en español. McGraw-Hill. Consultado el 18 de junio de 2008.
  • Academia Estadounidense de Médicos de Familia (mayo de 2007). Asma: preguntas que debe hacer cuando el asma no mejora (en español). Último acceso 3 de diciembre de 2008.