Órganos internos.

Ovarios.

Tubos uterinos o Trompas de Falopio.

Útero.

Vagina.

Órganos externos.

El monte del Venus.

Los labios pudendos mayores y menores.

El clítoris.

El vestíbulo de la vagina

Los bulbos del vestíbulo

Las glándulas vestibulares mayores

Peritoneo Femenino.

El perineo, compartimiento perineal fino situado debajo del diafragma de la pelvis posee los mismos límites óseos que el estrecho inferior de la pelvis.

Está delimitado por:

  • El monte del pubis.
  • Las caras mediales (internos) de los muslos. Los pliegues glúteos.
  • La hendidura glúteo.
  • El perineo contiene la vulva (genital es externos) y el ano.

OVARIOS.

El ovario es la gónada (órgano reproductor) productora y secretora de hormonas sexuales y óvulos femeninos; podríamos decir que son el equivalente de los testículos masculinos. Se trata de dos estructuras con forma de almendra, con unas medidas aproximadas de 1x2x3, en una mujer fértil y un peso, también aproximado, de 6 a 7 gramos. Su color es grisáceo y están fijados al útero por los ligamentos ureto-ováricos, y a la pared pelviana por los infundíbulos pelvianos.

En ellos se observan dos zonas sin límites precisos:

1.- La corteza ovárica: Está revestida de un epitelio simple cúbico que se va aplanando con la edad. Está constituida por:

Estroma, que es el tejido de sostén, en el cual puede diferenciarse:

  • Falsa túnica albugínea: Se la conoce así debido a que su ubicación es análoga a la túnica albugínea del testículo. Ésta posee una mayor proporción de sustancia intracelular y fibras colágenas; las células que lo constituyen son los fibroblastos, que se hayan bien dispuestos en forma característica de remolino próxima a la superficie ovárica.
  • El estroma en sí: Forma el resto de la corteza ovárica. Está constituido de tejido conjuntivo; sus células son semejantes a fibroblastos, con un gran potencial que los diferencia, de otros tipos de células; encontrándose dispuestas, tanto ellas como las fibras, de forma desordenada y en distintas direcciones. Son muy sensibles a los efectos de las hormonas hipofisarias. El estroma es más rico en células que en matriz extracelular.

El parénquima ovárico: Podemos encontrar el folículo ovárico en distintas etapas del desarrollo; desde folículos primordiales, especialmente en mujeres jóvenes, folículos primarios, secundarios, preovulatorios o de Graaf, los folículos atrésicos, además de los cuerpos lúteos. Y además encontramos el corpus albicans, que es la involución del cuerpo lúteo (masa formada a partir del folículo de Graaf).

2.- Médula ovárica: Es más pequeña en comparación con la corteza. Su tejido conectivo se dispone laxamente. Principalmente, se diferencia de la corteza en que ésta tiene mayor cantidad de fibras elásticas, arterias espinales, venas, vasos linfáticos nerviosos y tejido conjuntivo.

Sujeción ovárica.

Los ovarios se fijan mediante:

  • Ligamento útero-ovárico: Va desde la porción medial del ovario, al fondo del útero.
  • Ligamento suspensorio: Se dirige del ovario a la pared abdominal.
  • Meso ovárico: Se une a lo largo del útero.

TROMPAS DE FALOPIO.

Conocidas también como tubas uterinas u oviductos. Se trata de conductos musculares que conectan los ovarios y el útero o matriz, allí hay líquido que estimula la producción de alvéolos femeninos en los ovarios, que al pasar por las trompas de Falopio se acompañan de líquido seminal que contiene espermatozoides, estos viajan por el epidídimo hasta el útero, donde fecunda al óvulo y se crea un embrión en la cavidad uterina o matriz, la aldosterona ayuda en este proceso de ovulación.

genitalExisten dos oviductos, cada uno conecta un ovario con en el extremo superior del útero que en las hembras humanas, poseen una longitud de 10 a 12 cm y un diámetro de 2 a 4 mm en los extremos. Internamente está cubierto de una mucosa con pliegues, en donde además se encuentran cilios los cuales ayudan a movilizar al ovocito en su encuentro de los espermatozoides, o al cigoto para su implantación en el endometrio, la capa media está constituida de músculo liso, y la capa más externa consiste en serosa.

Existen cuatro segmentos en la trompa de falopio, desde el ovario hasta el útero.

Infundíbulo: sección con forma de embudo por la cual se conecta el ovario y el oviducto, por eso también se le conoce con el nombre de extremidad ovárica. En sus bordes tiene unos flecos llamados fimbrias que palpan la superficie del ovario para determinar dónde se va a producir la ovulación.

Ampolla: Es la sección más ancha y gruesa y en ella permanecerá el óvulo entre 24 y 48 horas para ser fecundado; si no es así se producirá la menstruación.

Istmo, sección que conecta el útero y la trompa de falopio

Cuerpo uterino: segmento que atraviesa la pared interior de la matriz con el istmo, también es llamado como oviducto intramural.

ÚTERO.

El útero, también denominado matriz o seno materno, ya que es el órgano de la gestación y el mayor de los órganos del aparato reproductor femenino. Consta de:

  • Un cuerpo.
  • Una base o fondo.
  • Un cuello o cérvix.
  • Una boca.

Se trata de un órgano muscular, hueco y en forma de pera, extraperitoneal, situado en la pelvis mayor de la mujer, que cuando adopta la posición en anteversión, se apoya por delante en la vejiga urinaria y por detrás, el recto. Suspendido en la pelvis, se sitúa entre la vagina a la cual está conectado por medio del cérvix y, las trompas de Falopio. En cada uno de sus lados hay un ovario que produce óvulos o huevos que llegan a él a través de las trompas de Falopio. Aloja a la blástula (estado temprano del desarrollo embrionario) que se implanta en el endometrio, dando comienzo a la gestación.

En estado normal, es decir cuando no hay embarazo, el útero mide unos 7,6 cm de longitud, 5 cm de anchura y 2,5 de grosor. Posee un revestimiento de material glandular blanco que durante la ovulación se hace más denso, momento en el cual está listo para recibir el óvulo fecundado; en caso contrario, este revestimiento se expulsa durante la menstruación. Cuando existe embarazo, sus paredes que son elásticas se van amoldando para dar cobijo al feto en crecimiento.

Está formado por dos zonas anatómicas y funcionales totalmente distintas:

El cuerpo uterino, al que están unidas por los lados las trompas de Falopio. Está separado del cérvix o cuello uterino por el istmo uterino.

El cuello o cérvix uterino, que se comunica con el istmo en su extremo superior, mientras que el extremo inferior termina haciendo protrusión con la porción superior de la vagina, lo que se denomina portio u hocico de tenca.

El fondo uterino está cubierto parcialmente por peritoneo (una capa de mesenterio que descansa sobre una capa delgada de tejido conectivo). Por los lados presenta los ligamentos redondos y por debajo a la vejiga.

Capas del útero.

La pared del útero presenta de fuera a dentro, tres capas:

Serosa o perimetrio, corresponde al peritoneo en la parte posterosuperior, y al tejido laxo que se extiende por los lados del útero en lo que se denomina parametrios.

Miometrio, formado principalmente por tejido muscular liso. La capa más interna del miometrio es una zona de transición que se engruesa en la adenomiosis (presencia de tejido endometrial).

Endometrio, es una capa mucosa especializada que se renueva en cada ciclo menstrual cuando no hay embarazo.

Soporte del útero.

Se sostiene principalmente por el diafragma pélvico y el diafragma urogenital. Secundariamente recibe sostén de varios ligamentos; por orden de importancia son:

  • Ligamento útero-sacro: Va desde la cérvix posterior hasta el hueso sacro.
  • Ligamentos cardenales: Van desde el cérvix lateral hasta las espinas isquiáticas.
  • Ligamento pubocervical.
  • Ligamento ancho.
  • Ligamento redondo.
  • Ligamento suspensorio del ovario.
  • Ligamento infundibulopélvico.

Los músculos que intervienen son:

  • Músculo bulbocavernoso.
  • Músculo isquiocavernoso.
  • Músculo elevador del ano.
  • Músculo obturador interno.

Sus fascias o envolturas de tejido conjuntivo, que realizan un número importante de funciones, incluyendo la envoltura o aislamiento de uno o más músculos y, que por extensión proporcionan ayuda y protección estructural son:

  • Fascia obturadora interna.
  • Fascia uterovaginal.
  • Fascia de Colles.
  • Fascia superior del diafragma urogenital.
  • Fascia superior del elevador del ano.

Irrigación.

  • Arterias uterinas.
  • Ramas de la arteria hipogástrica.

Inervación.

  • Plexos hipogástrico superior e inferior.

Drenaje linfático.

  • Ganglios linfáticos ilíacos externos e internos, hacia los paraórticos.

LA VAGINA.

La vagina o colpos es parte de los órganos genitales internos de la mujer, que a su vez incluye otros órganos, como el útero, trompas de Falopio y ovarios. Se trata de un conducto fibromuscular elástico que une el útero con la vulva y, en estado de vacuidad, aplanado de adelante a atrás, con sus paredes aplicadas una a la otra en toda su extensión, menos en sus extremidades.

El orificio de la vagina recibe el nombre de introito y la zona en forma de media luna que se encuentra tras ese orificio se conoce como horquilla vulvar.

Básicamente cumple una función reproductiva que abarca:

  • La recepción del pene durante el coito.
  • Constituye la parte inferior del canal del parto.
  • Vía de salida de la menstruación.

Sus características anatómicas varían según las razas y genotipos, entre 8 y 11 cmm de promedio; sin embargo puede dilatarse 3 ó 4 cm más. Se divide en:

Túnica mucosa: Ésta forma bastantes pliegues o arrugas y posee dos capas:

  • Epitelio, donde existe una gran cantidad de glucógeno durante la fase proliferativa, producido por células eosinófilas, cuya fermentación producida por la flora bacteriana (bacilos de Döderlein), que lo trasforma en ácido láctico, confiere el carácter ácido a la superficie del epitelio vaginal. En esta fase, la luz vaginal se encuentra cerrada. Durante la fase secretora, el grosor de esta capa disminuye considerablemente, dominando la situación las células basófilas, junto con leucocitos y diversas bacterias. En esta fase, la luz vaginal se encuentra abierta y es cuando existen mayores posibilidades de concebir un embarazo, pero también y debido a la ausencia de ácido láctico, es más posible la proliferación de infecciones.
  • Lámina propia que es el tejido laxo conjuntivo que une el epitelio a las capas musculares. En su zona profunda existen fibras más gruesas y vasos de mayor calibre, dándose así tejido eréctil, formando esos vasos las llamadas cavernas vasculares.

Túnica muscular: Está compuesta por:

  • Músculo liso, que posee a su vez dos estratos diferenciados: uno interno compuesto de fibras circulares, y uno externo, más grueso, compuesto de fibras longitudinales musculares, también lisas.
  • Músculo esquelético, en la parte inferior existe una especie de esfínter que cierra la vagina. Se trata de células musculares esqueléticas del músculo bulboespinoso.

Túnica adventicia: Se trata de tejido conectivo laxo, que contiene un gran plexo venoso.

Funciones de la vagina.

Canalización del flujo menstrual durante la menstruación.

Lugar de penetración durante el coito.

Vía por donde se introduce el semen con los espermatozoides para la fertilización de uno o más óvulos.

Facilita el acto sexual, por la lubricación de las secreciones de las glándulas de Bartholin.

Salida del feto y de la placenta del útero al final del periodo de gestación.

Irrigación.

La vascularización de 1/3 superior de la vagina está dada por ramas vesico-vaginales provenientes de la arteria uterina, que emergen antes de que la arteria uterina cruce por delante del uréter de su mismo lado, y de las ramas cervico-vaginales originadas de la misma arteria uterina después de cruzar el uréter.

El tercio medio de la vagina es irrigado por la arteria vaginal, rama de la arteria hipogástrica. La arteria hemorroidal media, la cual es también rama de la hipogástrica, contribuye a irrigar 1/3 inferior de la vagina, así como ramas de la arteria pudenda interna.

Drenaje venoso linfático de la Vagina.

Los plexos venosos vaginales se continúan con el plexo venoso útero vaginal, los cuales desembocan en las venas iliacas internas a través de la vena uterina. Los vasos linfáticos vaginales desembocan:

  • Los de la parte superior en los ganglios iliacos internos y externos.
  • La parte media, en los ganglios iliacos internos.
  • La parte inferior en los ganglios sacros e iliacos comunes, así como en los ganglios inguinales superficiales.

Inervación de la Vagina.

Casi toda la vagina recibe inervación del plexo útero vaginal. La inervación simpática se corresponde con los nervios esplácnicos lumbares. La inervación parasimpática se corresponde con los nervios esplácnicos de la pelvis.

La inervación de la parte inferior de la vagina, proviene de un ramo perineal de nervio pudendo.

LA VULVA.

La vulva es el conjunto de los órganos genitales externos de la mujer, por lo tanto forma parte del aparato reproductor femenino. No debe confundirse con la vagina, ya que son dos estructuras anatómicamente diferentes, pues son los órganos de la copulación.

La vulva consta de:

El vestíbulo, en cuyo fondo se abren la uretra y la vagina.

Los labios, siendo estos, mayores y menores. Los mayores cubren a los menores en la hendidura vulvar formando pliegues de la piel uretrade tejido adiposo, cubiertos por vello púbico después de la pubertad. El extremo anterior de cada labio confluye en un pliegue que forma el capuchón del clítoris, al que envuelve protegiéndolo. Estos labios se reúnen en un pliegue posterior  en forma de “u” llamado horquilla. Los labios menores que se encuentran cubiertos por los mayores, van desde el capuchón del clítoris hasta debajo de la vagina, rodeando los orificios de la vagina y la .

El pubis o monte de Venus. Una almohadilla adiposa que descansa sobre la cara anterior de la sínfisis púbica (conexión entre las dos paredes del pubis).

El clítoris que es el órgano eréctil que se encuentra en la parte superior de la vulva de la mujer. Está unido a los labios menores y cubierto parcialmente por éstos; en él se concentran los nervios (más de 8.000) que producen placer sexual en la mujer. La cabeza o glande del clítoris puede verse arriba de la vulva, en los pliegues suaves donde los labios se encuentran, el resto del cuerpo esponjoso del clítoris, más de 9 cm, se encuentra escondido dentro del cuerpo.

Los bulbos vestibulares o bulbos vulvares, un par de cuerpos eréctiles anexos.

Las glándulas de Bartholin o glándulas vestibulares mayores, son dos glándulas secretoras diminutas, situadas a cada lado de la apertura de la vagina. Secretan una pequeña cantidad de líquido rico en feromonas, que ayuda a lubricar los labios vaginales durante la función sexual

Las glándulas de Skene, encargadas de producir y expulsar el líquido durante la eyaculación femenina. Se localizan en la pared anterior de la vagina, alrededor del orificio externo de la uretra, cerca del techo, donde se localiza el llamado “punto G”. Sus conductos desembocan en las paredes de la uretra, a través de orificios y lagunas en la capa interna de la uretra.

Órganos externos.

Las glándulas vestibulares mayores

EL MONTE DE VENUS.

Es una almohadilla adiposa que generalmente presenta una forma triangular y, descansa sobre la cara anterior de la sínfisis púbica de la mujer. Está provista de glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas. Está cubierto de vellos pubianos que aparecen generalmente, en la pubertad (entre los 10 y los 15 años) y lo poblan completamente en la adolescencia (entre los 12 y los 20 años).

LOS LABIOS.

Se trata de unos 4 pliegues que se forman alrededor de la vulva; diferenciándose entre:

Labios mayores, situados en la parte exterior. Se extienden a ambos lados de la vulva, desde el monte de Venus, rodean luego la terminación inferior de la vagina y se fusionan entre sí. Miden aproximadamente 7-8 cm de largo, 2-3 cm de ancho y entre 1 y 1,5 cm de espesor. La superficie externa es rugosa y, luego de la pubertad, cubierta por vello púbico, mientras que la superficie interna es lisa y en continuidad con los labios menores. La piel es semejante al resto de la piel humana, constituida por tejido cutáneo, glándulas sebáceas y sudoríparas, folículos pilosos y tejido adiposo. El ligamento redondo del útero termina en el tejido adiposo y piel de la parte anterior del labio.

Labios menores, también llamados también ninfas, se encuentran por dentro de los labios mayores, se extienden desde el capuchón del clítoris, formando un prepucio, y se extienden hasta rodear el orificio de la uretra, y la vagina, hasta terminar en la llamada horquilla perineal, a pocos centímetros del ano. El revestimiento de los labios menores es distinto al de los labios mayores, es una membrana mucosa que está ricamente inervada e irrigada, por lo que son más sensibles, de color más rosado y no tienen glándulas sudoríparas ni folículos pilosos.

Durante la estimulación sexual, los labios se llenan de sangre; hinchándose y oscureciendose o enrojeciendose.

EL CLÍTORIS.

Se trata de un órgano eréctil; es decir que tiene la capacidad de volverse erecto, generalmente al llenarse de sangre. Se encuentra en la parte superior de la vulva de la mujer. La parte visible del clítoris es el glande y, es extremadamente sensible a la estimulación directa en la mayoría de mujeres, prefiriendo la estimulación indirecta a través del prepucio o capuchón clitoriano, el glande constituye sólo la octava parte de todo el clítoris. Puede llegar a tener un tamaño de 10 a 13 mm, mientras que el glande clitoriano mide entre 3 y 4 mm de ancho y, 4 ó 5 mm de largo (en estado de reposo). En erección puede alcanzar los 1 a 1,5 cm de longitud en la mujer promedio. En él se concentran los nervios que producen placer sexual en la mujer. En efecto, este órgano no tiene otra función conocida hasta el momento que la de causar placer de tipo sexual a la mujer, por lo que en algunas sociedades del continente africano se practica la mutilación sexual de las mujeres: la ablación de clítoris consiste en su mutilación antes de que las jóvenes lleguen a la menarquía para tratar de impedir que conozcan el placer sexual.

Está unido a los labios menores y, recubierto parcialmente por éstos. De hecho, habitualmente son sólo visibles el capuchón y el glande del clítoris, que se hallan en la parte superior de los labios menores, y que forman apenas una décima parte del volumen total del clítoris.

Cuando las células de la cara interna del prepucio del clítoris se descaman y hacen la degeneración grasa proveniente de las glándulas de Tyson que les caracteriza, forman el esmegma (secreción que se acumula en los genitales). La higiene habitual impide que éste se acumule. Si lo hiciera, produciría irritaciones y adherencias, como sucede, de hecho, en los casos de fimosis del clítoris.